Semana de agenda completa: dólar, expectante

Hola Amigos, buen día. Como es habitual, la primera semana del mes suele ser la más intensa en materia de informes. Este lunes, la publicación del ISM de manufacturas en Estados Unidos inaugura un calendario que terminará el viernes próximo con los datos de empleo de julio.

El contexto no permite ver con claridad lo que viene. El dólar creció durante buena parte del mes pasado, pero volvió a caer con fuerza luego de la reunión de la Fed, que tuvo lugar el miércoles pasado, y en la cual paradójicamente el banco central cambió parcialmente su discurso cerrado y sin fisuras, que hasta esta reunión insistía en seguir colocando dinero en el circuito como en los peores momentos.

Esta vez, la Fed advirtió que habrá cambios, que dichos cambios serán anticipados -sería bueno saber de que forma puede avisar que los habrá antes de que efectivamente se produzcan-, y que la inflación en un nivel superior al 5% anual no es soportable en el tiempo. Obviedades que antes no se decían, y que sin embargo produjeron el efecto contrario al esperado: el dólar cayó.

Claro que la baja del billete no es decisiva, ni mucho menos. El euro superó 1.1900, la libra esterlina rozó 1.4000, y el yen quedó lejos de sus máximos de julio en 109.05. Sí se mantiene fuerte el dólar canadiense, y sobre todo el franco suizo, que a la par del oro y el propio yen forman el tridente de activos de refugio elegidos para situaciones de crisis.

Siendo que no hay crisis, ni mucho menos, el alza de estos activos puede estar vinculada a la baja propia del dólar, pero también a una precaución que toman los inversores cuando, pese a todo, Wall Street sigue tocando máximos históricos día a día, con la excepción honrosa de algunas acciones cuyos balances no cumplen las expectativas. Algo así sucedió en agosto de 2020, cuando el oro alcanzó su nivel máximo histórico en 2075 dólares.

De allí, y con estos ingredientes, la semana que se inicia se presenta abierta, y con el dólar esperando noticias. El ISM de manufacturas quedará debajo de los 60 puntos, pero cerca de sus niveles de estos meses, que a su vez representan los mejores guarismos en 3 años. El miércoles será el turno del ISM de servicios, también con altos valores esperados. Ambos datos confirman lo que mostró el PBI del segundo trimestre, publicado el jueves pasado: pese a que quedó debajo de lo esperado, Estados Unidos recuperó su actividad previa a la pandemia.

El miércoles se conocerá también la encuesta de empleos privados, de la firma ADP. La misma suele ser un anticipo del dato del Departamento de Trabajo, que podría reflejar la creación de unos 900 mil empleos el mes pasado, junto con una tasa de desempleo que quedará debajo del 6%.

La impresión que queda es que el dólar tiene un buen terreno por recuperar en estos días. No tanto ante las materias primas, pero sí ante el euro, el yen y el dólar canadiense. La libra esterlina puede ser la excepción si, como parece, el clima de negocios mejora en Reino Unido y la pandemia no vuelve a aflorar en ese país.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

Dólar débil en el cierre del mes: ¿Habrá toma de ganancias?

Hola Amigos, buen día. El dólar llega debilitado al cierre de este mes de julio, luego de un día jueves de escasa amplitud de precios en los pares principales de divisas, pero que en todos los casos empujaron a la baja a la moneda norteamericana.

El euro alcanza a superar la zona de 1.1900, con una marcada señal de sobrecompra en el corto plazo, lo cual torna inminente una corrección bajista de la moneda única. Sin embargo, aún puede estirar sus ganancias a la zona de 1.1930 antes de iniciar dicha corrección.

En tanto, la libra esterlina se ha frenado antes de llegar a la zona de 1.4000, nivel que mira de cerca en las primeras horas del viernes, pero sin poder alcanzarlo ni superarlo. Al igual que el euro, la libra aparece algo sobrecomprada en el corto plazo, por lo que el quiebre de 1.3950 podría cambiar su actual sesgo alcista, aunque solo una caída debajo de 1.3930, línea de tendencia alcista, podría ser el disparador de una baja más pronunciada de la divisa británica.

El yen también crece en estas horas, con un nivel actual de 109.52, luego de apuntar a 109.40 en su mejor nivel de los últimos días, lo cual confirma que el que está débil esta vez es el dólar, dado que el yen suele actuar a contramano de las monedas más riesgosas.

A su vez, el dólar canadiense se muestra fuerte, producto del marcado aumento del petróleo, que sin embargo aparece sobrecomprado y con una marcada pérdida de velocidad en el gráfico de 4 horas, lo cual podría estar anticipando un cambio de dirección en la sesión americana de este viernes.

En todos los casos mencionados, es claro que los activos cotizantes ya observan niveles de sobrecompra que tornan inminentes las respectivas tomas de beneficios. El hecho de que estemos a fin de mes refuerza esta posibilidad, dado que suelen producirse estos movimientos en fechas como esta.

La caída del dólar no condice con los dichos de la Fed y con la presentación de su presidente, Jerome Powell, que anunciaron un cambio de política monetaria, que puede tener lugar en la próxima reunión del organismo. Este también es un argumento que refuerza la probabilidad de que el dólar comience a escalar posiciones en este fin de mes, y más aún en los primeros días de la semana próxima.

Lo mismo aplica a la bolsa de Nueva York. Los índices bursátiles viven sus mejores horas, con alzas que los llevan a sus máximos históricos, aún cuando algunas acciones líderes -sobre todo las tecnológicas- comienzan a dar algunas señales de agotamiento. En este caso, la toma de beneficios no se ve muy clara, y los futuros de los índices siguen apuntando claramente al alza, con sobrecompras muy tenues.

El calendario de noticias incluye los habituales informes de fin de mes, como la segunda encuesta de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, el PMI de Chicago, y los datos de ingreso y consumo personal, junto con el deflactor de inflación. Una batería de informes que sin embargo no va a tener un fuerte impacto en los precios del dólar.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen fin de semana y de mes, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.