El dólar se fortalece al ritmo de las noticias

Hola Amigos, buen día. Claramente, el clima de negocios mejoró el miércoles en la sesión americana, en especial después de la presentación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ante la prensa.

El mandatario, a su modo, intentó poner paños fríos en el conflicto bélico que enfrenta a su país con Irán. Luego del ataque contra una alta autoridad militar persa, ocurrida el viernes, Irán respondió en la noche del martes con un bombardeo contra una base militar estadounidense en Irak. Si bien desde Irán afirmaron que hubo víctimas, el propio Trump se encargó de desmentirlo.

El presidente anunció nuevas y duras sanciones contra Irán, aunque sugirió que el hecho de que no haya habido víctimas norteamericanas en el ataque del martes fue algo premeditado. Como fuera, el mensaje fue bien tomado por los mercados, e hizo que se desinfle de inmediato el petróleo y el oro, dos activos que habían crecido en las últimas sesiones con muchísima fuerza. A la vez, los índices bursátiles de Nueva York resurgieron, en y las primeras horas del jueves los futuros se acercan nuevamente a sus máximos históricos, que alcanzaron por última vez el 3 de enero.

Esto no significa en modo alguno que la tensión haya desaparecido de los mercados, ni muchos menos. De hecho, nadie a ciencia cierta puede pronosticar como seguirá el conflicto, y que derivaciones puede tener. Pero sí es importante que el temor a una escalada inmediata, con consecuencias imprevisibles, se haya atenuado.

La búsqueda de riesgo volvió a los mercados, y las monedas europeas, que aún permanecen débiles, otra vez fueron objeto de deseo entre los inversores. El euro, cuya estabilidad por encima de 1.1000 comenzaba a entrar en duda, se mantiene sin cambios relevantes en estas horas, en tanto la libra esterlina vuelve a crecer con moderación, a la espera de novedades del Brexit. Respecto a la salida de la Unión Europea, retornaron los viajes de burócratas entre Bruselas y Londres, con propuestas, contra propuestas y declaraciones vacías, como sucedió durante los últimos tres años y medio. La única verdad es que el 31 de enero comienza a ejecutarse la salida, y la libra está desguarnecida. ¿será el momento de comprar libras acaso?

En este contexto de renovado optimismo, este jueves aparecerán tres miembros del FOMC, el comité de política monetaria de la Fed. Es que el 29 de enero tendrá lugar la primera reunión del año del organismo, y es habitual que los funcionarios firmantes brinden presentaciones en distintos ámbitos, para dar alguna pista cierta acerca de los próximos pasos a seguir. Se descuenta que la Fed no moverá sus tipos de interés durante el primer semestre, salvo que algún acontecimiento fuera de agenda lo haga necesario.

El dólar, con este escenario, vuelve a tomar el dominio de la situación. Al buen dato de ISM de servicios conocido el martes se sumó en la víspera la encuesta ADP de empleos privados de diciembre, que arrojó la creación de 202 mil nuevas nóminas. Una muy buena noticia que anticipa un dato de similar tenor para la cifra del Departamento de Trabajo, que se conocerá el viernes a la mañana.

La sesión americana de este jueves asoma entonces como atractiva desde varios puntos de vista. Uno de ellos es que, más allá del dramático momento que se vive en Medio Oriente, los mercados siguen prefiriendo las buenas noticias. Y actúan en consecuencia.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

En un escenario dramático, el oro se dispara a máximos de casi 7 años

Hola Amigos, buen día.  Apenas iniciada la sesión asiática del miércoles Irán anunció un ataque contra una base estadounidense en Irak, encendiendo las alarmas en todo el mundo, que ve avecinarse una guerra entre ambos países. El país persa anunció el ataque, que luego confirmó Washington, sin que se hayan reportado víctimas. Pocas horas después aumentó la tensión ante la caída de un avión cerca de Teherán, aunque en principio el hecho no queda vinculado a la escalada de violencia en Medio Oriente.

El oro se disparó de inmediato, llegando a 1611 dólares por onza en pocos minutos, y superando los máximos anteriores, que había tocado el lunes en 1589 dólares. A su vez, el petróleo (WTI) llegó a 65.43 dólares, un máximo que no alcanzaba desde el 24 de abril de 2019. Por su parte, los futuros de los índices de Nueva York llegaron en su mayoría a mínimos del 17 de diciembre.

Ya a mediados de la sesión asiática se calmaron los mercados, ante una falta de respuesta contundente de parte de Estados Unidos. El presidente Trump, que habitualmente envía mensajes agresivos por las redes sociales, esta vez solo avisó que brindará un comunicado en la mañana del miércoles. El oro retrocede en estos momentos, aunque estableciendo, por lo visto, nuevos mínimos ascendentes, que probablemente mantengan su precio cerca de los 1600 dólares; en cuanto al petróleo, cotiza por encima de los 63 dólares, sin la aceleración que presentó en las primeras horas del día. Los futuros de los índices se recuperan, aunque aún conservan una tendencia bajista de corto plazo.

