El dólar quiere, pero no puede

Hola Amigos, buen día. La sorprendente cifra del ISM de manufacturas de julio en Estados Unidos le devolvió al dólar algo de confianza apenas conocido el dato. Se esperaba que el sector minoritario del PBI estadounidense permaneciera en zona de expansión (por encima de 50 puntos), y finalmente arrojó una cifra muy por encima de lo esperado, en 54.2 puntos. La bolsa de Nueva York, que recién iniciaba la semana, comenzó a observar fuertes ganancias, y el billete logró recuperarse parcialmente ante el euro, la libra, el dólar canadiense y el dólar australiano, observando a la vez fuertes ganancias frente al yen.

Pero ya sobre el cierre de la tarde, y más aún en la sesión asiática del martes, el dólar vuelve a ceder posiciones en prácticamente todos los frentes. Hasta el oro, que había cedido más de 30 dólares en pocas horas -luego de abrir la semana con un sorprendente máximo histórico en 1991 dólares-, ya se encamina de nuevo a la zona de 1980 dólares, golpeando la puerta de los esperados 2000 dólares por onza.

También en la sesión asiática del martes, los futuros de los índices bursátiles de Nueva York presentan ganancias moderadas, al tiempo que los futuros del WTI cotizan a 40.94 dólares por barril, luego de una sesión muy volátil, que vio a la materia prima ganar 1.60 dólares en pocas horas, y estacionar luego a mitad de camino.

Ante la ausencia de otros datos relevantes -que llegarán desde el miércoles con la encuesta de servicios y el dato de empleos privados de julio- los mercados seguirán atentamente las cuestiones que los han ocupado en los últimos días. Lo más relevante sigue siendo la evolución de la crisis económica, derivada a su vez de la crisis sanitaria, que se niega a amainar, pese a los esfuerzos de los gobiernos, y a los constantes anuncios de la producción de vacunas en varias latitudes.

Pero también la carrera electoral inquieta, con tres meses exactos para que se lleven a cabo las elecciones presidenciales, para las cuales el actual presidente, Donald Trump, parte con una fuerte desventaja, un escenario impensable a inicio de 2020, cuando lideraba cómodamente las encuestas. Las ideas del candidato opositor, Joe Biden, espantan a Wall Street, que podría sufrir una severa caída si la ventaja del demócrata se consolida en las próximas semanas.

El panorama no luce mejor en el frente externo. Estados Unidos ha entrado en un nuevo conflicto con China, esta vez por la aplicación Tik Tok, a la cual acusa de ser manejada por la inteligencia china para tomar información de usuarios. En la disputa ha ingresado ahora Microsoft, que se muestra dispuesta a comprar la aplicación oriental, movida de la cual el presidente Trump desconfía.

En otro orden, el Banco de la Reserva de Australia se dispone a dejar sin cambios la tasa de interés en el 0.25%, algo que los mercados descuentan, nivel que mantiene mensualmente desde marzo pasado, al estallar la crisis sanitaria. El RBA se reúne 11 veces por año, con excepción del mes de enero.

El dólar australiano resurgió de sus mínimos de 18 años de mediados de marzo, para situarse en máximos desde marzo de 2019 la semana pasada, por encima de 0.7200. En el corto plazo, el Aussie ya parece haber corregido lo suficiente como para iniciar un nuevo ciclo alcista, aunque el anuncio del banco central no parece ayudarlo.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

Los informes serán protagonistas de una semana clave en los mercados

Hola Amigos, buen día. Se inicia un mes de definiciones en los mercados, con una gran cantidad de informes y en plena carrera electoral de cara a las elecciones de noviembre en Estados Unidos.

Más allá de que la crisis sanitaria no cede, y la económica se sigue ampliando, la contienda política entre el actual presidente, Donald Trump, y su adversario, el opositor Joe Biden, se hará sentir con fuerza en las próximas semanas.

Trump “corre de atrás” a Biden, con una desventaja impensable a inicio de año, cuando la economía brillaba y su presidencia atravesaba su mejor momento. Había firmado un acuerdo con China, su liderazgo se hacía tangible, y se encaminaba a la reelección sin dificultades. La aparición del virus cambió todo. La economía se derrumbó en pocas semanas, y las encuestas le dan una ventaja de más de 10 puntos a Biden.

De allí es que los datos de julio, de los cuales los más importantes se conocerán esta semana, tendrán una singular importancia. Las encuestas de empleo, tanto la del Departamento de Trabajo como la de la firma ADP, del sector privado, serán claves. Los primeros pronósticos hablan de la creación de 1.5 millones de empleos en julio, una cifra muy respetable, pero lejana a los casi 5 millones de junio, lo que anticipa una recuperación lenta del sector.

