Powell sin sorpresas; el dólar manda en un mercado muy tranquilo

Hola Amigos, buen día. El presidente de la Fed, Jerome Powell, se presentó el martes en la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, para dar su testimonio semestral. El funcionario no dejó margen para las sorpresas, con una visión en línea con la de los mercados: un sólido crecimiento de la economía, los riesgos derivados de la guerra comercial ya controlados, y la incertidumbre respecto a los efectos que pueda tener el coronavirus sin muchos cambios.

También habló Christine Lagarde, la líder del Banco Central Europeo, con un tono distinto. La titular del BCE ofreció una visión realista del estado de la economía del bloque, explicando que la política de la entidad deberá seguir acomodándose a la situación reinante, y dejando entrever que no habrá cambios de tipos de interés por mucho tiempo, con una inflación debajo del objetivo del 2%.

El dólar no mostró una reacción importante a las palabras de Powell, probablemente por ser las que estaban previstas, y así tanto el euro, como la libra esterlina y el yen se mantienen sin cambios relevantes. En las primeras horas del miércoles la situación es similar. La divisa única transita la zona de 1.0910, luego de llegar a 1.0890, apenas a 10 puntos de los mínimos de 2019, y con una perspectiva ligeramente alcista para la sesión de la fecha.

En tanto la libra está dando claros signos de recuperación, ganando ya 100 puntos desde 1.2870, los mínimos del día lunes. El par GBP/USD tiene ahora una firme resistencia en 1.2900, donde aparece el 38.2% de la baja 1,3208/1.2870, y desde donde esperamos una corrección bajista. Desde un punto de vista fundamental, se han agravado las diferencias entre Londres y la Unión Europea respecto a las negociaciones para un acuerdo comercial, cuya fecha límite es fin de año, y que por ahora aparece muy lejano.

El yen, por su parte, se mueve sin cambios en la zona de 109.90, sin una tendencia clara para las próximas horas. El optimismo que muestran los mercados impide que el yen levante cabeza, aunque su caída se demora. Solo el quiebre de 110.30 podría impulsar un alza más importante del dólar en la sesión de este miércoles.

El petróleo comienza a dar señales de vida, con un precio actual de 50.88 dólares por barril WTI, con una tendencia ligeramente alcista para este miércoles. Las monedas ligadas al mismo, en especial las latinoamericanas, comienzan a recuperar posiciones luego de una fuerte caída que sufrieron, en su mayoría, entre lunes y martes.

El calendario del miércoles incluye la segunda presentación del presidente Powell, esta vez en la Cámara de Senadores, aunque el efecto sobre los mercados es prácticamente nulo.

Lo atractivo de la sesión será observar el comportamiento de los índices bursátiles de Wall Street, cuyos futuros siguen cerca de máximos históricos, y con una perspectiva alcista para la sesión americana. No se conocerán otros datos de importancia en horario de Nueva York.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

El euro en lento declive; Powell y Lagarde, protagonistas del día

Hola Amigos, buen día. El euro fue la única moneda líder en ofrecer un movimiento de mediana importancia el lunes, con una baja que la situó en sus mínimos desde octubre de 2019.

No se conocieron informes de importancia que ameriten tal caída, aunque técnicamente desde hace varias sesiones se veía la posibilidad de que el euro pudiera sufrir una baja de importancia. La formación de hombro cabeza hombro apreciable en el gráfico diario finalmente cumplió su objetivo en 1.0925, valor que sirvió de soporte momentáneo para la divisa única. Luego de algunas horas de indecisión, el par EUR/USD siguió camino a la baja. Más allá de esta baja, el comportamiento del mercado de divisas en general fue el esperable: poco para el análisis.

Lo que viene sí es importante. Este martes coinciden las presentaciones del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, de la titular del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, y del Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, a distintas horas.

Las realidades de estos bancos centrales se encuentran en muy distintos estamentos. Sin dudas, Powell disfruta de la posición más cómoda, si cabe el término para una economía que no deja de sorprender en el buen sentido, como la de Estados Unidos. La presentación del líder de la Fed ante el Comité de Finanzas de la Cámara de Representa Congreso (primera presentación de dos, siendo la segunda el miércoles ante el Senado), obligatoria según la Ley, rondará en torno a los riesgos que actualmente enfrenta la primera economía global. Parcialmente superada la guerra comercial, luego del acuerdo “fase uno” firmado con China a mediados de enero, el riesgo viene ahora de la mano del coronavirus, una rara enfermedad con origen también en China, pero que se fue expandiendo a otras latitudes con notable rapidez.

Por ahora, al menos, la crisis no ha llegado a Estados Unidos, país que además cuenta con otros medios, superiores a los del gran parte del planeta, para evitar la propagación del virus. Pero dado que el riesgo siempre existe, Powell deberá abordarlo. También hablará del sólido mercado laboral, y del crecimiento no espectacular pero sí sólido del PBI en los últimos períodos. De alguna forma, el funcionario deberá defender su política monetaria, que le ha dado éxito, y deberá explicar también como dejar la tasa de interés sin cambios sí, como puede pasar, la inflación comienza a presionar en los próximos meses. Es imposible pensar en un aumento de tasa en un año electoral, y menos aún con Trump en el medio.