Veníamos de un martes que mostró al dólar con un comportamiento dispar en los pares principales, y también con las materias primas y los índices bursátiles. La bolsa de Nueva York tuvo un día negativo, tal vez en línea con la apertura semanal, que había mostrado a las acciones cayendo fuerte, para recuperar terreno durante la sesión del lunes.

Esto ocurrió pese a que el dato clave del día, el ISM de servicios, ofreció cifras por encima de lo esperado, con una medición de 55 puntos, lejos de los peligrosos 50 puntos cuyo quiebre mostraría una contracción del sector.

Pese a que la máxima atención está puesta en el conflicto mencionado de Medio Oriente, el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China sigue siendo para los mercados el hito más importante. En ese sentido, el martes no se produjeron novedades relevantes.

Por otro lado, las divisas europeas presentan signos de debilidad ante el dólar. Sin muchos datos de la Eurozona ni de Reino Unido, tanto el euro como la libra esterlina han dejado de ser las monedas buscadas por los operadores, para situarse en instrumentos de refugio, como el yen o el mismo oro antes mencionado. De todas formas, ambas divisas se mueven en rangos de precios relativamente estrechos, y no se espera que vayan a cambiar su tono actual en las próximas horas. Las dos monedas principales de Europa apenas si se movieron con los eventos de la noche del martes, en tanto el franco suizo creció ligeramente frente al dólar. En ningún caso parecen estar pendientes de la crisis de Medio Oriente.

La agenda de noticias de este miércoles tiene como dato relevante la encuesta ADP de empleos privados. La medición suele ser un anticipo del dato del Departamento de Trabajo, que se conocerá el próximo viernes. Al respecto, se espera que se hayan generado unos 160 mil empleos en diciembre, frente a los 67 mil de noviembre, una cifra muy escasa en el contexto de un sólido crecimiento de la variable laboral en los últimos meses.

Con un clima de altísima tensión a nivel global, pero con los mercados retomando su ritmo normal, la sesión americana del miércoles aparece como muy atractiva, aunque con fuertes e imprevistas oscilaciones de precios en los activos principales.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

El dólar prepara su recuperación; oro firme muy arriba

Hola Amigos, buen día. Luego de un lunes que mostró un clima de negocios tenso pero muy mejorado respecto al viernes, en la fecha los mercados se aprestan a conocer uno de los datos más importantes del mes: el ISM de servicios de Estados Unidos de diciembre.

La medición trata de una encuesta anónima que se realiza a varios cientos de gerentes de compra del sector no manufacturero, y que se vuelca en un índice. La medición es clave, dado que este sector abarca más del 80% del PBI estadounidense, y suele ser un reflejo de como le irá a la economía en general el mes siguiente. La medición debe situarse por encima de los 50 puntos para marcar que el sector se encuentra en expansión.

El dato de septiembre de 2018 mostró un máximo desde mayo de 2006, con 61.6 puntos. Desde allí, el dato fue en caída, no libre, pero sí preocupante. Y fue en la medición de septiembre de 2019, conocida en octubre, cuando se acercó peligrosamente a los 50 puntos. Esto reforzó los argumentos de la Reserva Federal para recortar los tipos de interés por tercera vez consecutiva, como lo hizo en noviembre.

Para este martes, se espera que en diciembre de 2019 el ISM de servicios muestre un crecimiento moderado, a 54.5 puntos, frente a los 53.9 de noviembre. Si este pronóstico se cumple, el dólar podría verse fuertemente beneficiado en el corto plazo, luego de varios días de dudas.

El otro frente de noticias, que no está vinculado al calendario habitual, no da signos tranquilizadores. Desde Estados Unidos e Irán siguen enviando amenazas mutuas, y la tensa calma actual no significa más que una pausa, que naturalmente nadie quiere quebrar.

La tensión queda puesta de manifiesto en los altos precios de la onza de oro, activo de refugio por excelencia, que luego de llegar a 1588 dólares en la apertura semanal, cedió más de 30 dólares en el inicio de la sesión del martes, para recuperarse en estos momentos. La onza cotiza a 1568 dólares, y mantiene una clara tendencia alcista de corto plazo, aunque una corrección bajista más importante podría llegar al quiebre del mínimo del día hasta el momento, en 1555 dólares.

El euro y la libra esterlina se mueven en rangos estrechos de precios, sin señales claras para el resto del día. Los datos de la Eurozona apenas tienen impacto en la moneda única, en tanto la libra sí podría mostrar algunos cambios relevantes en los próximos días. Se acerca la ejecución del Brexit, que tendrá lugar el 31 de enero, y aunque el proceso de salida total será largo, el efecto sobre la moneda británica será importante. En principio, la libra tiene un buen camino alcista por delante.

En cuanto a la guerra comercial, desde China enviaron mensajes algo preocupantes: no habrá compras de materias primas de Estados Unidos por encima de lo ya acordado, aunque por ahora la firma del acuerdo “fase uno” no está en peligro, y sigue previsto para los próximos días.

Mientras todo esto sucede, los futuros de los índices bursátiles de Nueva York vuelven a crecer. Nada cambió mucho en dos días, pero la bolsa vuelve a brillar. Igual que el oro. Y, se sabe, si brillan el oro y la bolsa en igual medida al mismo tiempo, una de las dos partes cede en poco tiempo.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.