Mercados en la tensa espera de los bancos centrales y el Brexit

Hola Amigos, buen día. La ausencia de datos macro y de noticias referentes a la guerra comercial hizo del lunes un día muy tranquilo en los mercados financieros. Sobre el cierre de la sesión americana, una llamativa baja en los índices bursátiles de Nueva York le dio tono a la jornada, aunque el movimiento no fue fuerte ni largo.

Pero al margen de los eventos de la semana, las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal, y el Banco Central Europeo, y las elecciones generales en Reino Unido, la preocupación de los mercados pasa ahora por la guerra comercial.

Y es que el 15 de diciembre, en teoría, comienzan a tomar vigencia los nuevos aranceles que el presidente Trump impuso contra las importaciones chinas. Y a falta de pocos días para esa circunstancia, son muchas las negociaciones que intentan impedir dichos aranceles, que provocarían un fuerte perjuicio a la economía de China.

Si estos diálogos frenéticos llegan a buen puerto, sería no solo un cierre de año ideal para la bolsa de valores, que experimentaría un rally importante (son muchos los que apuestan aún por la llegada del índice Dow Jones a los 30.000 puntos antes del 31 de diciembre), sino que sería el punto de partida a un acuerdo “fase uno” que empiece a cerrar la guerra comercial que enfrenta a las dos primeras potencias globales. De allí es que esta semana resulta fundamental en este sentido. Tiene que haber algún acuerdo antes del próximo sábado.

Por el momento, y yendo al mercado de divisas, el euro se mueve en torno a 1.1070, con una tendencia ligeramente alcista en el gráfico de 4 horas, aunque aún parece lejos de superar 1.1195. Si lo hace, los máximos de la semana pasada en 1.1115 será la resistencia a tener en cuenta.

En cuanto a la libra esterlina, el lunes frenó su alza en 1.3180, un nuevo máximo de más de 7 meses, para caer con mediana intensidad al actual 1.3135, y cediendo una tendencia alcista que se mantuvo intacta durante más de una semana. El gráfico de 4 horas presenta una fuerte divergencia entre momento y la curva de precios, y con el indicador de fuerza relativa saliendo de una zona de fuerte sobre compra, lo que en conjunto está avisando que la divisa británica tendrá una sesión de martes bajista. En dicho caso, 1,3095 y 1.3070 serán los soportes a considerar.

Mientras esto sucede, el yen, el dólar australiano y el dólar canadiense se presentan sin cambios. El Loonie, al menos, recuperó algunas posiciones luego de una fuerte baja que sufrió el viernes luego del dato de empleos de Canadá, que ofreció cifras muy negativas.

Y no hay mucho más por el momento. En estos días de transición, solo alguna declaración fuera de programa puede despertar a los mercados. Esta vez, por supuesto, todos esperan que Estados Unidos y China lleguen a un acuerdo, y que no se siga ampliando la guerra comercial. ¿Por qué no pensar en que este martes puede ser un buen día para que ello ocurra?

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

Fed, BCE y Brexit, en la semana decisiva

Hola Amigos, buen día. La que se inicia es, probablemente, la semana más importante del año por varios motivos. Es verdad que este 2019 ha sido intenso en materia informativa y de eventos, pero pocas veces se combinan en pocas horas tantos anuncios y noticias como tendremos entre el miércoles y jueves de esta semana, todos con carácter de extrema importancia.

El miércoles por la tarde, la Reserva Federal dará a conocer su último anuncio de política monetaria del año, dejando sin cambios la tasa de interés, que quedará en un rango de entre el 1.5 y 1.75%. Lo importante, en este caso, no residirá en el propio anuncio, que ya parece cosa juzgada, sino en el tenor del comunicado y la conferencia de prensa que brindará el presidente de la institución, Jerome Powell. El funcionario hizo hincapié en sus últimas presentaciones en la buena marcha de la economía estadounidense, aunque varias cifras conocidas la semana pasada nublan dicha afirmación. El dato de empleos, conocido el viernes, seguramente le dio aire a Powell para dejar todo como está el próximo miércoles, abriendo un compás de espera hasta los primeros meses de 2020.

Claro que la visión de Powell no es del todo compartida por el presidente Donald Trump. En reiteradas oportunidades, el mandatario criticó a la Fed por mantener una tasa de interés relativamente alta respecto a la de los demás bancos centrales, que se empeñaron en recortar la misma, marcando un diferencial a favor de la Fed, pese a los tres recortes de este año.

De hecho, el BCE tiene su tasa de interés en cero, el BoE en el 0.75% pese a los reiterados escándalos del Brexit, y el Banco de Japón en -0.1%. Otros bancos centrales importantes como el de Australia, Nueva Zelanda o Canadá dejaron sin cambios o recortaron sus tipos de interés.

De modo que si la Fed mantiene esta postura, deberá seguir soportando los regaños de Trump, que quiere una tasa lo más baja posible, hasta negativa, para reactivar un consumo cuyo crecimiento aparece en peligro desde varios meses atrás.

