Mercados, entre el pesimismo de Powell y el optimismo de los datos

Hola Amigos, buen día. La presentación del presidente de la Fed, Jerome Powell, ante el Comité del Senado, dejó en claro que el organismo que preside tiene los pies bien puestos sobre la tierra, y lejos está de dejarse llevar por algunas cifras. Powell fue enfático al afirmar que la salida de la crisis está lejos, y que hasta que el público no esté convencido de que el virus se ha terminado, no habrá una solución total. En las palabras de Powell, lo que ve la Fed es una “incertidumbre significativa” en la recuperación económica. Powell también habló de los altos niveles de desempleo, afirmando que una larga recesión erosiona las perspectivas laborales.

Contra estas declaraciones, y en verdad contra todos los pronósticos, la cifra de ventas minoristas creció un 17.4% en mayo, y la que excluye vehículos un 12.4%, un meteórico ascenso, de escasos antecedentes en la historia, compensando caídas de igual tenor en el mes de abril. La contrapartida que la utilización de la capacidad instalada bajó al 64.8%, muy inferior al promedio del 76% que supo exhibir la economía estadounidense durante mucho tiempo, y que simbolizó su fortaleza.

La bolsa de Nueva York se movió al compás de la presentación de Powell y de los anuncios, para finalizar la sesión de la víspera con ganancias moderadas. Pero así como las acciones se mueven con un tono errático, las divisas principales y las materias primas no le van en zaga. El euro, la libra esterlina, el dólar australiano y el dólar canadiense cedieron posiciones el martes, en tanto el yen, siempre más prudente, no presentó variaciones de importancia.

Este miércoles tendrá lugar la segunda presentación de Powell, esta vez en la Cámara Baja, pero no tendrá impacto en los precios del dólar ni de las acciones como sí lo tuvo el martes. Con una agenda sin muchos atractivos, asoman como focos de atención los nuevos rebrotes del virus en Estados Unidos y China, país donde se han debido aislar varias ciudades, y un nuevo conflicto entre Corea del Sur y Corea del Norte. El país comunista prácticamente ha cortado relaciones con el sur, en un nuevo giro de su oscilante e imprevisible diplomacia, y amenaza con acciones bélicas inmediatas.

En cuanto a las monedas principales, el euro presenta una formación de cambio de tendencia -hombro cabeza hombro- que parece salida de un manual de análisis técnico. El quiebre de la zona de 1.1215 podría desbarrancarlo, y el objetivo de la figura aparece muy abajo, tal vez poco probable de cumplir en pocos días. La pendiente de la figura, de todos modos, anticipa una baja lenta.

La libra esterlina también apunta a la baja, aunque sin tanta convicción, y solo el quiebre de 1.2500 podría confirmar una caída más importante de la misma. El gráfico de 4 horas se perfila en esa dirección, y es probable que si el euro cae, la libra siga su mismo camino.

Y dado que el yen está listo para crecer, los pares EUR/JPY y GBP/JPY podrían ofrecer sendos movimientos bajistas muy marcados. Ambos cruces se perfilan a la baja desde varios días atrás, y tienen mucho camino por seguir en esa dirección.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

Los mercados cambian de ánimo a fuerza de dólares

Hola Amigos, buen día. Lentamente, los temores a un rebrote del virus se han materializado, y puntualmente en China han aparecido unos 80 casos, lo que obligó a las autoridades a aislar varias ciudades, entre ellas la capital, Pekín. Pero también en Estados Unidos se complicó la situación, con varios miles de casos confirmados. El jueves pasado, estos temores habían sido el motivo esgrimido para explicar la caída de los mercados, aún cuando este estado de cosas no había tenido lugar aún.

Sin embargo, una nueva colocación de fondos en el circuito económico por parte de la Reserva Federal pudo más que el virus, los contagios y los conflictos que la pandemia acarrea. Los futuros de los índices bursátiles de Nueva York vuelven a máximos desde el día 11 de junio, llevados por la búsqueda de riesgo por parte de los inversores, que ven en la liquidez un reaseguro para sus operaciones.

En estos momentos es donde más contrasta la situación de la crisis sanitaria respecto a las acciones: en momentos donde las cosas se complican, los fondos frescos de los bancos centrales impulsan a las acciones. Pero lo que los mercados esperan con ansias este martes es la cifra de ventas minoristas de mayo. Después de una caída del 17% en abril, los pronósticos hablan de un aumento del 5% el mes pasado, un crecimiento con pocos antecedentes, luego de una baja del mismo tenor. Es claro que la reapertura de la economía ha contribuido para que las ventas hayan mejorado, pero la contrapartida es que los casos vuelven a aumentar.

