Cierre de mes: ¿fin de fiesta?

Hola Amigos, buen día. La evidente, casi grosera, divergencia entre los mercados financieros y la economía en gran parte del mundo podría encontrar un límite próximamente. La firma de un decreto por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que las redes sociales se hagan responsables de los contenidos que publican ha tenido más peso que la crisis sanitaria con sus centenares de miles de víctimas, y el conflicto entre el mismo país y China por Hong Kong, cuestión sumamente irritante para el mundo libre.

Lo cierto es que, al margen del decreto de Trump, que firmó este decreto por sentirse personalmente afectado por un mensaje en Twitter (algo insólito en las actuales circunstancias y que deja ver claramente en manos de que clase de personas está la política global), las acciones líderes cayeron el jueves en Nueva York, justo en la víspera del cierre de este mes de mayo, que quedará en la historia, y no precisamente por buenos motivos en materia económica.

Respecto a las acciones de China en Hong Kong, los mercados aguardan la reacción del gobierno estadounidense. No se sabe si habrá sanciones contra China o contra Hong Kong, pero ya el Secretario de Estado, Mike Pompeo, declaró que Estados Unidos considera que el pequeño estado ya no es independiente de China, y que no tendrá tratamiento especial. Además, las versiones de que el acuerdo “fase uno” firmado en enero para la no implementación  de aranceles se mantendrá “por el momento” significa que el mismo puede quedar sin efecto. Mientras esto sucede, el yuan se apreció como no lo había hecho en las últimas 7 semanas en horario asiático.

El clima de negocios en Wall Street parece enrarecerse, y este viernes será clave. Si bien la vela mensual de los índices principales no parece estar en peligro de derrumbe, parece improbable que se extiendan las ganancias más allá de los máximos que los mismos observaron en los últimos días

Técnicamente, el índice Dow Jones cubrió un gap que había dejado el 9 de marzo, en oportunidad de la fuerte caída del petróleo de ese momento. En tanto, tanto el S&P 500 como el Nasdaq 100 cayeron en la víspera, y mantienen un sesgo bajista para este viernes.

Las divisas principales, en tanto, no presentan variaciones importantes, con excepción del, que euro mantiene una tendencia alcista importante, ante el optimismo que genera la próxima implementación de un enorme plan de estímulo a la economía de la Eurozona, impulsado por Alemania y Francia. A la vez, la reapertura parcial de las economías europeas también da esperanzas a los mercados de una salida de la crisis en un mediano plazo. Ahora mismo, el euro cotiza a 1.1127 ante el dólar, con algún nivel de sobre compra, que invita a tomar ganancias de compras anteriores.

La libra esterlina se debate entre un alza más importante, y una caída de proporciones. Mezcla buenas con malas nuevas de Reino Unido, donde el problema del Brexit parece un castigo divino.

Por su parte, las monedas vinculadas al petróleo siguen ganando terreno, aunque en forma más atenuada. El barril WTI da algunos signos de agotamiento en su alza actual, y si bien el dólar canadiense y el peso mexicano entre otras divisas del sector no han cedido posiciones, sí consolidan sus ganancias, sin poder avanzar más allá.

El real brasileño apenas cedió ante el dólar, en tanto el peso colombiano sigue en su proceso de recuperación, cerrando a 3697 unidades, un nivel que no tocaba desde inicios de marzo.

Por último, el oro intentará cerrar el mes con ganancias, aunque las mismas estarán lejos de lo imaginado. Apenas 10 días atrás el metal precioso alcanzó su máximo desde octubre de 2012, pero no pudo consolidar sus ganancias en el corto plazo. Deberá superar 1735 dólares al menos para acercarse a tales máximos, algo que vemos muy poco probable en estas horas. Ya tendrá tiempo de superarlos próximamente.

La agenda de noticias, que incluye el PMI de Chicago, el deflactor de inflación de la Fed, los gastos e ingresos personas y la encuesta de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan no hará sino reflejar que la primera economía del mundo está lejos de salir adelante. El discurso del mediodía a cargo de Jerome Powell, presidente de la Fed, será tardío y sin consecuencias. Y el PMI de manufacturas de China probablemente muestre que el gigante asiático se está adelantando en la recuperación global.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.

