Trump escandaliza al mercado, y presiona muy fuerte a la Fed

Hola Amigos, buen día. En forma inesperada, y mientras se iban disipando los primeros efectos del recorte de tipos de interés de la Fed, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, avisó por Twitter que su gobierno impondrá a China aranceles del 10% por los 200 mil millones de dólares que aún estaban libres de impuestos. El mandatario aclaró además que no están incluidos los que ya tienen un 25% de recargo, al tiempo que, se supone en forma irónica, aclaró que solo se trata de un pequeño ajuste del 10% sobre las nuevas importaciones, a partir del 1 de septiembre.

Llamativamente, el anuncio llega un día después del anuncio de política monetaria de la Fed, que recortó al 2.25% la tasa de interés, medida que molestó a Trump, quien quería un recorte mayor. En verdad, no solo Trump se decepcionó. También lo hicieron gran parte de los países emergentes, que esperaban si no un recorte más grande, el inicio de un inexplicable ciclo bajista de la tasa, en medio de la mejor racha de crecimiento de la economía estadounidense en su historia.

Si bien se sabía que los funcionarios que se habían reunido con los colegas chinos el martes no habían avanzado demasiado, Trump encontró el motivo justo para presionar a la Fed, con estos nuevos anuncios. La reacción del mercado fue extraída de cualquier manual de análisis bastante básico: se voló el yen y el oro, cayó el dólar ante el euro, apenas lo hizo ante la libra, moneda que ni siquiera en un caso así puede reaccionar, y el petróleo se desplomó como un castillo de naipes. A la vez, el dólar se vio ampliamente favorecido ante las monedas de países latinoamericanos, proveedores de materias primas que invariablemente comienzan a perder terreno desde ahora, y el dólar australiano alcanzó un mínimo de nada menos que 10 años y 3 meses, si se deja de lado el sospechoso episodio del 3 de enero pasado.

Por si todo esto no fuera suficiente, al líder de Norcorea se le ocurrió probar misiles por tercera vez en una semana. Kim Jong Um, que de él se trata y de quien Trump se jacta de ser amigo, volvió a sumar incertidumbre en el lejano Oriente, dando mayor impulso de lo común al yen.

Como para terminar una semana que será poco olvidable, y que tuvo su punto más alto de atención el miércoles, este viernes es el turno del dato de empleos de julio. Al respecto, se esperan unas 165 mil nuevas nóminas creadas, cifra que podría estar en línea con lo que finalmente se publique, teniendo en cuenta que la encuesta ADP del sector privado arrojó unos 156 nuevos puestos de trabajo, frente a los 150 mil previstos.

¿Qué se puede esperar entonces de este viernes? Pues, un día no menos agitado. Los coletazos de la decisión de la Fed, que ahora siente a Trump en la nuca pidiendo un recorte mayor ante un problema que él mismo generó o ayudó a agrandar al menos, abren un panorama complejo para los mercados.

Será bueno ver la reacción de la bolsa de Nueva York. Los índices lamentaron el recorte único perdiendo centenares de puntos, en especial el Dow Jones, y muchos más con el conflicto con China más vivo que nunca. Si la Fed intuye más problemas, y sería bueno que lo haga, tal vez comience desde ahora a dar pistas de que en septiembre habrá otro recorte ¿Será el motivo que la bolsa espera para recuperarse, o es el comienzo de un ciclo bajista que muchos estiman en más del 10% de pérdida hacia fines de octubre?

¿Aprovechará estos días que el dólar le otorga en gracia el euro? ¿La libra Esterlina tendrá energía para alejarse de 1.2000? Este viernes podemos comenzar a tener la respuesta.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.