Trump siempre tiene la última palabra

Hola Amigos, buen día. Pese a que trascendieron unos pocos detalles de las negociaciones que llevaron a cabo autoridades de Estados Unidos y China durante el fin de semana, los mercados volvieron a mostrarse optimistas el lunes, a la espera de un acuerdo que, al menos, modere la guerra comercial que enfrenta a ambos países.

Pero, se sabe, la última palabra siempre la tiene el presidente Donald Trump. Si bien su postura parecía mostrarse algo más flexible días atrás, su discurso de la semana pasada dejó en claro que no cederá a las presiones chinas, pese a que se juega la reelección en 2020, exactamente dentro de un año.

Por otra parte, Trump se mostró exultante ante la posibilidad de que se le inicie un juicio político, al decir que con gusto declarará ante el Congreso si el juicio efectivamente tiene lugar.

Dentro de la típica quietud de los lunes, el oro se mostró algo más volátil que las monedas principales, con alzas y bajas continuas, en tanto los índices bursátiles de Nueva York cedieron ligeramente posiciones, luego de llegar los futuros a máximos históricos en las primeras horas del día. Las versiones encontradas entre la posibilidad de un acuerdo, y un retraso del mismo, hizo que el metal precioso, como también el yen, presentaran sus habituales oscilaciones.

A la vez, el euro se mantiene con fuerza en el inicio de la sesión del martes, aunque su alza parece limitada y sin el impulso necesario para superar 1.1200, nivel que deberá quebrar para comenzar un rally más fuerte hacia fin de año.

Por otro lado, la libra Esterlina sigue escalando posiciones, con las normales correcciones bajistas, ante nuevas encuestas que siguen mostrando al partido Conservador al frente de las encuestas de cara a las elecciones del 12 de diciembre próximo en Reino Unido. El temor a una victoria laborista, partido encabezado por Jeremy Corbyn, hace quedar al actual primer ministro, Boris Johnson, como un gran estadista, e impulsa a la libra al alza. Deberá superar, con una confirmación de vela diaria, el nivel de 1.3000 para establecerse con firmeza en una tendencia alcista de corto plazo.

Una modesta agenda de noticias le dará marco a la sesión americana del martes. Tan solo los permisos e inicios de viviendas de octubre, cifras que hoy por hoy no representan datos de alto impacto en el dólar, serán los informes a tener en cuenta.

También, a partir de las 11:00 del este, se presentará en Washington el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, miembro permanente del FOMC. Si bien no se esperan novedades importantes en su discurso, Williams suele dejar algunas notas de interés, que son analizadas a fondo por los mercados.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

Semana importante para el euro

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a esta semana de noviembre. La que se inicia es una semana de vital importancia para el euro, con varios informes y eventos que se irán conociendo en los próximos días, y que pueden definir el destino de la moneda única para los próximos tiempos.

El cierre del viernes –y la apertura del lunes-, mostró una recuperación del euro, luego de varios días consecutivos de baja. Finalmente, el objetivo de la figura de cambio de tendencia, cuyo objetivo aparecía en 1.0965, fue cumplido parcialmente, aunque una caída del dólar en varios frentes fue aprovechada por la moneda de la Eurozona para alejarse de la incómoda zona de 1.1000.

Y si bien habrá algunos datos relevantes antes, no será sino hasta el viernes cuando el euro pueda reaccionar. Para ese día, está prevista la presentación de la nueva titular del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, en Frankfurt, en una de sus primeras acciones púbicas luego de asumir su cargo formalmente el 1 de noviembre.

Pero el dato que tendrá verdadero peso sobre el euro es el de manufacturas de Alemania. Las últimas mediciones arrojaron cifras alarmantes, con guarismos cercanos a los 40 puntos, a 10 de los 50 cuya superación marca expansión del sector. Y dado que se trata de la primera potencia europea, una caída de esta medición es realmente preocupante. Una cifra superior a los 44 puntos le daría algo de alivio al euro, aunque aún quedan varios días por delante como para determinar en que estado llega la divisa a dicho dato.

El jueves, en tanto, se conocerán las minutas de la última reunión de política monetaria, la previa a la implementación del plan de estímulo de 30 mil millones de euros por mes que comenzó este mes.