Respecto a Lagarde, se presentará en Estrasburgo, en el marco del reporte del BCE ante el Parlamento Europeo. Lagarde deberá explayarse en cuanto al plan de estímulo a la economía, que a ritmo muy pero muy lento parece estar dando resultados en la Eurozona. Los últimos datos del bloque comienzan a ser ligeramente positivos, en especial las cifras de manufacturas de Alemania, que lejos de los 50 puntos, al menos se alejan de los casi 41 que tocaron meses atrás. El índice PMI debe quedar por encima de los 50 puntos y solo alcanzaron los 45 en enero.

En cuanto a Carney, podríamos decir que sigue con poco margen de acción. Si bien la ejecución del Brexit ya está en marcha, nada puede hacer el BoE con su tasa de interés, actualmente en el 0.75%, hasta que quede algo más claro el rumbo que tomará la economía británica con esta novedad que significa la salida de la UE. Se habló en las últimas semanas de un recorte de tipos en marzo o en mayo, atendiendo cifras macro negativas, pero su último discurso al finalizar la reunión de política monetaria de enero fue más optimista de lo esperado.

Como se ve, un variado menú de discursos, que siempre ayudan a consolidar tendencias, y que esta vez podrían darle movimiento al dólar en general, y al euro y la libra esterlina en particular.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

¿Una semana de pausa para el dólar?

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a esta semana de febrero. Para terminar una semana excelente, el dato de empleos de Estados Unidos de enero arrojó una cifra muy por encima de lo esperado, con 225 mil nuevas nóminas no agrícolas, la mejor cifra en tres meses, y la más alta desde marzo de 2019 si se exceptúa la de noviembre del año pasado. Al tiempo, la tasa de desempleo creció una décima, al 3.6%, en tanto las ganancias promedio por hora lo hicieron en un 0.2%.

El dólar vuelve a crecer al cabo de la primera semana del año, con el euro ya muy lejos de 1.1000, y cumpliendo con una formación de cambio de tendencia -hombro cabeza hombro-, que por momento parecía quedar desvirtuada, pero que terminó por alcanzar su objetivo. A su vez, la libra esterlina termina enredada en el drama del Brexit, cuya definición está lejos en los hechos y en la fecha. Si nada extraño sucede, y esto es un acuerdo entre Londres y Bruselas antes de fin de año, la divisa británica seguirá cayendo con pocas pausas.

El yen, por su parte, cae moderadamente ante el dólar. Al igual que la onza de oro, la moneda nipona no termina de ceder posiciones en forma sustentable. Ambos activos actúan como refugio, y el coronavirus se mantiene vigente, pese a que el miedo que imprimió sobre los mercados semanas atrás ya parece superado.

Seguimos viendo al yen en dirección bajista en los próximos días. Con alguna corrección mediante, el par USD/JPY tiene todo para ir a 111.10 en primera instancia, con algunas paradas intermedias en 110.30 y 110.65. En cuanto a la onza de oro, el viernes terminó ganando terreno, pese a la baja de las divisas principales.

En cuanto al mercado de acciones de Nueva York, el viernes no fue el mejor de los días, y los índices principales terminaron la semana cediendo parte de sus ganancias semanales. Ello también explica, al menos en parte, el alza del oro.

El dólar, de todos modos, ya luce sobre comprado en prácticamente todos los frentes. En los gráficos diarios, los pares del dólar entran en zonas de agotamiento, de las que en principio puede salir en los próximos días. La publicación del índice de inflación minorista, junto a la de ventas minoristas, ambas de enero, podrían ponerle una pausa al rally del dólar.

Adicional a los datos, se presentará en el Congreso el presidente de la Fed, Jerome Powell. El funcionario deberá exponer ante la comisión financiera del Senado en primer lugar, lo cual tendrá lugar el martes al mediodía, siendo este primer testimonio muy fuerte para los mercados. Powell se ha mostrado sumamente prudente en los últimos tiempos, buscando quitar del medio cualquier sobresalto de los mercados en sus presentaciones, y lo consiguió. Por ello se deduce que, dado el buen momento que atraviesa la economía, no habrá declaraciones altisonantes en su discurso, y mucho menos alusión a un futuro aumento de los tipos de interés, que ahora aparecen muy cómodos en el 1.50/1.75%.

La sesión del lunes, de todas formas, luce muy tranquila. Sin datos relevantes, el segundo lunes del mes, posterior al dato de empleos, suele ser un día de reacomodamiento de los mercados, y no se esperan movimientos de importancia. Puede ser el comienzo de una pausa para el dólar, cuya duración dependerá en gran parte de los datos a conocerse.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.