El oro y el petróleo no saben de vacaciones

Hola Amigos, buen día. En medio de una semana de escasos movimientos, el oro volvió a brillar con toda su fuerza el martes, pese a la sesión más corta por la Navidad.

La onza alcanzó, sobre el cierre de la jornada, la cota de 1500 dólares, un precio que no tocaba desde el 5 de noviembre pasado, cuando el metal precioso se encontraba en plena caída. Ahora la situación es otra, y con el alza del martes, el oro logró quebrar algunas resistencias de importancia, como los 1487 dólares del pasado 12 de diciembre.

De todas formas, hay que considerar que la falta de volumen contribuyó en forma decisiva a este rally, y el indicador respectivo lo muestra claramente. Y una de las reglas principales de análisis técnico indica que, a mayor precio, pero con menor volumen, el precio terminará cayendo. Como aprendimos en la escuela, más por menos, menos.

De manera que no hay que confiar en que el oro podrá continuar en este rally durante mucho tiempo. Sí, en cambio, hay que considerar que su alza está mostrando una cierta falta de confianza de los mercados en cuanto a un futuro acuerdo entre Estados Unidos y China que comience a cerrar el conflicto que los enfrenta. Esto, pese a que el presidente Trump ha reiterado en varias oportunidades que el acuerdo se firmará de un día a otro, y que del lado de China le responden con algunas expresiones algo más difusas, pero sin negar el acuerdo.

Algo similar a lo ocurrido con el oro es lo que sucede con el petróleo. El barril WTI superó el martes, sobre el final del día, que terminó antes del horario normal, la zona de 61 dólares, un precio de todas formas conocido para la materia prima, que ya había llegado a 61.44 dólares la semana pasada. Con muy poco volumen, el petróleo llegó a este nivel, y sin noticias que hayan ameritado tal movimiento. Por otra parte, el oro y el petróleo no suelen presentar alzas simultáneas de magnitud, salvo en el caso de una caída masiva del dólar, algo que no tuvo lugar el martes. De hecho, las monedas principales apenas si movieron sus precios.

Las principales plazas financieras europeas permanecen cerradas este jueves, por el llamado “Boxing Day”. Se trata de una festividad simbólica, en la cual la tradición indica que las personas se desprenden de los envoltorios de los regalos de Navidad, al tiempo que se realizan donaciones a distintas entidades y a quienes se encuentran con necesidades no cubiertas.

Pero en Estados Unidos la actividad sigue. Con menor volumen, es verdad, pero con la bolsa de Nueva York abierta, y con los futuros de los índices bursátiles principales cerca de sus máximos históricos. A esta altura, la pregunta es hasta donde pueden estirar sus rallíes tanto el Dow Jones, como el S&P 500 y el Nasdaq 100. El presidente Trump, seguramente, es quien con mayor inquietud se debe hacer esta pregunta.

La sesión del jueves no traerá cambios de tendencia importantes en las divisas. El euro mantiene un tono bajista de corto plazo, al igual que la libra esterlina, que tiene por delante el durísimo proceso del Brexit. El yen sigue mirando de lejos lo que ocurre, sin salir de la cómoda zona de 109.50, la cual puede superar si hay alguna buena noticia -no parece que este sea el día-, o vencer si empiezan a complicarse, como suele suceder, las negociaciones entre Estados Unidos y China.

Vienen tiempos de definición para Estados Unidos, y para gran parte del mundo. Pero quedará para más adelante este análisis. Por ahora, los mercados pasan unos días de vacaciones, con las excepciones del oro y el petróleo, por supuesto.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

El oro y un regalo de Navidad

Hola Amigos, buen día. La onza de oro es protagonista en la corta sesión del martes, ganando posiciones por encima de los 1490 dólares, en un nivel que no visitaba desde el 6 de noviembre pasado.

Es evidente que la cuestión comercial entre Estados Unidos y China aún está lejos de ser resuelta -en nuestra opinión es un conflicto que jamás va a terminar-, y si bien se habla de un acuerdo “fase uno”, la reacción de los mercados con este nuevo rally del oro es elocuente.

Pese a ello, el yen se mantiene en la zona de 109.40, sin cambios respecto a las últimas 24 horas, en tanto el euro y la libra esterlina se estabilizan en las zonas de 1.1080 y 1.2930 respectivamente.

La escasísima actividad de este martes apenas dejará lugar para algún movimiento de corto plazo. No obstante, los futuros de los índices de Nueva York se mantienen en máximos históricos, y si bien la amplitud de precios diaria es mínima, el lunes volvieron a alcanzar dichos guarismos.

En resumen, el dólar llega estable a este período de vacaciones, que probablemente, y salvo alguna circunstancia excepcional se mantendrá durante más de una semana.  La sesión americana de este martes no ofrecerá variantes de relevancia, y los mercados cerrarán algunas horas antes en Nueva York.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, feliz Navidad.