Por el lado del dólar, el dato de la semana serán las minutas de la reunión de la Fed del 30 de octubre, en la que se decidió el recorte de los tipos de interés por tercera vez consecutiva. La medida, lejos de hacer caer al dólar, le dio fuerza.

Los índices bursátiles inician la semana en máximos históricos, al igual que buena parte de las acciones líderes. La pregunta es hasta donde podrán estirar sus rallíes, y no hay muchos argumentos para contradecir sus tendencias alcistas. Técnicamente, y dado que no hay antecedentes de valores similares a los actuales, las mediciones a través de Fibonacci expansión o invertido, según el caso, pueden dar algunas pistas certeras.

Respecto a la libra esterlina, no esperamos novedades importantes. El primer ministro Boris Johnson está llevando a cabo una campaña típica de quien sabe que va ganando las encuestas. Bajó el perfil, dejó de expresarse con extravagancias, y deja que pase el tiempo, hasta el 12 de diciembre. Si gana, su problema será llegar a un acuerdo con Bruselas para retirar a Reino Unido, y ello sí parece difícil.

El otro frente abierto que impacta en los mercados, la guerra comercial, entra en una nueva semana de definiciones. El presidente Trump, con su estilo habitual, por momento se muestra partidario de llegar a un acuerdo, y por otros con ganas de sancionar de nuevo a China, y tirar por la borda cualquier tipo de avance. La bolsa, por ahora, espera un acuerdo.

Este lunes luce como un día de escasos movimientos, como todos los lunes. Salvo que Trump haga funcionar su Twitter.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

Ventas minoristas, un dato clave para el dólar

Hola Amigos, buen día. El mercado de divisas presenta una quietud llamativa, con movimientos muy medidos y cautelosos. La amplitud de precios de los pares principales se reduce, claro anticipo de que, lo que viene, puede ser tumultuoso.

Apenas el yen logra recuperar unos cuantos puntos, favorecido por una creciente incertidumbre que, una vez más, se cierne en torno a la guerra comercial. Cuando parecía que un acuerdo entre Estados Unidos y China tomaba forma, el presidente Donald Trump criticó duramente a la potencia asiática, poniendo en duda cualquier acuerdo, y amenazando con implementar nuevos aranceles a las importaciones.

La segunda presentación del presidente de la Fed, Jerome Powell, ante el Congreso, no dejó mucho para el análisis. Tampoco lo había hecho el miércoles, en su primera alocución, confirmando su visión de la economía, y justificando los recortes de tipos de interés que implementó el organismo en sucesivas reuniones desde julio para adelante.

En este contexto, el euro logró recuperarse el jueves, luego de quebrar 1.1000 por primera vez en varias semanas. La moneda única no tiene muchos motivos para crecer más allá de 1.1050 en estas horas, y cotiza al momento a 1.1021, con una tendencia que favorece su baja en la sesión del viernes.

La libra esterlina, en tanto, presenta un panorama ligeramente alcista, aunque sin fuerza para extenderse más allá de 1.2900. El yen, por su parte, se mueve en la zona de 108.50, cayendo unos puntos luego de llegar a 108.24 en su mejor nivel del jueves. El par USD/JPY venía gestando la recuperación del yen con una formación de cambio de tendencia -hombro cabeza hombro-, cuyo objetivo se encontraba apenas por debajo del mínimo mencionado.

La onza de oro, que también reaccionó al alza entre miércoles y jueves, detuvo su recuperación en 1466 dólares a los que cotiza al momento, y su tendencia del gráfico de 4 horas comienza a debilitarse, por lo que convendrá prestar atención a los soportes de corto plazo. Estos se ubican en 1460 y 1454 en la sesión del viernes.

El calendario de noticias presenta este viernes un dato muy importante, como lo es la cifra de ventas minoristas de octubre. Con una inflación que quedó por encima de lo esperado, las ventas también podrían ofrecer alguna sorpresa positiva para el dólar, por lo que la publicación del dato podría provocar un retroceso de las monedas líderes.

Y no mucho más que eso. La sesión del viernes luce tranquila, con los índices bursátiles cerca de máximos históricos, pese a la corrección bajista de la víspera, y con una creciente expectativa por la guerra comercial, y el Brexit, que parece cosa del pasado, al menos hasta dentro de unos días.

Una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana para todos, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.