Al alza de las acciones se les sumó la apreciación de las monedas principales, que dejaron de lado al dólar. El euro, por caso, supera nuevamente 1.1300, cotizando al momento a 1.1328, con una tendencia alcista que, de todos modos, parece agotarse en estas horas. El euro deberá superar al menos 1.1360 para confirmar un alza más importante en las próximas horas y, por el contrario, el quiebre de 1.1295 podría hacer trastabillar al euro durante la sesión de este martes. El índice ZEW de clima económico mejoró por encima de lo esperado en Alemania, aunque poco impulso le dio al euro, que ya había acelerado durante la tarde del lunes.

La libra esterlina, en tanto, cotiza a 1.2646 frente al dólar, también con tendencia alcista en el gráfico de 4 horas, que en su caso parece un poco más consolidada que la dirección del euro. Los datos de empleo de Reino Unido, conocidos minutos atrás, arrojaron que más de medio millón de personas han encontrado empleo en mayo, frente a más de un millón en abril, una cifra por debajo de lo esperado. La superación de 1.2690, un 61.8% de la última baja del par GBP/USD y máximo del día, podría acelerar a la libra, luego de cumplir con una formación de doble suelo, cuyos mínimos en 1.2465 serán un soporte de suma importancia en los próximos días.

El yen, por su parte, dejó de lado su volatilidad de las últimas sesiones y cotiza a 107.38, con una tendencia lateral en el gráfico de 4 horas. El principal soporte del par USD/JPY aparece en 107.05, y su quiebre podría darle impulso al yen durante la sesión americana de la fecha.

En cuanto a la onza de oro, retomó su tendencia alcista luego de una fuerte baja del lunes, para cotizar en la sesión europea a 1728 dólares, presentando una clara tendencia alcista en el gráfico de 4 horas. El metal precioso tiene ahora por delante la zona de 1735 dólares, y su superación podría llevarlo a 1745 dólares, marcada resistencia para las próximas horas.

El petróleo también recupera posiciones, y se acerca a los 38 dólares. La resistencia más clara es 38.30 dólares, y su quiebre también será clave para la materia prima, que tiene en los máximos del lunes anterior, en 40.60 dólares por barril WTI su principal resistencia.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.  

El dólar ante una buena oportunidad

Hola Amigos, buen día. La semana pasada terminó con un alza importante del dólar en prácticamente en todos los frentes, y una ligera recuperación de la bolsa de Nueva York. Los índices principales de Wall Street habían caído con fuerza durante el miércoles y jueves, y el viernes se tomaron un respiro. Pero hay indicios de que puede haber una baja más importante de las acciones esta semana.

Los inversores parecen diluir sus expectativas de una de una salida rápida de la crisis, algo que está discutido en varios ámbitos. Hay quienes opinan que la economía volverá a estar como lo estaba antes de la crisis antes de fin de año, contrastando con la opinión de Jerome Powell, presidente de la Fed, quien consideró que, por ejemplo, la tasa de desempleo podría finalizar en orden al 9% el año en curso. Desde ambas posturas coinciden en que el crecimiento de la economía en 2021 será muy fuerte, en torno al 5%.

Pero la realidad es otra, y más allá de que las expectativas sean o no mejores, la bolsa comenzó a perder vuelo por ahora, y el dólar se encamina a ganar la contienda de la semana ante las monedas líderes.

El calendario de noticias no será el más atractivo. Los datos más relevantes serán las ventas minoristas, que si bien tenían pronósticos de caídas muy fuertes en mayo, podrían recuperarse en un 5%. Esa sí sería una muy buena noticia. El martes, día de la publicación de este informe, se presentará  Jerome Powell en el Congreso, con uno de sus dos discursos previstos, tal vez el más importante, ante el Senado. El miércoles repetirá su presentación, pero ante los Representantes, con poco impacto previsto.

Por el lado de Reino Unido, la reunión de política monetaria del Banco de Inglaterra, prevista para el jueves, mantiene en alto las expectativas de los mercados. Descartado cualquier cambio de tipos de interés, que quedarán en el 0.1%, los inversores esperan recoger pistas acerca de las próximas acciones del banco central, cuando el país intenta dejar atrás la crisis, y con el Brexit por delante.

Las divisas principales apuntan a la baja. El euro podría ceder posiciones durante buena parte de la semana, con un objetivo de mínima en la zona de 1.1050; lo propio sucede con la libra esterlina, que logró quebrar la semana pasada la zona de 1.2800, para caer sobre el cierre de la semana. La apertura de este lunes, con un gap, deja en claro que podría continuar su baja próximamente. Hasta el yen, habitualmente refugio, esta vez también puede caer, luego de perder más de 100 puntos en pocas horas el viernes.

En cuanto a las materias primas, el oro no deberá descuidarse. Intenta, sin éxito, acercarse a 1765 dólares, su máximo anual, y deberá superar 1745 rápidamente para lograr tal cometido. El petróleo, por su parte, se aleja de los 40.60 dólares de máximo que tocó la semana anterior, y no encuentra, por ahora, incentivos para acercarse de nuevo a tal nivel.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.