El jueves, el Banco Central Europeo también brindará su anuncio de política monetaria, con Christine Lagarde a la cabeza por primera vez. Se supone que la nueva líder defenderá la política impuesta por el expresidente Mario Draghi, quien se retiró a fines de octubre. El euro cayó el viernes y mantiene una imagen débil en las primeras horas del lunes, luego de que los datos de empleo de Estados Unidos le dieran un impulso alcista al dólar en prácticamente todos los frentes.

Pero sin dudas, el evento del año tendrá lugar en Reino Unido. Las elecciones generales, de las cuales saldrán unos 650 parlamentarios que, a su vez, elegirán al nuevo primer ministro, van mucho más allá de un simple acto eleccionario. Se enfrentan dos partidos con posturas políticas totalmente opuestas, y con una visión en cuanto al Brexit totalmente distinta. El candidato conservador Boris Johnson, actual primer ministro, debió esforzarse en los últimos días para no caer en sus típicas bravatas y provocaciones que le resten votos; el candidato laborista, Jeremy Corbyn, siguió con su programa de tinte socialista, algo poco imaginable en una potencia de la magnitud de Reino Unido. Las encuestas favorecen a Johnson, quien en los últimos meses tomó medidas absurdas, como clausurar el Parlamento, sin mucho éxito, o prometer un Brexit duro (la salida de la Unión Europea sin acuerdo). Si Johnson gana, es probable que finalmente haya un Brexit edulcorado, que se limitará a regular algunas cuestiones comerciales y migratorias. La libra esterlina, en ese caso, seguirá un rumbo alcista que ahora aparece muy marcado (peligroso si se considera que cuando un activo crece antes de tiempo, termina cayendo apenas conocidos los anuncios). Si, en cambio, ganara Corbyn, el destino de Reino Unido en materia económica y en su relación con el resto del mundo será sombrío.

Con todo lo expuesto, es muy probable que durante el lunes y martes tanto el euro, como la libra esterlina y el dólar en general se muevan poco. Los anuncios mencionados son demasiado importantes como para tomar una postura definida, y no habrá mucho lugar a la especulación. En pocas horas, estas incógnitas quedarán resueltas.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

Los datos de empleo de noviembre pueden golpear al dólar

Hola Amigos, buen día. La publicación de los datos de empleo de noviembre en Estados Unidos mantiene la atención de los operadores en las primeras horas del viernes. Los informes se publicarán a las 8:30 del este, con un pronóstico que habla de unos 180 mil nuevos puestos de trabajo creados el mes pasado, en tanto la tasa de desempleo se mantendría sin cambios en el 3.6%.

Sin embargo, los datos del sector privado, conocidos el miércoles a través de la encuesta ADP, no permiten una mirada tan optimista como muestra el consenso de analistas. En dicho sector, las escasas 67 mil nóminas del mes pasado podrían estar anticipando una creación de empleo algo floja en la cifra publicada por el Departamento de Trabajo, que es la que realmente impacta en el dólar. Si esto efectivamente ocurre, la moneda estadounidense podría redondear una semana que no quedará entre las mejores, de acuerdo a los antecedentes inmediatos.

Cuando faltan pocas horas para estos informes, el euro se mantiene apenas por encima de 1.1100, después de un jueves sin movimientos, y cerca de los máximos semanales en 1.1115. El quiebre de dicho nivel estirará las ganancias del euro a la zona de 1.1130, 1.1150 y 1.1175. En tanto, una caída debajo de 1.1090 tendrá soportes en 1.1065 y 1.1030.

Por su parte, la libra esterlina se mantiene alcista en estas horas, aunque frenó su alza en 1.3165, donde estableció el jueves un nuevo máximo de 7 meses. Su baja actual luce como una corrección bajista, que a su vez era inminente desde varios días atrás, y que tiene ahora un objetivo en 1.3100. La superación de los máximos mencionados llevará a la libra a 1.3200 en primera instancia. El par GBP/USD presenta un claro triángulo de continuación de tendencia alcista en el gráfico diario, con un objetivo cercano a 1.3210.

El yen, en tanto, se mueve en torno a 108.60, con una tendencia que favorece el crecimiento de la moneda nipona en las próximas horas. El par USD/JPY osciló en un amplio rango de precios en las últimas sesiones, al ritmo de las noticias de la guerra comercial, y si bien no hay novedades de importancia en estas horas, el yen logró posicionarse al alza ante la debilidad de la moneda norteamericana. Las zonas de 108.40 y 108.20 son los soportes a seguir, con resistencias en 108.85 y 109.05.

Sin que se hayan conocido noticias en el conflicto entre Estados Unidos y China como quedó antes mencionado, los mercados aún esperan alguna novedad que impida la implementación de nuevos aranceles el 15 de diciembre, algo que había sido anunciado por Washington meses atrás. La esperanza de los operadores es que este sea el punto de inicio de un acuerdo más sustentable, aunque aparece muy improbable que este se firme durante el mes actual.

Respecto al Brexit, el candidato conservador Boris Johnson mantiene una prudencial ventaja en las encuestas respecto al opositor laborista Jeremy Corbyn. Esta situación mantiene al alza a la libra, aunque aún falta una semana para las elecciones del 12 de diciembre, y que esta vez serán especialmente importantes: la victoria de Johnson le daría apoyo político para retirar a Reino Unido de la Unión Europea.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.