Dólar muy fuerte en Latinoamérica; euro en mínimos de un mes

Hola Amigos, buen día. La primera de dos presentaciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, ante el Congreso de Estados Unidos, no ofreció sorpresas. La publicación de los últimos datos importantes, conocidos en los primeros días del mes e incluso el miércoles, dieron cierta tranquilidad al banco central. Los datos de empleo, tanto privados como los del Departamento de Trabajo, como también el ISM de servicios y la cifra de inflación subyacente de octubre, dan cuenta de una recuperación de las principales variables de la primera economía del mundo, luego de varios meses de dudas. Powell debe estar satisfecho con los tres recortes de interés decididos en sendas reuniones, en julio, diciembre y octubre.

Sin novedades en las dos fuentes principales de noticias en estos tiempos -guerra comercial y Brexit-, los mercados presentan algunos movimientos erráticos en los pares principales. Pero, así y todo, el euro llega a su mínimo de un mes al quebrar 1.1000, y apuntando a la baja para los próximos tiempos. El plan de estímulo a la economía de la Eurozona que tiene vigencia desde este mes, sumado a un dólar fuerte en varios frentes, dan forma a una dirección bajista de la moneda única en prácticamente todas las temporalidades.

Pero donde en verdad se ve la fortaleza del dólar es ante las monedas latinoamericanas. Por distintos motivos, la moneda estadounidense toca máximos históricos frente a algunas divisas de la región, con un alza sin antecedentes ante el peso chileno, contra el cual rozó 800 el martes, para corregir ligeramente el miércoles. El estado de conflicto social en que ha ingresado Chile en las últimas semanas elevó de esta manera al tipo de cambio, que hace unos días se ubicaba por debajo de las 720 unidades. Si bien el par USD/CLP luce sobre comprado en el corto plazo, el rally del dólar parece lejos de terminar.

El real brasileño también se encuentra cerca de mínimos históricos. Algo más atado al petróleo, la moneda de Brasil cerró el miércoles a 4.17, luego de rozar 4.20, a poca distancia de los 4.24 de septiembre de 2015, en plena caída de la materia prima de ese entonces.

Algo similar sucede con el peso colombiano. También vinculado al petróleo, y en mucha mayor medida, el peso había logrado alejarse de los 3505 que tocó a inicio de octubre en su mínimo histórico, para quebrar por momentos 3300. Sin embargo, entre el martes y el miércoles el dólar se fortaleció en gran forma, para cerrar en la víspera en 3428, con una tendencia que favorece claramente a la moneda estadounidense para las próximas sesiones.

También en México el dólar se muestra fuerte, quebrando el par USD/MXN una línea de tendencia bajista medida en el gráfico diario. La zona de 19.60 aparece ahora en el horizonte cercano para la moneda mexicana, en línea con el comportamiento alcista del dólar frente a las monedas mencionadas. El peso uruguayo no se quedó atrás, y también cayó a mínimos históricos el miércoles, con un cierre en 37.50.

La excepción viene del lado de Argentina. El tumultuoso proceso electoral de ese país, que finaliza el próximo 10 de diciembre con el cambio del gobierno actual a un régimen populista, ha provocado una inestabilidad política y financiera que llevó al errático banco central local a intervenir el tipo de cambio, una medida poco explicable en un gobierno que se jactó de tener principios diferentes a su antecesor. El dólar cotiza a 59.65 pesos, aunque la prohibición casi absoluta del acceso a dólar al público -a través de un eufemismo llamado “cepo”-, lleva a que coexistan varios tipos de cambio. Uno de ellos, que permite la compra de acciones en el mercado local, con una posterior venta en la plaza de Nueva York, implica un dólar a aproximadamente 78 pesos, un valor más acorde con lo esperable a esta altura del año, con una inflación descontrolada y un futuro político y económico sombrío.

El calendario de noticias para la sesión americana incluye el dato de inflación mayorista como nota principal. También, las peticiones semanales de subsidio por desempleo.

Todo esto sucede mientras varias acciones en Nueva York también se ubican en extremos, pero en este caso máximos. Tal es el caso de Apple, cuya sobre compra, por encima del 80% en el indicador de fuerza relativa en el corto plazo, invita a pensar cuando se producirá la temida -pero esperable- corrección bajista. Lo mismo aplica a varias acciones líderes.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.