Los mercados, por ahora, solo leen señales positivas

Hola Amigos, buen día.  Las bolsas europeas iniciaron la sesión de este jueves al alza, en tanto los futuros de los índices bursátiles de Nueva York continúan registrando fuertes ganancias, las cuales ya se habían insinuado durante la sesión del miércoles. El optimismo por la reapertura de las economías del hemisferio norte genera estos movimientos acentuados en las acciones de algunos sectores, como el del turismo.

La Eurozona está a punto de aprobar un nuevo plan de rescate de más de 550.000 millones de euros, decisión anunciada en la víspera, y que le dio un fuerte impulso al euro. La moneda única llegó a 1.1034 en las últimas horas, superando incluso el máximo del miércoles, y se mantiene por encima de la cota de 1.1000 en estas horas.

En tanto, la libra esterlina no logra avanzar en línea con el euro. Reino Unido no encuentra el camino para salir de las restricciones a la circulación de personas, y sigue sumando víctimas del virus. A la vez, se complican más aún las negociaciones por el Brexit, y pese a que desde Bruselas solicitan extender el plazo de fin de año para ejecutarlo, el gobierno de Boris Johson insiste en no demorarlo. La libra cotiza a 1.2261 ante el dólar, y si bien mantiene una tendencia alcista desde los mínimos de mediados de mes, aún está lejos de buscar 1,2360, nivel que debe superar para cambiar su dinámica bajista de las últimas horas.

Los futuros del índice Dow Jones acaban de cubrir un gap que habían dejado el 9 de marzo, en 25785 puntos, y el desafío que tiene por delante es quebrar dicho nivel. Su sobre compra es clarísima, y solo una ligera señal de desaliento puede derrumbarlo. El alza de las últimas horas, pese al optimismo reinante, parece frágil, y además marginal. En otras palabras, invitan a comprar justo en el momento en que el precio caerá.

Y si algo así sucede, los titulares culparán al nuevo conflicto entre Estados Unidos y China. Hasta ahora los mercados no prestaron atención a esta cuestión, pero la misma no es menor. China acaba de aprobar una ley de seguridad sobre Hong Kong, la cual le quita al pequeño estado su independencia judicial, y restringe las libertades individuales. Estados Unidos amenaza con tomar medidas de carácter económico, en tanto el Congreso ya analiza que sanciones podría implementar en los próximos días.

Respecto a las materias primas, el oro vuelve a crecer, luego de llegar al soporte de 1698 dólares el miércoles, y ya cotiza por encima de 1720 dólares. La superación de 1730 dólares podría darle un fuerte impulso alcista al metal precioso, que en las últimas horas se puso en la misma senda que las acciones, algo que ya vimos en marzo y abril. Sin embargo, su condición de activo de refugio podría acelerar su alza si las cosas se complican a nivel global con el conflicto mencionado, algo que vemos altamente probable.

La agenda del día incluye datos importantes. A las 8:30 del este, el PBI preliminar del primer trimestre terminará por confirmar que la economía va en senda bajista, y en caída vertical. A la misma hora, las peticiones semanales de subsidio por desempleo seguirán bajando, pero aún se mantendrán sobre la dramática cifra de 2 millones, y a las 10:00, la cifra de órdenes de bienes durables amenaza con caer un 20% en abril, un mínimo histórico.

En este delicado equilibrio se mueven los mercados, y hay algunos indicios de que esta calma, teñida de optimismo, puede romperse en cualquier momento.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

Wall Street sigue al alza, entre buenas y malas noticias

Hola Amigos, buen día. La bolsa de Nueva York tuvo su primer día hábil de la semana al alza, con ganancias importantes en los papeles principales, entre los que se destacaron compañías de turismo y aerolíneas. Los movimientos alcistas están vinculados a la esperanza de los inversores de que la crisis económica actual sea superada rápidamente, aún cuando pueden faltar varios meses para que Estados Unidos retome su vida habitual. Los futuros de los índices Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq continúan al alza este miércoles, mientras las bolsas europeas abrieron el día al alza, observando ganancias moderadas. Los futuros del Nasdaq 100, por caso, ya se ubican cerca de sus máximos históricos de febrero en 9750 puntos.

