La libra se hunde y siente las consecuencias del Brexit

Hola Amigos, buen día. En un nuevo anticipo de lo que provocaría una salida -con o sin acuerdo- de Reino Unido de la Unión Europea, el PBI preliminar (primera medición de dos) británico arrojó en el segundo trimestre una caída del 0.2%, algo que no sucedía desde el último trimestre de 2012, cuando el mundo aún intentaba salir de la crisis iniciada en 2008.

Con las cifras a la vista, que eran además casi previsibles por la falta de inversión y la salida de capitales de Londres, cabe preguntarse si el excéntrico primer ministro Boris Johnson se sentirá satisfecho, siendo que brega por una salida a como de lugar el 31 de octubre.

La libra Esterlina llega en estos momentos a mínimos de dos años y medio, cuando cayó ligeramente por debajo de 1.2000, para iniciar desde allí una fuerte recuperación. La cota actual,, de 1.2061, parece solo una estación en el camino bajista de la libra, que se había mostrado muy tranquila durante la semana, a la esperas de novedades del Brexit.

Sobre el particular, lo único nuevo, en medio de la confusión generalizada, es que tanto los conservadores como los laboristas, estos últimos encabezados por el no menos peligroso Jeremy Corbyn, coinciden en destituir lo antes posible a Johnson, llamando a elecciones que nadie sabe cuando tendrán lugar, ni cuando será la asunción del nuevo líder. Es imposible esperar la recuperación de la moneda de un país en el cual no se sabe quien mandará apenas dentro de dos meses.

Si la libra quiebra sus mínimos de enero de 2017 en 1.1985, solo le queda como soporte el extraño 1.1450 que tocó en octubre de 2016, en un episodio jamás aclarado y que los bancos suelen hacer al menos dos veces por año, barriendo stop loss por cientos de millones de dólares. Exceptuando dicho mínimo, la libra no tiene antecedentes en niveles tan bajos.

El resto del mercado muestra que más allá de una cierta relajación en el conflicto entre Estados Unidos y China, que llevó a esta última a devaluar al yuan el lunes en el inicio de operaciones, los temores se mantienen intactos. El yen, moneda de refugio a pesar del Banco de Japón que lucha denodadamente por depreciarla, ya se acerca a su máximo anual que tocó el martes en 105.50; el oro, en tanto, parece cómodo por encima de los 1500 dólares por onza, aunque en verdad su rally actual comienza a dar algunos signos de agotamiento.

El euro no cae de 1.1200, pero tampoco se permite crecer. El gobierno de Italia, encabezado de hecho por Matteo Salvini, está dando nuevamente que hablar, y busca destituir a la plana mayor para dejar al propio Salvini a cargo, situación que provocaría no solo un escándalo, sino también un problema adicional para el euro. La moneda única deberá conservar la zona de 1.1165 para no iniciar una rápida caída a sus mínimos anuales de 1.1031.

Los futuros de los índices bursátiles, en cambio, presentan signos alcistas, recuperando gran parte de sus pérdidas de la semana provocadas por la devaluación del yuan, sino también buscando cubrir las pérdidas del 31 de julio luego del recorte de tipos de la Fed. Si, como muchos creen, el banco central se ve obligado a seguir con los recortes en septiembre, la caída en las acciones pasará rápidamente al olvido.

La publicación del índice de inflación mayorista de julio, a las 8:30 del este, es el único evento del día, en un viernes que, salvo que aparezca Trump o alguno de sus muchachos, luce como un día tranquilo para los mercados.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.

Euro por encima de 1.1200, oro y yen retroceden

Hola Amigos, buen día. Luego de la tormenta vivida el lunes y martes, el miércoles fue un día ciertamente más tranquilo en los mercados, pese a que hacia el mediodía de Nueva York, la bolsa local comenzó a dar signos de debilidad. Sobre el cierre de la sesión, los índices recuperaron sus pérdidas, y desde allí se observa un clima algo más calmo, aunque aún lejos de quedar normalizado.

El yuan, cuya devaluación dispuesta por el gobierno de China fue protagonista desde el lunes, aún se mantiene por encima de las 7 unidades por dólar, aunque apunta hacia una recuperación mayor para el resto del día. De todas formas, siendo una moneda totalmente sujeta a intervenciones por pare del gobierno, no se pueden descartar movimientos encontrados durante la sesión de este jueves.

