Otra vez los temores a una crisis global, y cae el dólar

Hola Amigos, buen día. No duró tanto como se esperaba la euforia en los mercados después de las vacaciones de la semana pasada. El lunes, apenas iniciada la sesión americana, el presidente Donald Trump anunció que extenderá los aranceles a la importación de aluminio y acero a Brasil y Argentina, dos países que en su hora habían quedado excluidos de tal gravamen, junto con la Unión Europea entre otros.

La decisión de Trump se basa en una devaluación que ambos países impusieron a sus monedas, que han caído en buena forma desde agosto hasta la fecha. El real brasileño llegó a 4.27 ante el dólar la semana pasada, en un nuevo mínimo nominal histórico (igual valor había tocado años atrás, por lo que en términos reales no es un mínimo); en tanto, el peso argentino se encuentra virtualmente intervenido por el Banco Central de Argentina, a la espera del cambio de autoridades previsto para la semana próxima. El tipo de cambio del USDARS es de aproximadamente 63 pesos, aunque el valor real del dólar se sitúa muy por encima de dicho nivel, y se espera que en las próximas semanas la brecha entre el tipo de cambio oficial y los diversos tipos de cambio paralelos se amplíe mucho más.

Los anuncios reavivaron los temores a una guerra comercial en todo el mundo, y como si ello fuera poco, el Secretario de Comercio Wilbur Ross anticipó que habrá aumentos de aranceles a China si no se llega a un pronto acuerdo en el conflicto comercial que enfrenta a ese país con Estados Unidos.

La caída del dólar no se hizo esperar, y tampoco la de la bolsa de Nueva York. Los índices principales cedieron posiciones con fuerza, en tanto las monedas principales aprovecharon la debilidad del dólar para crecer firmemente. El yen recuperó terreno, al igual que la libra esterlina, y el euro se alejó de sus mínimos anuales de 1.0880 para acercarse a 1.1100.

En cuanto a los informes principales del día, el ISM de manufacturas volvió a caer, esta vez a 48.1 puntos, cerca de los mínimos del año que tocó en septiembre, y que representan el más bajo valor desde mediados de 2009. La noticia impactó en el dólar no solo por el resultado, sino también porque el mes pasado había presentado una buena recuperación. De todas formas, el dato más esperado llegará el miércoles, con la medición del ISM de servicios, que ocupa el 85% del PBI de Estados Unidos.

Si la situación planteada el lunes se trata de un nuevo retroceso en el proceso de un acuerdo entre Estados Unidos y China está aún por verse. Pero sí es cierto que esta vez Trump no especuló con su reelección, como tampoco lo hizo la semana pasada, al aprobar la Ley de apoyo a los manifestantes de Hong Kong, que luchan por una independencia judicial de China.

Por otra parte, la jugada le salió bastante bien: el dólar, que venía muy fuerte y sin signos de fisuras, cayó fuerte, y si se mantiene este estado de cosas, podría seguir haciéndolo en los próximos días. Claro que tampoco es gratis el gesto de Trump: mucho más visible en los titulares de los medios especializados es la caída de la bolsa de Nueva York: el conjunto de índices líderes tuvo el lunes uno de sus peores días del año, aunque sobre el final de la sesión la baja comenzó a atenuarse.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

Una semana plena de informes; el dólar no cede

Hola Amigos, buen día, bienvenidos al mes de diciembre. El último mes del año se inicia con una gran cantidad de datos macro, que le darán forma a las tendencias de los pares principales de divisas, luego de dos días de vacaciones en Estados Unidos.

Precisamente, estas vacaciones impidieron, en buena medida, que la Ley que el presidente Donald Trump aprobó en ayuda de los manifestantes de Hong Kong, y que provocara la furia de China, tuviera un fuerte efecto en los mercados.

