El euro comienza a perder vuelo; libra, expectante

Hola Amigos, buen día. La proximidad de la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo, prevista para el próximo jueves, está frenando cualquier intento del euro de encaminarse al alza, tal como lo hizo en las últimas sesiones. La reunión, que marcará además el final del mandato del actual presidente Mario Draghi, es muy esperada por los inversores, dado que a partir de noviembre, la entidad dará inicio al plan de estímulo a la economía de la Eurozona, a razón de 30.000 millones de euros mensuales, en distintos instrumentos.

La divisa única se mueve en torno a 1.1140 frente al dólar, con una tendencia que, si bien se mantiene alcista en general en el gráfico de 4 horas, presenta algunos signos de agotamiento. No se esperan, de todos modos, movimientos muy marcados del euro en las próximas horas, los cuales quedarán reservados precisamente para el jueves.

El único factor que podría alterar el estado actual del euro es el Brexit. La divisa de la Eurozona y la libra esterlina se han movido en línea en los últimos días, con esta última como protagonista. El Brexit ha ingresado, una vez más, en un laberinto de votaciones, marchas y contramarchas, y si bien aún queda la posibilidad de una salida negociada hacia fin de mes, falta solo una semana para el plazo límite y no se ha podido acordar algo sustentable entre los parlamentarios británicos. La salida que había negociado el premier Boris Johnson con la Unión Europea, con ciertos ribetes absurdos como dejar a Irlanda del Norte separado del resto de Reino Unido por una frontera, no fue aceptado por los irlandeses, echando para atrás cualquier votación. Por otro lado, crecen las protestas de quienes piden un nuevo referéndum, a esta altura imprescindible, ya que han pasado más de 3 años desde el que determinó, por escaso margen, la salida de la UE.

En este contexto, la libra también comienza a caer, sin haber podido consolidar una posición por encima de 1.3000. El gráfico de 4 horas del par GBP/USD presenta una tendencia que lentamente se torna bajista, lo que puede anticipar una baja de la moneda británica en la sesión de este martes.

En Canadá, el escrutinio de las elecciones generales del lunes arrojó que el primer ministro Justin Trudeau mantendrá su cargo, aunque podría perder la mayoría en el Congreso local. El dólar canadiense, que creció con fuerza en las últimas horas, recién ahora comienza a dar algunos signos de agotamiento, con una marcada sobre compra de corto plazo, y con el indicador de momento perdiendo velocidad bajista en el par USD/CAD.

En el frente de la guerra comercial, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó su optimismo acerca de un acuerdo con China, afirmando que las negociaciones van muy bien. En su entorno, algunos funcionarios no se muestran tan optimistas, en tanto desde el lado de China no han expresado opiniones relevantes.

Los futuros de los índices de Nueva York presentan algunas bajas en el inicio de la sesión de la fecha, en tanto los índices europeos abrieron el día también a la baja. De todas formas, no será este martes un día especialmente relevante en materia de movimientos. Todo está dado para que las tendencias del día se mantengan sin cambios respecto al lunes.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

El Brexit estira el suspenso, la libra vuelve a sufrir

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a esta semana de octubre. Le enorme expectativa que en todo el mundo había generado el súper sábado en Londres, quedó rápidamente disipada. La sesión extraordinaria del Parlamento británico, la primera en un fin de semana desde la guerra de las Islas Malvinas en 1982, se cerró con una decisión que es de lo más sensato que podía esperarse: no habrá Brexit tal como lo propuso el primer ministro Johnson y como lo acordó con la Unión Europea.

Johnson se vio además obligado a solicitar una postergación de la salida ante Bruselas, en una carta que no firmó, y a la que siguió otra carta en la que solicitaba que la UE rechace la solicitud. Una nueva muestra de falta de seriedad, que en lo que a los mercados respecta, solo puede generar falta de confianza en la tradicional libra esterlina.

Se esperaba una fuertísima volatilidad del mercado el lunes en el inicio de la sesión asiática, pero esto no ocurrió. La libra abrió sin cambios, cayendo horas después, pero sin intensidad y dejando para esta semana, a partir de otras votaciones, la chance de que la salida de la UE comience a tomar forma nuevamente, pero no bajo el plan de Johnson, sino otro que aún no se conoce.

