Dato de empleos: ¿una anunciada sorpresa?

Hola Amigos, buen día. Los pronósticos sobre el dato de empleos de abril, que el Departamento de Trabajo publicará a las 8:30 del este, han ido variando con el paso de los días. Sin embargo, las últimas estimaciones hablan de una creación de trabajo superior al millón de nóminas creadas el mes anterior, con una tasa de desempleo que puede caer al 5.7%.

Estos datos, cuyas estimaciones han cambiado inusualmente en los días anteriores, podrían darle un fuerte impulso alcista al dólar, que llega a esta instancia debilitado. El euro se acerca nuevamente a 1.2100, la libra supera con claridad 1.3900, en tanto el dólar australiano vuelve sobre sus pasos luego de una fuerte baja sufrida en la semana -China excluyó a Australia de sus planes estratégicos, generando una caída del Aussie- para apuntar nuevamente al alza. El dólar canadiense, por su parte, llega a máximos de varios años en estas horas.

Todo esto puede tener un final abrupto si los datos de empleo ofrecen alguna sorpresa, que en verdad no es del todo sorpresa. Además, la bolsa de Nueva York puede sentir el impacto, dado que una creación de trabajo muy alta va a darle pie a la Fed a recortar los fondos que viene colocando en la economía a razón de 120 mil millones de dólares mensuales.

Al respecto, el presidente Jerome Powell se niega a tocar esa cantidad hacia abajo, aunque su antecesora y actual Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ya habló de elevar la tasa de interés en forma preventiva. Luego se desdijo, y aunque sus declaraciones fueron poco felices, cabe preguntarse como el banco central puede subir la tasa y seguir inyectando dinero. Algo así como encender al mismo tiempo la calefacción y la refrigeración del aire.

Wall Street sigue festejando, y los futuros del Dow Jones están nuevamente en máximos históricos. No así los futuros del Nasdaq 100, que agrupa acciones tecnológicas, que vienen cayendo fuerte en las últimas sesiones. El selectivo tiene, de cara a la sesión americana, una formación de cambio de tendencia en el gráfico de 4 horas -doble suelo- que le permitirá volver a asomar la cabeza e ir a buscar nuevos máximos. Todo depende del dato de empleos.

¿Qué se puede esperar de un día como este? Movimientos muy marcados, sin dudas, y que en nuestra opinión pueden favorecer al dólar. El par que hoy guía a las divisas es el EUR/USD, que está parado justo debajo del 61.8% de su baja anterior, por lo que si el euro no es capaz de superar el precio actual de 1.2080, podría desbarrancarse con fuerza durante la sesión americana.

¿Alguna tendencia va a cambiar? Claro que no. Solo puede cambiar la dirección de los gráficos de 4 horas, que lucen en algunos casos con niveles de sobre compra y sobre venta muy marcados. Pero el dólar permanecerá bajista por un buen tiempo.

¿Cuál es el momento de entrar en acción? No antes de las 9:00 del este, y si es posible, después de las 9:30, cuando Wall Street digiera el informe de empleos.

¿Cómo termina este viernes? Bueno sería saberlo. Pero si nada extraño sucede, las monedas principales cierran la sesión de días como estos no muy lejos de los niveles anteriores a los informes. Si 8 o 9 veces por año esto sucede, bien podría pasar esta vez.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.

Banco de Inglaterra: sin cambios, y con la libra atacando

Hola Amigos, buen día. Luego de un miércoles de pocas alternativas, este jueves asoma como un día más atractivo en el mercado de divisas. Las nóminas de empleo privadas publicadas por ADP quedaron bien por debajo de lo esperado, aunque no puede esperarse algo similar del dato del Departamento de Trabajo, que se conocerá el viernes. Por otro lado, la encuesta ISM de servicios quedó en 62.7 puntos, un fuerte crecimiento, pero lejos de los niveles previstos ¿Es que acaso las cosas no van tan bien como parece? Creemos que sí van bien, pero los pronósticos cada tanto exageran. Algo similar sucedió, pero para mal, con los mismos datos en los meses de abril y mayo de 2020, cuando explotó la pandemia.

Lo cierto es que los datos conocidos en los primeros días de mayo desvanecen la euforia de los del mes pasado. La bolsa de Nueva York, lejos de todo esto, volvió a subir, y los futuros del índice Dow Jones tocaron nuevos máximos históricos, en una nueva muestra del mal de la época: cuanto peor, mejor. A malos datos, más liquidez.

Este jueves, la agenda incluye las peticiones semanales de subsidio por desempleo a las 8:30 del este en Estados Unidos. Sin embargo, el evento del día viene de Reino Unido, donde el Banco de Inglaterra dará a conocer, a las 7:00 del este, su declaración de política monetaria. Esta vez además se agrega una proyección económica, lo cual más atractivos a los anuncios del Comité que lidera Andrew Bailey.

Se espera que el BoE deje sin cambios su tasa de interés, actualmente en el 0.1%, y mantenga su plan de compra de bonos intacto. Si bien la actividad económica ha mejorado sensiblemente, y Reino Unido es uno de los países que lidera los planes de vacunación a nivel global, el riesgo de nuevos rebrotes existe. Además, en los últimos días se han intensificado los movimientos de sectores que buscan independizar a Escocia y Gales de Reino Unido, consecuencia directa del Brexit.

La libra esterlina llega a esta instancia fortalecida. Si bien ha sufrido algunos vaivenes en los últimos días, no se aleja de 1.4000, aunque se ha mostrado incapaz de superar dicha cota con claridad. Un comunicado pesimista podría hacer trastabillar a la divisa británica, mientras que un panorama algo más optimista puede darle un fuerte impulso alcista. En otras palabras, si gana, ganará más de lo que puede perder si pierde.

El euro muestra un comportamiento irregular, al igual que el yen, aunque este último se muestra algo más bajista que la moneda única. Mientras tanto, el dólar canadiense sigue llegando a máximos de varios años, acompañado y apoyado por el petróleo, que también apunta a niveles que no toca desde 2018.

El oro también luce muy volátil, y no tiene ciertamente los favores de los mercados. Si bien no se aleja de 1800 dólares por onza, aparece limitado en ese nivel, aunque esa firme resistencia, de ser superada, será el trampolín que necesita el metal precioso para ir a buscar 1830 dólares.

En Latinoamérica, se destaca el alza del dólar ante dos monedas habitualmente estables, como el sol peruano y el peso colombiano. En Perú, la incertidumbre que genera la segunda vuelta de las elecciones presidenciales entre dos candidatos con propuestas diametralmente opuestas, llevó al sol a su mínimo histórico, y el dólar se acerca a los 4 soles, un precio inesperado e impensable pocos meses atrás. En Colombia, la grave crisis social derivada de una propuesta de aumento de impuestos por parte del gobierno del presidente Duque presiona sobre el tipo de cambio, con el dólar en máximos desde inicios de noviembre pasado, y apuntando a 4000 pesos.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.