El cierto clima de distensión se ve en el alza del euro, que se mantiene por encima de 1.1200 en estas horas, aún cuando su tendencia alcista luce algo débil, sin señales de aceleración. El quiebre de 1.1230 podría extender sus ganancias a la zona de 1.1260, en cuyo caso asistiríamos no solo a este movimiento, sino también a una recuperación mayor de los índices de Nueva York, y a un crecimiento del dólar australiano, que se viene postergando desde hace varios días. El Aussie está comenzando a dar signos de alza, luego de tocar mínimos de 10 años el miércoles.

La libra Esterlina parece estar fuera de mercado. La cuestión del Brexit la dejó aparte de los movimientos de inicio de semana, y si bien se ubica cerca de mínimos de más de 2 años en 1.2080, los últimos mínimos ascendentes en el gráfico de 4 horas, permiten pensar en un alza ligera para el resto del día, con un primer objetivo en 1.2200, número Gann que ha cumplido muy bien en las últimas sesiones.

Este contexto favorece un ligero retroceso de la onza de oro, que en la víspera alcanzó los 1510 dólares, máximo desde abril de 2013, cotizando al momento en 1501 dólares, apenas por encima de una línea de tendencia alcista medida en el gráfico de 4 horas, cuyo quiebre parece inminente. La zona de 1485 dólares aparece en el horizonte cercano.

En cuanto al yen, otro activo de refugio, cayó ligeramente ante el dólar en las últimas horas, y aunque mantiene una firme tendencia en su favor, se ubica por encima de 106.00, por lo que la superación de 106.30 podría darle al dólar algo de fuerza frente a la moneda nipona en las próximas horas. Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

Aumenta la tensión global y el oro roza los U$D 1.500

Hola Amigos, buen día. Las idas y vueltas de la guerra comercial entre Estados Unidos y China están aumentando en forma exponencial la tensión entre ambos países, en medio de una serie de conflictos que no están vinculadas a la misma, pero que también concitan la atención de los mercados.

Luego de la devaluación del yuan impuesta por el gobierno chino, y su posterior revaluación, apenas 24 horas después, y luego de que Estados Unidos calificara al gigante asiático como manipulador de divisas, el clima parecía algo más distendido en la tarde de Nueva York del martes.

Sin embargo, las amenazas mutuas entre estas potencias, sumadas a la escalada de violencia entre India y Pakistán por la región de Cachemira que históricamente se encuentra en disputa, y otros conflictos, como el Brexit y las advertencias entre Estados Unidos e Irán que también van en aumento, alimentan la búsqueda de refugio de los inversores.

Como tantas otras veces, el oro es el instrumento elegido. La onza tocó a primera hora la cota de 1492 dólares, un nivel que no alcanza desde abril de 2013, cuando el metal caía con fuerza luego de sus máximos históricos que lo llevaron por encima de los 1900 dólares.

Si bien en el corto plazo el oro luce muy sobrecomprado, no se puede descartar que en las próximas horas llegue a 1.500 dólares por onza, antes de iniciar algún tipo de corrección bajista de importancia.

Por otra parte, el yen, también elegido por los inversores a la hora de protegerse, vuelve a fortalecerse en estas horas, luego de corregir a la baja hasta la zona de 107.00 a primera hora del martes. En estos momentos, el par USD/JPY cotiza a 106.24, con una tendencia bajista de corto plazo, que podría llevar al precio a la zona de 106.00 sin dificultades en la sesión americana.

En cambio, el euro cede posiciones luego de conocida la cifra de producción industrial en Alemania, que cayó por debajo de lo esperado. La moneda única había logrado superar 1.1230 el martes, y retrocede con fuerza en estas horas. De todas formas, el euro es una de las monedas en la que con mayor claridad se verá el resultado de la guerra de divisas lanzada por Estados Unidos y China. Si, como ahora se espera, la Fed toma una posición de recortar más los tipos de interés, el dólar debería ceder próximamente; pero desde el BCE le responderán con medidas similares, y prácticamente en la misma fecha, a mediados de septiembre. Habrá que ver, entonces, cual de las dos monedas tiene un panorama más complicado de cara al futuro.

La libra Esterlina permanece casi inmóvil ante la cuestión del Brexit, que sigue sumando tiempo en contra, y problemas para resolver. El Primer Ministro Johnson al menos no expresó sus habituales bravuconadas de los días anteriores, y esto de alguna forma calmó al mercado. De todas formas, crecen las versiones de que Johnson llamará a elecciones generales, lo cual postergaría el Brexit, con o sin acuerdo. En dicho caso, la sangría que sufre la libra Esterlina podría también frenarse, y no caer de la zona de 1.2000.

Los problemas que está afrontando China están a su vez impactando en el precio del petróleo. El WTI cae este miércoles, a la espera de los inventarios de crudo en Estados Unidos, cotizando a 53.30 dólares por barril y con tendencia bajista en el gráfico de 4 horas. La cota de 50 dólares aparece ahora en el horizonte, algo que seguramente será del agrado del gobierno de Trump.