Sin embargo, no todo luce tan bien. El enfrentamiento entre Estados Unidos y China por la cuestión de Hong Kong no cede, con la potencia asiática buscando anexar a la ciudad en forma total bajo su soberanía. Desde Estados Unidos se anuncian sanciones, en tanto el Congreso ya está tratando el tema, y buscando que tipo de medidas es apropiado en este caso.

Este conflicto no hace más que aumentar la tensión de años entre las dos primeras potencias globales, la cual creció en forma exponencial en los últimos dos años. El 15 de enero se firmó un acuerdo “fase uno” que comprometió a ambos países a suspender nuevos aranceles a sus importaciones, y día a día diversos funcionarios confirman que el mismo será cumplido. Cuesta creer que esto se extienda en el tiempo, sobre todo cuando China tiene en sus manos la posibilidad de suspenderlo, dejar de comprar productos agrícolas estadounidenses, y perjudicar así las chances de reelección de Donald Trump justo en los estados donde más apoyo ha recibido. El hecho de estar en un año de elecciones no favorece a Trump, que deberá hacer concesiones para evitar medidas de este tipo. También hay un fuerte enfrentamiento por cuestiones tecnológicas, dado que China intenta sortear las sanciones estadounidenses generando sus propios productos, sin depender de su rival.

Por el momento, los mercados se han volcado al alza. Los futuros del Dow Jones están incluso superando un 61.8% de su enorme caída de febrero y marzo, aunque creemos que le costará confirmar el quiebre de dicho nivel. Una corrección bajista de la bolsa de Nueva York podría cambiar el panorama global de los mercados.

Y es que el oro, por caso, cae fuerte ante la fortaleza de Wall Street. El metal precioso está llegando a 1700 dólares por onza, y ya luce sobre vendido en el corto plazo; nuestra visión es que el oro va a ganar terreno en forma decisiva en los próximos tiempos, y estas correcciones son hasta necesarias luego de su rally de abril y parte de mayo. Una baja en la bolsa impulsará a la onza en los próximos días.

En cuanto a las divisas principales, el euro se mantiene cerca de sus máximos de la víspera, a su vez cerca de 1.1000. La proximidad de la reunión de política monetaria del BCE, prevista para el jueves 4 de junio, comienza a pesar en la moneda única. El gráfico de 4 horas del par EUR/USD mantiene una clara tendencia alcista, y las zonas de 1.1005 y 1.1020, máximos importantes en las últimas sesiones, son las resistencias a tener en cuenta. A la baja, el quiebre de 1.0950 podría cambiar parcialmente el panorama alcista de corto plazo, aunque aún está lejos de la línea de tendencia alcista principal, que pasa por 1.0890.

La libra esterlina, en tanto, cotiza en torno a 1.2300, luego de llegar a 1.2360 en el máximo del martes. La divisa británica mantiene una tendencia alcista en el gráfico de 4 horas, aunque deberá superar nuevamente 1.2330 para no perderla. El quiebre de 1.2265 podría cambiar la dirección de la libra en las próximas horas.

Las monedas vinculadas a las materias primas se ven imparables. En especial, las que tienen que ver con el petróleo, y entre ellas, puntualmente, el dólar canadiense. El Loonie se vio muy debilitado por los datos de Canadá, pero también por la baja del petróleo de los últimos meses, y ahora se recompone. El gap que dejó el par USD/CAD en 1.3421 a inicio de marzo es el objetivo a seguir para los próximos tiempos, aún cuando falta mucho para ello. El cruce ya está muy sobre vendido, y se impone una corrección alcista para las próximas horas, y tal vez también para varios días hacia adelante. Pero sin dudas la divisa canadiense tiene bastante para ganar dentro de poco tiempo.

La agenda del día tiene como evento destacado el libro Beige de la Fed, un anticipo de la reunión que sostendrá el FOMC en dos semanas. No se esperan impactos importantes en el dólar al momento de su publicación.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.