Sí, en cambio, puede tenerlo la nueva seguidilla de atentados en Europa, uno de los cuales tuvo lugar en el London Bridge en la capital británica sobre el cierre de la semana, seguido de otro en La Haya, Holanda. Cuando faltan apenas unos días para las elecciones en Reino Unido, este tipo de acciones seguramente influye en el ánimo de los votantes, que creen que una separación de la Unión Europea podría disminuir la cantidad de atentados.

Pero además, como quedó mencionado al inicio, la semana tendrá una serie de informes de primera línea, que sin dudas tendrán peso sobre el dólar. Este lunes se conocerá el ISM manufacturero de noviembre, con un pronóstico de 49.3 puntos, apenas por debajo de los 50 puntos cuya superación supondrá la vuelta a la expansión de este sector. Hace varios meses la medición cayó de esta cota, y llegó a 47.8 puntos, su peor marca desde mediados de 2009, encendiendo las alarmas del mercado.

Después de un martes con pocos datos, el miércoles será el turno de la encuesta de empleos privados ADP. También sobre esta cifra se espera un crecimiento respecto a los meses anteriores, con unos 140 mil nuevos puestos de trabajo generados el mes pasado. La medición es importante, dado que se la considera un anticipo del dato del Departamento de Trabajo, que se conocerá el viernes.

El dato más importante del miércoles, sin embargo, es el ISM de servicios. La encuesta, que abarca más del 80% del PBI de Estados Unidos, dio fuertes indicios de recuperación en octubre, y volvería a crecer en noviembre, casi en los 55 puntos.

También el miércoles, pero en Canadá, el BoC dará a conocer su anuncio de política monetaria, con una conferencia de prensa posterior a cargo del Gobernador Poloz. La tasa de interés de la entidad quedará en el 1.75%, aunque los sucesivos recortes de la Fed podrían hacer cambiar de opinión al BoC en los próximos tiempos. Si esto quedara en claro en el comunicado oficial, el Loonie podría volver a caer, después de una semana volátil para la moneda canadiense.

El jueves tendrá lugar la reunión de la OPEP en Viena. El barril WIT cayó 3 dólares en menos de 7 horas el viernes, en una baja que en los últimos tiempos solo tuvo un antecedente parecido a inicio de agosto, cuando Estados Unidos y China agravaron su guerra comercial a través de aranceles a las importaciones la devaluación del yuan. El encuentro puede determinar un recorte de producción muy limitado, lo cual podría provocar un alza de la materia prima. El gráfico diario presenta una tendencia alcista que rápidamente se está debilitando, y su caída se torna inminente. Claro, para el jueves faltan tres día aún…

El viernes, finalmente, las nóminas de empleo no agrícolas, junto con la tasa de desempleo, acapararán la atención de los mercados. Se esperan casi 190 empleos creados en noviembre, una cifra cercana a la ideal.

Todo lo nombrado, si se cumplen los pronósticos, mostrará que la economía de Estados Unidos vuelve a atravesar un muy buen momento, luego de algunos meses de dudas. Costará encontrar otro tiempo así en el futuro: datos positivos, la bolsa en máximos históricos, el dólar apuntalando el alza de la economía, y la expectativa de un acuerdo con China a la vuelta de la esquina. Buenas noticias para Trump, sin dudas, que tiene algunos nubarrones desde lo político; pero ocurre que lo político le interesa a los políticos, y a los ciudadanos les interesa la economía. Trump lo sabe, y los demócratas, que encuentran un motivo para intentar destituirlo a diario, también.

Euro, libra, yen, franco suizo, todos en tendencia bajista, más allá de sendas correcciones al alza que presentaron sobre el cierre de la semana. Incluso la onza de oro se ve algo recuperada, aunque lejos de tomar brillo. Esto solo sucederá al quiebre de 1480 dólares.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

El dólar brilla en Latinoamérica

Hola Amigos, buen día. En medio de la pausa que los mercados habitualmente se toman en esta época del año, el dólar vuelve a ser protagonista en varios países latinoamericanos.

