La economía apuntala a los mercados; dólar expectante

Hola Amigos, buen día. Se inició el mes de marzo con una serie de datos positivos para la economía de Estados Unidos. El más destacado, sin dudas, fue el ISM de manufacturas, que llegó a 60.8 puntos, su mejor nivel desde agosto de 2018, y la segunda marca desde mayo de 2004.

A la Reserva Federal le sobrarán motivos para festejar su política monetaria, que consiste, por ahora, en colocar grandes inyecciones de dólares en el circuito económico. Las acciones principales pasan por sus mejores horas, con los índices bursátiles en máximos de más de 8 meses, y con el S&P 500 en particular en el día de mayor crecimiento en casi un año.

Esta vez la economía y los mercados marcharon de la mano, sobre todo ante los indicios de que el plan de estímulo a la economía impulsado por el presidente Biden va avanzando en su negociación, aunque aún no hay una fecha cierta de aprobación del mismo.

El dólar, pese al alza de las acciones, combatió a pie firme ante las monedas principales, y así como el euro, la libra esterlina y el yen, entre otras divisas líderes, cayeron en buena forma, en las primeras horas del martes mantienen un tono débil, lo cual puede anticipar una nueva baja de estas y otras divisas durante la sesión de la fecha.

El Banco de la Reserva de Australia dejó sin cambios los tipos de interés de la entidad, en el 0.1%, lo cual supone un nuevo impulso bajista para el Aussie, aún cuando el fuerte crecimiento de la economía de China podría favorecerlo en el futuro. De todas formas, las cifras de manufacturas del gigante asiático conocidas el domingo por la mañana, mostraron un crecimiento muy modesto, lo cual ya había generado una caída de la divisa australiana.

Muy débil se encuentra el oro. El metal precioso alcanzó un nuevo mínimo desde mediados de junio de 2020 a inicio de la sesión asiática de la fecha, y no encuentra motivos para recuperarse, al menos desde los fundamentales. Se sabe, en períodos de expansión económica la onza es dejada de lado como instrumento de inversión, algo que no sucedió el año pasado, cuando pese a que las acciones crecían, el oro también lo hacía en igual medida, previendo un desplome de Wall Street ante el cual el metal aparecía como refugio.

Para este martes podemos esperar un panorama algo distinto al de la víspera. El dólar parece llegar a un cierto techo frente a las divisas europeas, las cuales pueden recuperar terreno rápidamente. El euro se encuentra a mitad de camino entre una caída fuerte y un crecimiento de igual tenor, y nos inclinamos por esto último para las próximas sesiones. La superación de 1.2070 podría darle el impulso que necesita para apuntar con firmeza a 1.2200 a corto plazo.

La libra esterlina también tiene un camino despejado al alza, aunque en su caso la zona de 1.3980 es la que debe quebrar para buscar 1.4200 sin demoras. El yen, en cambio, solo puede recuperar un puñado de puntos, para seguir luego su camino a la zona de 109 /110 en los próximos días.

Respecto al dólar canadiense, por ahora -y solo por ahora- no está sintiendo la baja del petróleo. Los futuros del WTI caen de los 60 dólares a paso acelerado, perdiendo más de 4 dólares desde los máximos de 13 meses que tocaron pocos días atrás. La corrección bajista del petróleo encontrará alivio en 59.20 dólares, primer soporte, seguido de 57.85 dólares.

La ausencia de referencias importantes en el calendario de noticias no significará algo especial este martes. La apertura de Wall Street, a las 9:30 del este, puede desatar un nuevo aumento de las acciones principales, en un intento de buscar máximos históricos.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

Dólar: ¿nuevo mes, nueva debilidad?

Hola Amigos, buen día. El inicio de la sesión asiática de este lunes fue auspicioso para los mercados. Los futuros de los índices de Nueva York arrancaron la semana con alzas, moderadas, pero sin que se produjeran nuevas bajas, después de una semana complicada tanto para la bolsa como para las monedas principales, que cedieron en buena forma ante el dólar.

La preocupación por un rebrote inflacionario, que desvela a los mercados tanto como los esperanza la salida pronta de la crisis y un crecimiento global de la economía, envió a las divisas al piso el viernes, y también a las materias primas. El oro, de hecho, cayó a un mínimo de mediados de junio de 2020, una caída de 360 dólares desde sus máximos históricos de agosto del año pasado, y 240 en lo que va del año.

El euro y la libra esterlina esta vez marchan de la mano, y se mueven a favor o en contra del dólar con gráficos casi calcados, aún cuando, como es natural, la divisa británica tiene una mayor amplitud de precios. El yen, en tanto, alcanza sus mínimos de fines de agosto de 2020, una muestra de fortaleza del dólar que hasta hace pocos días aparecía vapuleado en todos los frentes.

La semana que se inicia puede cambiar un poco este tono de los mercados. El euro tiene con que apuntar alto, al igual que la libra, luego de sus sendas bajas, que por ahora son correcciones bajistas de cierto nivel en temporalidades grandes. El yen, en cambio, puede seguir su camino bajista bastante más allá, al igual que el oro, cuyo destino parece estar cercano a los 1700 dólares, antes de iniciar un camino alcista más importante.

Lo que viene es una batería de datos, informes y presentaciones de banqueros centrales, que terminarán por definir el panorama semanal de los mercados. Este lunes, la encuesta ISM de manufacturas inaugura el calendario, con un crecimiento moderado esperado para febrero. El miércoles será el turno de la encuesta ADP de empleos privados y la encuesta ISM de servicios, en tanto los titulares del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, y de la Reserva Federal, Jerome Powell, se presentarán para hablar de la actualidad económica. Se trata de dos funcionarios de primer nivel, que los mercados escuchan con atención. Cerrará la semana el dato de empleos de febrero, que podría mostrar un ligero crecimiento de las nóminas no agrícolas, luego de un pálido dato de enero.

A este calendario se sumará la cuestión que mantiene en vilo a los mercados: la implementación del plan de estímulo a la economía del gobierno del presidente Biden, que por ahora se ve demorado. Si, como muchos creen, la inflación comienza a hacer mella y se escapa por encima de lo deseado, la Fed deberá intervenir, y aunque el plan se ponga en marcha, la reducción de la liquidez a futuro comenzará a pesar en Wall Street. Esta semana será fundamental en esta materia.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.