Índices en máximos históricos: optimismo por la guerra comercial

Hola Amigos, buen día. El índice S&P 500, como también el Nasdaq 100, llegaron el lunes al mediodía a máximos históricos, ante los avances en las negociaciones en torno a la guerra comercial que enfrenta a Estados Unidos y China.

Sin que se hayan emitido comunicados oficiales respecto a un acuerdo inminente, el hecho de que, durante el fin de semana, China haya anunciado que impondrá sanciones a compañías locales que violen la propiedad intelectual, que es un antiguo reclamo de Estados Unidos, le dio optimismo a los mercados bursátiles, que iniciaron la semana con fuertes alzas. Sumado a ello, algunas conversaciones de alto nivel dejaron como resultado una alta probabilidad de que se retiren algunos aranceles que rigen actualmente, aunque sin que se hayan precisado detalles ni fechas.

Las divisas principales no se hicieron mucho eco de las noticias, con excepción del yen, que cayó debajo de 109.00 a última hora de la víspera. Tanto el euro, como la libra y el franco suizo se mantienen sin cambios relevantes, aunque con realidades distintas. La baja del yen luce lógica, dado que suele ceder posiciones cuando las noticias son positivas. Incluso, el quiebre de 109.20, máximo del lunes, podría extender el alza del par USD/JPY a 109.50, máximo del mes hasta el momento, previo paso a buscar 110.00.

Respecto al euro, se ubica apenas por encima de 1.1000, con una tendencia que, en principio, tiene todo como para seguir cayendo. El quiebre de 1.0985, mínimo del mes del par EUR/USD tendrá un siguiente soporte en 1.0965, seguido de 1.0925/30. El euro se ve presionado por un dólar que, por el momento, sigue marcando el liderazgo, al margen de la propia debilidad de la moneda única ante la inyección de dinero que supone el plan de estímulo a la economía por parte del BCE a partir de este mes.

La libra esterlina, por su parte, se mueve en torno a 1,2870 en la sesión europea del martes, luego de dejar un gap importante en 1.2830 en la apertura semanal. La libra se vio favorecida el lunes, ante algunas encuestas que marcan una fuerte diferencia entre los candidatos Boris Johnson y Jeremy Corbyn para las elecciones generales del 12 de diciembre. Esas diferencias se vieron reducidas en algunas encuestas publicadas el lunes. De todas formas, conviene revisar el gráfico semanal del par GBP/USD, en el cual aparece una clara formación de continuación de tendencia -pennant-, cuyo desenlace podría tener lugar inmediatamente después de las elecciones, y con un objetivo en la zona de 1.3550. Esto podría estar anticipando una victoria de Johnson.

Las noticias del día incluyen como dato principal la publicación del índice de confianza del consumidor del Conference Board, a las 10:00 del este. El dato no suele ofrecer impactos importantes en el dólar, habida cuenta de que se ubica en altos valores desde hace mucho tiempo, aunque sí sirve como referencia en el ámbito bursátil.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

Comienzo de semana con dólar fuerte; índices se recuperan

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a esta semana de noviembre. El dólar inicia la semana como finalizó la anterior: con una señal de fortaleza en varios frentes, en especial ante las monedas principales. El euro podría apuntar a la baja durante este lunes, y en tal sentido, la zona de 1.0965 aparece como el soporte más importante del par EUR/USD. Hace dos semanas, dicho nivel era el objetivo de una figura de cambio de tendencia medido en el gráfico diario, que finalmente quedó sin cumplir.

A su vez, la libra esterlina también se muestra débil, con una fuerte baja que sufrió el viernes pasado, y que cerró en 1.2829. La caída de la libra estuvo motivada en los flojos datos de servicios y manufacturas en Reino Unido, conocidos el viernes, y que no solo quedaron lejos de los 50 puntos necesarios para marcar expansión de ambos sectores, sino que ofrecieron cifras peores de lo esperado. De todas formas, esta caída de la libra aparece como muy puntual, y lo que domina el sentimiento de los inversores respecto a la tradicional moneda británica es la cuestión del Brexit.

Respecto a este tema, se acercan las elecciones del 12 de diciembre, y el conservador y actual primer ministro Boris Johnson le saca una fuerte ventaja al opositor Jeremy Corbyn, hombre temido por los mercados por sus ideas de extrema izquierda. Si bien un triunfo de Johnson significará la salida de Reino Unido de la Unión Europea con una cierta dosis de legitimidad, los operadores prefieren esta salida a un gobierno laborista. La libra podría seguir su camino bajista en las próximas horas, pese a que el calendario de noticias tiene poco para mostrar si el dólar se mantiene fuerte como hasta ahora. El objetivo semanal aparece cerca de 1.2700, con resistencias claras en 1.2900, 1.2930 y 1.3010.