Pero también los datos de manufacturas (que se conoce este lunes a las 10:00 del este), y el de servicios (el miércoles) marcarán el ritmo. Ambos se esperan en una fase de expansión (por encima de los 50 puntos), cota que recuperaron en junio, luego de una brutal caída de los meses anteriores.

Con todo, el dólar logró, sobre el final de la sesión del viernes, recuperar algo de sus pérdidas de toda la semana, en especial ante el yen, que se había fortalecido hasta la zona de 104.15. El euro y la libra esterlina exhiben un ligero tono bajista en las primeras horas del lunes, a la espera del dato de manufacturas mencionado, a cargo de ISM.

Respecto a las materias primas, tanto el oro como el petróleo mantienen sendos tonos bajistas, con el metal precioso coqueteando cada día con nuevos máximos históricos, y los futuros del WTI apuntando a máximos desde marzo, mes donde comenzó su debacle histórica.

Respecto a la bolsa de Nueva York, después de una semana que alternó buenas y malas, es probable que defina una dirección más clara en los próximos días. La liquidez ayuda, sin dudas, pero los datos negativos pesan en el ánimo de los mercados.

Después de una sesión que estimamos no tendrá movimientos del todo relevantes, la sesión asiática del martes ofrecerá como atractivo el anuncio de política monetaria del Banco de la Reserva de Australia (martes 12:15 am del este).

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

El dólar retoma su caída; euro en máximos de dos años

Hola Amigos, buen día. Un verdadero mazazo recibió la economía estadounidense el jueves, al publicarse el PBI del segundo trimestre. La medición, avanzada (primera de tres) arrojó una caída interanual del 32.9%, que paradójicamente fue vista como no tan negativa (se esperaba el 35% de caída). El dato no produjo impacto en los precios en una primera instancia, pero se hizo sentir durante el día, debilitando al dólar en todos los frentes.

El efecto se mantiene en las primeras horas del viernes, con el euro en máximos de junio de 2018, y apuntando directamente a 1.2000. La moneda única cotiza a 1.1845, luego de llegar a 1.1907 en su máximo diario, y pese a la actual corrección, mantiene una clara tendencia alcista de corto plazo. En gráficos más grandes, el precio no logró aún confirmar el quiebre de una línea de tendencia bajista medida en temporalidad mensual, y que proviene de los máximos históricos del euro, situados en 1.6038 de mediados de 2008.

La divisa única tiene por delante ahora el desafío de superar 1.1930, que en su hora fuera un máximo histórico muy importante (hablamos de 2003), para llegar a 1.2000, nivel que aparece ya en el horizonte. No tiene muchos méritos propios el alza del euro, que se beneficia de un dólar que no encuentra un fondo en su caída, con la economía cayendo aceleradamente, el discurso gris del presidente de la Fed, Jerome Powell, y un insólito anuncio de Donald Trump: quiere postergar las elecciones presidenciales de noviembre.

También la libra aprovecha a un dólar noqueado, llegando a sus máximos de febrero pasado. La divisa británica cotiza a 1.3125, y si bien mantiene una tendencia alcista importante, su nivel de sobre compra en el corto plazo no invita precisamente a comprar. Luego de una inminente corrección bajista, la libra tendrá el camino despejado para cubrir un gap que dejó a inicio de enero, en 1.3245, que pasó en su momento desapercibido.

Por su parte, el yen llegó a su máximo de mediados de marzo, al tocar 104.17 a primera hora de este viernes, para corregir a la baja en estos momentos. El par USD/JPY presenta una clara tendencia bajista en los gráficos de más largo plazo, y la zona de 103.05 aparece cerca. La corrección alcista actual del cruce puede llevarlo a 105.05 antes de que el yen inicie un nuevo rally.

En tanto, la onza de oro retomó su camino alcista, y llegó este viernes a 1984 dólares, apuntando directamente a 2000 dólares. Sin embargo, el rally no terminará en este nivel; el oro tiene un largo camino alcista por delante, y puede alcanzar los 2050 dólares si logra superar con fuerza la cota antes mencionada. En el gráfico de 4 horas, el oro luce con una clara tendencia alcista.

La agenda del día incluye los habituales datos de fin de mes: PMI de Chicago, cifras de gasto, ingreso personal y deflactor de la inflación, y la encuesta final del mes de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan. A ello se agrega, fuera de calendario, que con un dólar tan débil y siendo fin de mes, la tarde del viernes puede ser bastante movida en la bolsa de Nueva York, algo que no es usual que ocurra.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.