La conmemoración del Día de Acción de Gracias, y una sesión muy corta prevista para este viernes en Estados Unidos, reduce considerablemente el volumen de negocios en prácticamente todas las latitudes.

Solo la libra esterlina, entre las monedas principales, se movió con cierta fuerza el jueves, ganando y perdiendo terreno en igual medida y a distintas horas. La moneda británica creció luego de que una encuesta muy respetada en Reino Unido mostrara una fuerte ventaja de los conservadores ante los laboristas para las elecciones del jueves 12 de diciembre. El gap que dejó el par GBP/USD en 1.2911 fue luego cubierto, y cotiza en el inicio de la sesión europea del viernes a 1.2910, con una tendencia bajista en el gráfico de 4 horas.

El euro, en tanto, se mueve en la zona de 1.1000, también con tendencia bajista, aunque sin fuerza para que siga cayendo en las próximas horas. Solo el quiebre de 1.0985 podría determinar una baja mayor, aunque no habrá noticias que motiven tal movimiento.

El yen, por su parte, cotiza a 109.48, con una tendencia que favorece un mayor crecimiento del dólar en las próximas horas. La superación de 109.60, máximo del par USD/JPY de la semana, podría extender el actual rally a 109.75 en primer término, y a 110.00 más arriba.

Pero llegamos a Latinoamérica. Y allí, diversos factores están haciendo que el dólar estire sus ganancias a niveles muy por encima de lo esperado. En Chile, el conflicto social que ya lleva un mes y medio de duración, llevó al par USD/CLP a su máximo histórico en varias oportunidades. La semana pasada, el Banco de Chile había anunciado la subasta de 4.000 millones de dólares para frenar su alza, pero la medida resultó insuficiente. Al tocar 838 pesos el jueves, la entidad anunció un plan de colocación de 20.000 millones de dólares hasta fines de mayo de 2020, en varias etapas. La medida sí tuvo efecto, y el dólar cerró a 828 pesos. Claramente, si la tensión social sigue como hasta ahora, no habrá plan que pueda frenar al dólar.

En Brasil, el dólar tocó esta semana 4.28 reales, un máximo histórico que superó por poco al de 2015. Si bien se trata de un máximo “nominal”, dado que la inflación desde ese año a la fecha hace que el mismo valor sea realmente menor en esta oportunidad, el alza del dólar es significativa. El cierre del jueves, en 4.19 reales, mostró una cierta relajación sobre el cierre de la sesión, aunque la tendencia alcista se mantiene intacta.

En Colombia, el dólar alcanzó el jueves un nuevo máximo histórico en 3523 pesos, para cerrar el día en 3512 pesos. El gráfico de 4 horas presenta una tendencia alcista muy marcada, pero también una sobre compra del dólar muy marcada. Esta vez, ni siquiera el rally del petróleo frenó al dólar, que crece en medio de una tensión social que incluyó dos huelgas generales en pocos días, y varios incidentes y medidas adoptadas por el gobierno del presidente Duque que provocan incertidumbre en los mercados.

En tanto, el Uruguay, el anuncio de que el nuevo presidente será Luis Lacalle Pou descomprimió al dólar, que el jueves había superado los 38 pesos. La noticia generó una baja inmediata del dólar, ante un cambio de gobierno que también significa un cambio en la línea política actual, cerrando la divisa estadounidense a 37.90 pesos.

Finalmente, en Argentina, el gobierno saliente instauró una limitación casi absoluta de compra de dólares, interviniendo además el tipo de cambio que se mantiene desde hace un mes en orden a los 63 pesos. Las prohibiciones generan inmediatamente mercados paralelos, y en este caso, el dólar cotiza por encima de los 70 pesos, con una tendencia alcista que parece a punto de estallar. La nominación de las nuevas autoridades económicas, que serán anunciadas el viernes próximo, genera una gran incertidumbre en los mercados, que descuentan que la presentación de un ministro financiero apenas 4 días antes de la asunción del gobierno significa que el nombre elegido no será del agrado de los operadores.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.