También el yen volvió a caer el viernes, y una continuación de su marcha bajista dependerá en gran parte de los avances de las negociaciones entre Estados Unidos y China. A diferencia del Brexit, este conflicto no tiene una fecha de corte, y eso lo torna mucho más complejo. Ambos países envían, en forma alternativa, señales de querer llegar a un acuerdo, para desdecirse horas después. Los mercados reaccionan ante cada novedad positiva saliendo de sus posiciones en yenes y en oro, para retornar a ambos activos de refugio cuando las cosas se complican.

En el caso del par USD/JPY, la superación de 109.00 podría extender, durante la semana, el rally del cruce a 109.50, el máximo del mes; en cambio, una caída de 108.20 le dará fuerza al yen, para buscar 107.80.

Finalmente, los índices bursátiles de Nueva York, que habían caído fuerte durante la semana pasada, salvaron sus respectivas tendencias alcistas para finalizar la semana al alza, e iniciar este lunes con ganancias. Al igual que el yen, los índices se muestran algo más fuertes si llegan noticias alentadoras desde Washington o Pekín, y caen ante la situación contraria. Pero es cierto que los índices en conjunto están redondeando un muy buen año, y se acercan a diciembre en niveles máximos históricos, que varias veces han alcanzado en los últimos días.

Esta semana, que incluye la tradicional conmemoración del Día de Acción de Gracias y el Viernes Negro en Estados Unidos, tendrá un volumen de operadores algo reducido. Por ello, si bien habrá algunos movimientos interesantes, la baja actividad hará que no se produzcan cambios de tendencia importantes en los activos principales.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

Aire fresco para el euro, a la espera de Lagarde

Hola Amigos, buen día. Se acaba de publicar en Alemania la cifra de manufacturas de octubre, con una medición que, muy lejos de volver sobre la cota de 50 puntos que necesita para entrar nuevamente en zona de expansión, quedó por encima de lo esperado.

El pronóstico hablaba de 42.9 puntos, y la medición fue de 43.8. ¿Acaso cambia sustancialmente el panorama de la primera potencia europea, que tiene sus peores guarismos en esta materia desde 2009? Claro que no. Pero sí parece haber establecido un fondo en 41.1 puntos que tocó en agosto (conocido en septiembre), y las últimas dos mediciones aparecen dando signos de mejora.

El dato le dio un alivio al euro, que de todas formas no venía tan mal: se mantuvo casi toda la semana por encima de 1.1000, y hasta amagó superar 1.1100 en la víspera, al llegar a 1.1094, para cotizar al momento a 1.1072. La tendencia del gráfico de 4 horas se presenta ligeramente alcista para este viernes, con una primera resistencia en la zona de 1.1105. Superada la misma, 1.1130 será el objetivo a tener en cuenta.

Pero no todo es tan fácil para el euro. La nueva titular del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, se presentará en Frankfurt (no hay un horario fijado aún), para defender el plan de estímulo a la economía impulsado por el expresidente Draghi, y que había sido anunciado a mediados de año. Lagarde encuentra resistencia en un conjunto de funcionarios que se niegan a la expansión monetaria, aunque a la luz de los acontecimientos, el plan aparece como imprescindible.

Por el lado de la guerra comercial, siguen las conversaciones, o menos que ello, las declaraciones cruzadas entre Estados Unidos y China. Ambos países envían señales por momentos contradictorias, pero que buscan en algún punto una conciliación, que termine con un acuerdo algo más sustentable que los anteriores. Desde China, fue enviada una invitación a autoridades estadounidenses para volver a sostener negociaciones de alto rango; desde Washington, el presidente Donald Trump se negó a aprobar la ley que apoyaba a los manifestantes de Hong Kong, que intentan una independencia total de China, país que busca anexar el sistema de justicia hongkonés a su administración.

Se trata de señales alentadoras, aunque el problema aún está lejos de ser resuelto. Un verdadero avance sería que Estados Unidos no aumentara los aranceles a las importaciones chinas el 15 de diciembre, tal como está previsto. Falta mucho aún, y aunque ello ocurra, no estarán dadas las condiciones para firmar un acuerdo antes de fin de año.

Con este panorama se inicia la última sesión de una semana que no deja mucho para el análisis, y que encontró a las monedas principales, tanto como a las materias primas, con rangos de negociación muy estrechos. El euro ya ha sido mencionado, con un sesgo ligeramente alcista, y la libra esterlina envuelta en el laberinto del Brexit, ahora con una cierta luz en las elecciones del 12 de diciembre. En tal sentido conviene ver el vídeo de campaña de Jeremy Corbyn, que dura poco más de un minuto. Si bien esta columna no comulga en absoluto con sus ideas, su presentación es realmente muy buena, y original, lejos de las campañas aburridas a las que nos someten los políticos en todo el mundo habitualmente.

El yen vuelve a caer, ante esta nueva esperanza en las negociaciones entre Estados Unidos y China, y los índices bursátiles apuntan otra vez al alza, luego de salvar sus tendencias alcistas de corto plazo por muy poco margen el jueves. Poco para una semana de la que se esperaba mucho más.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana. Nos reencontramos el próximo lunes, hasta entonces.