En principio, será difícil convencer a Irlanda del Norte de pertenecer a Reino Unido con una aduana que la separa. De allí es que no se vislumbra una salida cercana, en un conflicto que pronto forzará un llamado a elecciones generales, y que en ese momento habrá terminado con el mandato de tres primeros ministros: Cameron, May y el mencionado y excéntrico Johnson.

Mientras todo esto sucede en Londres, se acerca la reunión de política monetaria de la Fed. Está muy dividido el pronóstico de los analistas, muchos de los cuales arriesgan un nuevo recorte de tipos de interés. Claro que falta más de una semana para tal decisión, aunque los próximos días probablemente muestren una amplitud de precios moderada por tal motivo.

De todas formas, a la semana que se inicia no le faltarán atractivos, sobre todo en Europa. El jueves, por caso, tendremos las cifras de manufacturas de Alemania, que el mes pasado reflejaron sus peores guarismos desde mayo de 2009, es decir, más de 10 años, con algo más de 41 puntos. Una cifra alarmante, sin dudas, y que puede provocar movimientos fuertes en el euro. Claro que apenas conocidos estos datos, el presidente del BCE, Mario Draghi, se despedirá de su cargo con la implementación del plan de estímulo a la economía de la Eurozona, que constará de 30 mil millones de euros mensuales desde noviembre. Allí, la moneda única tendrá otra excusa para caer.

En cuanto a la guerra comercial, no hay novedades y no se esperan noticias para estos días. El presidente Trump sigue enviando mensajes alarmantes día tras día, pero sabe que se juega su reelección, y no parece el mejor momento para agitar las aguas.

Por lo demás, las divisas principales, con excepciones hechas del euro y la libra esterlina, no ofrecerán cambios de tendencia importantes. En cuanto a la onza de oro, que inicia esta semana muy expectante de lo que suceda en Londres, podría ofrecer alguna recuperación por encima de los 1510 dólares, en tanto el quiebre de 1475 dólares generará una caída adicional a la que sufrió en las últimas sesiones.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

La libra Esterlina en manos del Parlamento; tensión máxima en Reino Unido

Hola Amigos, buen día. Un proceso como el que se inició a fines de junio de 2016, y que no conoció un solo momento de tranquilidad ni de armonía, no podía terminar con un camino de rosas. El Brexit llega a su evento de máximo nivel, previsto para el sábado, cargado de tensión y de dudas, con el Parlamento británico como protagonista y responsable final de saber si Reino Unido se va finalmente de la Unión Europea o no.

Luego de una ola de euforia, poco justificable desde el punto de vista de lo que viene, y que llevó a la libra Esterlina a su máximo desde el 13 de mayo, sobrevino una decepción esperable: el acuerdo entre el gobierno de Boris Johnson y Bruselas encontró resistencia en el DUP, el partido mayoritario en Irlanda, que se opone a dicho acuerdo de salida. La libra, que estuvo a punto de superar 1.3000, cayó fuerte en pocas horas, para cotizar al momento a 1.2870, sin perspectiva alguna de cambio para este viernes.

No será buen negocio apostar a favor o en contra de la libra en las próximas horas. Son muchos los pronósticos cruzados acerca de que es lo que sucederá este fin de semana, con la votación extraordinaria en el Parlamento, que terminará decidiendo una salida negociada, o una postergación del Brexit. De allí es que la apertura de la sesión asiática del lunes tendrá la atención de todos los operadores. Si la votación termina decidiendo la salida, la libra se escapará muy por encima de 1.3000; de lo contrario, caerá con fuerza.

Paradójicamente, los efectos que hace tiempo podían esperarse de una votación semejante eran exactamente los contrarios a los expuestos. El Brexit de ninguna forma es positivo, y lo que los mercados festejan es, en realidad, un mal menor. Una no salida es lo más beneficioso para la economía británica y su futuro. De cualquier forma, será conveniente mirar de lejos el efecto que sobre la libra Esterlina tenga esta votación.

Algunos brokers, que vivieron la terrible experiencia de enero de 2015 con el franco suizo, ya apuraron sus anuncios de aumento de márgenes de garantía para la mayoría de los pares principales para este viernes, hasta el lunes o martes próximo. Buen tema para prestar atención a la cuestión del apalancamiento, que es el máximo atractivo de este mercado.

