PBI de Estados Unidos, el dato que puede despertar al mercado

Hola Amigos, buen día. Después de un miércoles llamativamente calmo para el mercado de divisas, la publicación de la revisión del PBI del segundo trimestre en Estados Unidos podría ser el informe que los operadores aguardan para volcarse a favor o en contra del dólar.

La moneda estadounidense se mueve sin una dirección del todo clara en estas horas en los pares principales, si bien hay tendencias definidas en los plazos algo más largos. El euro se mantiene por debajo de 1.1100, luego de la publicación de los datos de empleo en Alemania, y antes de que se conozca el índice de inflación minorista en ese país. De todas formas, la moneda única parece tener un destino bajista sellado de antemano, ante la proximidad del paquete de medidas que tomará el Banco Central Europeo el mes próximo, y que incluye un recorte de tipos de interés y un plan de estímulo a la economía.

En los gráficos de 4 horas, el quiebre de 1.1050 podría estirar la baja del euro a la zona del mínimo anual del euro, en 1.1026, que tocó el 1 de agosto, Debajo del mismo, ya la zona de 1.0980 es el soporte a seguir.

La libra Esterlina, en tanto, no encuentra paz. La Reina Isabel dio luz verde en la víspera a una suspensión del Parlamento británico propuesta por el primer ministro Boris Johnson, que insiste en salirse con la suya, y retirar a su país de la Unión Europea con o sin acuerdo. Previendo que el Parlamento podría bloquear una salida violenta, directamente suspendió sus actividades, que retomará a mediados de octubre. Algunos, algo más benévolos con Johnson, apuestan a que este paso es la previa a un llamado a elecciones. La libra no demuestra eso. Su caída no es mayor porque el dólar tampoco tiene fuerza, y porque los mercados digieren en estas horas el alcance de la suspensión del Parlamento. Por ahora, el par GBP/USD se mantiene por encima de una línea de tendencia alcista en el gráfico de 4 horas, cuyo quiebre operará debajo de 1.2165. El precio actual es 1.2206.

Por su parte, el oro y el yen se mantienen expectantes, y con tendencia alcista en ambos casos. La onza apunta a sus máximos anuales en 1554 dólares, que además representan su más alto nivel desde abril de 2013; el yen, en tanto, cae ligeramente, pero no se aleja de 105.80, y solo la superación de 106.50 podría cambiar la dinámica bajista del par USD/JPY en el gráfico de 4 horas. Por encima de 107.00 sí sería un cambio de tendencia de más largo plazo.

Los futuros de los índices de Nueva York presentan una saludable recuperación, con el Dow Jones apuntando bien alto. Lejos aún de sus máximos históricos, la sesión americana podría ofrecer un rally del mismo, como también del S&P 500 y el Nasdaq 100. En Europa, mientras promedia la sesión del jueves, las bolsas principales operan también al alza.

En Latinoamérica, en tanto, el dólar se perfila como claro ganador de la tendencia de la semana. El par USD/MXN cerró por primera vez en el año el miércoles por encima de 20.00, con un precio actual de 20.18, máximo del cruce desde fines de diciembre pasado. Técnicamente, el precio cubrió un gap que había dejado en los niveles actuales, y se halla sobre comprado, aunque aún sin signos de cambio de tendencia.

A su vez, el dólar alcanzó un máximo histórico ante el peso colombiano, en 3487 unidades, superando por poco el anterior en 3483. Llamativamente, el par USD/COP se mantuvo casi sin cambios tras ese máximo, y si bien sigue presentado una tendencia alcista de corto plazo, cerró el jueves en 3477, con una probable recuperación del peso.

En Argentina, el gobierno local anunció, con las plaza financieras de Buenos Aires y Nueva York ya cerradas, anunció una negociación de su deuda de corto plazo, en medio de un proceso electoral caótico. El dólar apunta a sus máximos históricos en 62.70 pesos, nivel que podría tocar y superar en las próximas horas, en la apertura de la sesión local. Las medidas generan en los mercados una fuerte expectativa, aunque pocos se animan a creer que tendrán efecto positivo. Un quiebre del máximo mencionado podría provocar no solo una desestabilización del sistema financiero local, sino que podría arrastrar a otras monedas de la región a la baja.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

Boris Johson quiere suspender el Parlamento y estalla la libra Esterlina

Hola Amigos, buen día. En una medida que recuerda a otras latitudes (más al sur, digamos), el primer ministro británico Boris Johnson ha hecho pública su intención de suspender al Parlamento local. Los parlamentarios tienen previsto reunirse el 3 de septiembre, tras lo cual la actividad sería suspendida hasta el 14 de octubre.

La medida tiene como objeto que el Parlamento no pueda bloquear una salida de Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo, y también que el propio Johnson se vea sometido a un voto de no confianza, cuya aprobación equivaldría a su destitución.

La libra Esterlina cae fuerte en estos momentos, luego de conocida esta noticia, y nuevamente se posiciona a la baja, luego de varios días de alzas que sin dudas le costó mucho conseguir a la moneda británica.

Técnicamente, aún conserva dirección alcista apoyada en una línea alcista en el gráfico de 4 horas que pasa por el mínimo del día, 1.2155, aunque su quiebre parece inminente, luego de un rebote que ahora mismo está experimentando.

