Mercados expectantes en una semana de muchos datos

Hola Amigos, buen día. El Día de la Independencia en Estados Unidos mantendrá a los mercados con poca actividad. Si bien pueden producirse algunos movimientos interesantes en el horario asiático y europeo, lo cierto es que ante los festivos en Nueva York los mercados se paralizan. Pero no por mucho tiempo.

El mes que acaba de comenzar es clave de cara a lo que viene en materia de política monetaria para el resto del año. La última semana de julio será, probablemente, la más importante, con el anuncio de la Fed en materia de tasa de interés y, un día después, el PBI avanzado del segundo trimestre, que podría hacer caer a Estados Unidos en recesión.

Ambos eventos parecen estar descontados por los mercados. El dólar sigue avanzando a paso firme, con el euro que se detiene una y otra vez cerca de sus mínimos de enero de 2017, en 1.0340; se sabe, cuando un soporte es alcanzado muchas veces, es muy sólido; pero bastará que sea quebrado para que la aceleración bajista no se haga esperar.  El Banco Central Europeo se ha mantenido sin cambios pese a la inflación reinante (tuvo algún alivio en mayo, con los datos de Alemania por debajo de lo esperado). En pocos días, la entidad que conduce Christine Lagarde presentará un plan anti fragmentación. En otras palabras, hará oficial lo que viene haciendo hace muchos años y que tiene prohibido por estatuto, que es comprar deuda de los países más complicados financieramente, pese a la oposición de los países del norte, con menos dificultades.

La libra esterlina también pierde terreno en forma acelerada, aún cuando su habitual volatilidad le da aire, como sucedió el viernes. Si bien el euro tiene motivos para verse tan débil, con un Banco Central Europeo lento para tomar decisiones, la libra esterlina no logra capitalizar los continuos aumentos de tipos de interés. Si bien la tasa del Banco de Inglaterra no está tan lejos de la de la Fed, los discursos pesimistas del BoE aplacan a la moneda británica.

El yen vuelve de sus mínimos de 26 años, e intenta ganar terreno lentamente. Se ve favorecido por el desplome del precio del gas natural, casi a 4 dólares de sus máximos de mayo, y del petróleo, que igualmente se mantiene firme sobre los 100 dólares en los futuros del WTI.

La caída de las materias primas obedece a la presunción de que lo que viene es una recesión prolongada, sobre todo si la Fed mantiene su actitud agresiva en materia de tasa de interés. Con todo, la misma quedará en el 2.5% a fines de julio, muy baja respecto a una inflación cómodamente instalada sobre el 8%.

La bolsa de Nueva York siente el impacto día a día, y luego de cerrar su peor semestre desde 1970, intentará alejarse de sus mínimos. Respecto a esta caída de la bolsa, nos permitimos hacer una reflexión que el amigo lector comprenderá fácilmente. La bolsa no está desplomada en el largo plazo, ni muchísimo menos. El índice Dow Jones orillaba los 6500 puntos en 2009, y ahora los 30.000. ¿Dónde está el desplome? La bolsa fue inflada con liquidez fácil de la Fed, y aún sobran casi 10 billones de dólares, distribuidos por el mundo.

La semana en curso será sumamente importante en cuestión de informes. En las primeras horas del martes el Banco de Australia aumentará en un 0.5% su tasa de interés, lo cual parece anticipar un buen rally del Aussie durante varios días.

El miércoles será el turno del ISM de servicios. Si bien se mantendrá por encima de los 50 puntos, el dato de manufacturas quedó cerca de dicha barrera, que divide expansión del sector de contracción del mismo. Claro que esto solo sucedió con la medición general. La medición de nuevos pedidos y empleos quedó muy por debajo de dicha cota.

También se publicarán las Minutas de la última reunión de política monetaria de la Fed. El organismo se muestra agresivo y difícilmente el comunicado cambie esta óptica, por lo que el impacto en los precios no será muy fuerte.

Finalmente, las nóminas de empleo no agrícolas, previstas para el viernes, y antecedidas por la encuesta ADP de empleos privados (jueves 8:15 del este), tendrán el privilegio de mostrar una fortaleza que lentamente va cediendo en otras variables. Habrá que ver hasta cuando el sector laboral se mantiene tan sólido.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.