Los futuros de los índices de Nueva York se mantienen en calma en estas horas, pese a que el martes habían ofrecido signos de recuperación. La apertura de Wall Street, a las 9:30 del este, será determinante, aunque el panorama luce ligeramente bajista para este miércoles.

La agenda de noticias no tiene este miércoles eventos importantes, por lo que la bolsa de Nueva York volverá a comandar la dirección que tomen los mercados en las próximas horas.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

Desplome en Nueva York ante un escenario complejo para el dólar

Hola Amigos, buen día. Un día realmente difícil se vivió el lunes en los mercados financieros en general, con una caída muy fuerte de las acciones en Nueva York. Los índices principales quebraron fuertes soportes, y más allá de alguna corrección puntual, no se les hará sencillo recuperar sus pérdidas.

El motivo, claro está, viene de la mano de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, cuyo rebrote es realmente cruento. A los aranceles aplicados por Estados Unidos ahora sobre la totalidad de las importaciones provenientes de China, el gigante de Asia respondió con una fuerte devaluación del yuan, que llega a su mínimo desde 2008, superando las 7 unidades frente al dólar. La caída del yuan facilita las exportaciones desde China y complica las importaciones, lo que en otras palabras es más o menos lo mismo que hace Estados Unidos, pero con distintos mecanismos.

La corrección que tiene lugar en estas horas, producto de que el propio gobierno chino decretó una revaluación de su moneda, apenas cambia el panorama. Aunque sí podría provocar alguna corrección alcista en los mercados en Estados Unidos. En la sesión europea, los índices principales comienzan a recuperarse.

Esta situación tiene un efecto similar que causa en los rendimientos de los bonos del Tesoro, en la búsqueda desesperada de refugio en el yen y el oro, y en un nivel de incertidumbre que va en crecimiento día a día. Como si ello fuera poco, el ISM de servicios, un dato muy importante para la economía estadounidense, cayó a su peor valor desde agosto de 2016. Desde ese punto de vista, todos comienzan a justificar el recorte de tipos de interés de la Fed.

Una Fed que debe estar ahora mismo mirando que hacer en septiembre. Si bien los efectos de esta guerra comercial reforzada aún son inciertos, todo indica que el banco central deberá volver a recortar en septiembre, algo que el Comité de Política Monetaria descartó hace menos de una semana. Cuesta creer que Trump va a generar el descalabro que creó solo par que la Fed deje la tasa de interés al nivel que él quiere aunque, como se ve en estos años de su mandato, todo es posible.

Al menos, este martes el calendario de noticias luce modesto, lo cual hará centrar la atención de los mercados en los sucesos antes mencionados. Mientras tanto, las monedas de países emergentes se desploman, en especial las de Latinoamérica. El peso mexicano, por caso, cubrió el gap que había dejado a inicio de junio, cuando el propio Trump eliminó antes de implementar los aranceles que había impuesto días antes ante la inacción del gobierno mexicano en cuestiones migratorias. En Colombia, el dólar cerró en su máximo histórico por encima de las 3400 unidades, en tanto en Argentina la moneda estadounidense se acerca a su máximo histórico en el mercado mayorista, por ahora fijado en 46.55 unidades, en medio de una creciente incertidumbre electoral.

Las divisas europeas, en cambio, parecen correr por otro carril. Tanto el euro como la libra Esterlina se recuperan modestamente, pero sin sufrir los embates del dólar que muestra en otros frentes. Y es que en verdad con este panorama la moneda estadounidense no tiene mucho para festejar, sobre todo si la Fed comienza a dar signos de algún movimiento en septiembre.

Seguramente sobre ello se expresará el titular de la Fed de St. Luis, James Bullard, que al mediodía del este se presentará en Washington, siendo el primer miembro del FOMC que aparecerá luego de la reunión de la semana pasada. Habitualmente, este tipo de presentaciones no debería tener un alto impacto, pero siendo Bullard un hombre que votó en junio por un recorte y sacudió el mes pasado al dólar pidiendo directamente el mismo en la reunión del miércoles pasado, sus declaraciones serán seguidas con interés por los operadores.

Así las cosas, nos preparamos para una sesión americana en la que podremos ver correcciones de los movimientos de la víspera, dado que estos han sido muy intensos; pero será realmente difícil que las tendencias de corto plazo cambien, sobre todo si los gobiernos de Estados Unidos y China mantienen y exacerban sus posturas radicalizadas.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.