Este movimiento es, por el momento, la única nota importante del día en el mercado de divisas. El euro se mantiene en torno a 1.1100, resistiendo los embates de un dólar que tampoco tiene motivos para crecer. El PBI de Alemania, que como se esperaba quedó debajo de cero en el segundo trimestre, es una más de una cantidad de noticias negativas para la economía de la Eurozona, y en otro momento hubiera sido motivo suficiente para su desplome. Sin embargo, en la víspera cayó a la zona de 1.1080 para regresar velozmente a los niveles actuales.

Las distintas situaciones que se van generando en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que ha entrado en una fase muy virulenta, el Brexit que ahora parece encaminarse en serio a un desastre económico para Reino Unido, y los avatares de la economía europea mantienen en altos niveles al oro y al yen.

La onza supera nuevamente los 1540 dólares, ya cerca de los 1554 que tocó el lunes pasado, y con señales de alcanzar en los próximos días la zona de 1580 dólares, analizadas desde un costado técnico. El yen, por su parte, retomó su tendencia alcista el martes ante la caída en los rendimientos de los bonos del Tesoro, y por ahora se ve lejos su caída, salvo un quiebre de 107.00, que aparece más lejos aún.

Desde Sudamérica, la situación económica y financiera de Argentina está provocando algunos temblores en países de la región. El dólar se escapó nuevamente el martes, acercándose a los 60 pesos, mientras crecen las posibilidades de un default de su deuda. La tasa de riesgo de ese país superó los 2000 puntos, un máximo que podríamos considerar histórico, y por ahora no se ve una salida clara a la situación. Tanto en Brasil, como en Colombia y Chile, el dólar sigue en niveles máximos de varios años en varios casos, e históricos en otros.

La agenda de noticias no presenta atractivos importantes para este miércoles, aunque la situación global es suficiente como para que los mercados se muevan en forma concluyente en las próximas horas.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

El dólar y el euro, dos gigantes debilitados

Hola Amigos, buen día. No cabe duda de que el par EUR/USD es el cruce insignia del mercado de divisas. Para cualquier operador con cierta experiencia, un primer vistazo al EUR/USD es la acción con que abre un análisis diario, y a partir de su precio se puede deducir el precio de otros pares, lo cual además es un buen ejercicio práctico.

En estos días, el par más importante del mercado se muestra algo dubitativo. El dólar tiene por delante un recorte de tipos de interés por parte de la Fed, probablemente en septiembre, en una medida que el organismo toma después de que menos de un mes antes dejara saber que no sería política desde ahora hacerlo. Es evidente que los temores a una recesión próxima se han acrecentado en los últimos días, sobre todo a partir de la devaluación del yuan impuesta por el gobierno de China, la cual fue desmentida y suavizada apenas 24 horas después.

Desde allí, una sucesión de amenazas mutuas entre las dos primeras potencias globales dio lugar a una escalada en la guerra comercial, que si bien parecía favorecer primero a Estados Unidos, luego a China y luego a nadie, tiene al dólar como uno de los perjudicados en primera fila.

Los máximos de poco menos de tres años del yen y los de más de seis años del oro son elocuentes: el dólar no es la moneda favorita en estos días, y seguirá sin serlo en tanto el conflicto con China no ceda. Y este no da señales de aflojar un solo paso. La República Popular sigue tomando medidas, y hasta Donald Trump se mostró algo más suave el lunes, afirmando que, al fin y al cabo, se puede negociar y volver atrás algunas medidas. Hombre difícil, pero que cuando se ve claramente en apuros cambia de rumbo como si nada ocurriera.

El euro, en tanto, tiene sus propias penas. El Banco Central Europeo prepara un paquete de liquidez cuya dimensión se desconoce, pero que intentará hacer llegar a las pymes a través de tasas negativas a los bancos, impidiendo que el dinero destinado al crecimiento sea depositado en el propio BCE. Si Usted creía que los bancos son difíciles en su país, solo mire lo que sucede en Europa.

Al plan de estímulo se le sumará un recorte de tipos de interés. Este, largamente anunciado, ya no asusta. Pero las medidas deberán ser contundentes para revertir el trago amargo que está dejando la economía de la Eurozona en estos meses. A las paupérrimas cifras de manufacturas, se le suma la encuesta IFO, ambos en Alemania, y ambos con cifras que parecen llegadas del tercer mundo, o del cuarto.

La libra Esterlina sigue bailando al compás de un personaje imprevisible, por llamarlo de manera generosa, como Boris Johnson. El primer ministro, que habrá soñado serlo en un momento menos delicado que este, dijo que retirar a Reino Unido de la UE sin acuerdo será muy fácil. Mientras tanto, el Parlamento reúne votos para destituirlo.

Mientras todo esto pasa, nos espera como dato de importancia el índice de confianza del consumidor del Conference Board, a las 10:00 del este. El dato, con bajo impacto en los precios, pero muy seguido por los operadores, es el único evento de un día que pinta como para ser bastante parecido a un lunes sin muchos atractivos. Lo mejor estuvo al inicio de la sesión, pero lentamente se fue desinflando y fue un lunes más. ¿Aparecerá Trump y sus bravatas? ¿Seguirán Macron y Bolsonaro a los insultos? ¿O acaso Salvini o Johnson serán protagonistas? Últimamente, estos señores son los que marcan el ritmo de los mercados, aunque parezca insólito.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.