Mientras todo esto sucede, el euro parece cómodo por encima de 1.1100, aunque su destino de corto plazo aparece ligado al de la libra. Una votación que apoye a la moneda británica lo hará también con el euro, y viceversa.

El yen y el oro se encuentran a la espera de novedades, y actuarán a contramano de la libra y el euro. Si hay acuerdo, el yen comenzará a acercarse a 110.00, y el oro a 1450 dólares por onza; de lo contrario, la moneda nipona tendrá como destino 107.50 por lo menos, y el oro 1520 dólares.

No espere, amigo lector, que algo de todo esto suceda este viernes. Será un día de tensa calma, que solo podrá sacudir algún anuncio sobre la guerra comercial, que no esperamos por cierto. La sesión de la fecha transcurrirá con los niveles actuales en los activos principales, y será el lunes (domingo a las 21:00 GMT), cuando veamos todos los movimientos mencionados. No se apure en operar; hay tiempo, y deje que el último punto lo gane otro. Sí, ese que siempre que las cosas ya pasaron, le avisa que ganó. ¿No conoce a alguien así?

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.

Un ojo en el Brexit, otro en la guerra comercial

Hola Amigos, buen día. Los días siguen pasando, y la fecha límite del Brexit está cerca. Y aunque parezca difícil de creer, la salida de Reino Unido de la Unión Europea va comenzando a tomar forma, para lo cual ayudan ambas partes. Los británicos, con propuestas que a regañadientes aceptan en su propio territorio pero que no deja conforma a Irlanda del Norte; del lado de la UE, haciendo que las propuestas de Boris Johnson queden ridículas, pero efectivas. Pero ya lo dijo el excéntrico primer ministro: prefiero morir a quedarme en la UE. Habría que preguntarle a la población si tiene la misma opinión.

El miércoles, tanto el líder francés Emmanuel Macron como la canciller alemana Angela Merkel se manifestaron en forma positiva acerca de un acuerdo entre ambas partes. Esto le dio un fuerte impulso a la libra Esterlina, que superó 1.2800 sin problemas, y con la perspectiva de que comience a apuntar a 1.3000 rápidamente. De todos modos, la libra se muestra muy volátil, y si bien sus movimientos son muy atractivos, las correcciones que suele presentar ante cualquier complicación en el Brexit es suficiente para tenerle más respeto que nunca.

Del lado del euro, a baja velocidad pero con buen ritmo, la moneda única se arregla para configurar una tendencia alcista de corto plazo que le será difícil de sostener. Pero mientras lo haga, aún tiene lugar para crecer con fuerza, apoyada en una búsqueda de riesgo por parte de los inversores. Claro que este panorama puede cambiar dentro de pocos días, cuando entre en vigencia el plan de estímulo a la economía de la Eurozona, impulsado por el Banco Central Europeo. Mucho le falta aún al euro para retomar el brillo de meses atrás, aunque no parece mal encaminado.

El yen se mantiene algo débil en estas horas, aunque ciertamente su caída del miércoles fue mucho más moderada que la de los días anteriores. La superación de 109.30, los máximos del 1 de agosto del par USD/JPY es lo que necesita el dólar para vencer la resistencia de la moneda nipona en el corto plazo. En dicho caso, la zona de 110.00 aparecerá pronto en el camino.

El panorama general luce con cierto optimismo en los mercados. La baja del yen, y la estabilidad del oro son factores que hablan claramente de que los inversores no tienen la necesidad de ir corriendo a refugiarse. Por ello, cada pequeño evento que va teniendo lugar con el Brexit o la guerra comercial impacta directamente en los precios.

Respecto a este último conflicto, siguen saliendo chispas del acuerdo aún no firmado entre Estados Unidos y China. El presidente Trump, que festejó largamente el acuerdo el viernes pasado, ya comienza a perder su euforia, algo que ya habían hecho sus principales funcionarios.

¿Podrá mantenerse este buen clima, que parece demasiado frágil, durante mucho tiempo más? Es absolutamente improbable. Pero mientras dure, las oportunidades van saliendo a la luz hora por hora.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.