Divisas inmóviles; Nueva York buscará seguir creciendo

Hola Amigos, buen día.  Una escasa amplitud de precios presenta la mayoría de los pares de divisas principales, en una tensa pausa que se están tomando. Las tendencias de corto plazo lucen erráticas, ante la ausencia de datos macro relevantes, en una semana que además comenzará a perder volumen de negocios a partir de la fecha, por la celebración de Semana Santa.

La crisis del virus no cede, y aunque por momentos ofrece cifras algo alentadoras, en países como España y Estados Unidos volvió a crecer la cantidad de víctimas fatales, lo cual cubre de preocupación a los mercados. La pregunta es, además de cuando finalizará esta crisis, como seguirá después la economía global, que lentamente se va sumiendo en un parate casi absoluto en la mayoría de los rubros.

Indudablemente, quienes conducen la economía de cada país deberán establecer planes a futuro, para ver como salir del aislamiento en que se encuentra gran parte del mundo. El riesgo es altísimo, dado que cualquier medida que se tome tendrá efectos negativos. Una apertura de la actividad habitual generaría mayores contagios, y una permanencia en este estado apagará por completo a la economía. Así lo ven todos los gobiernos, y la incertidumbre es total.

Los mercados bursátiles, alentados por los enormes planes de rescate impulsados por los bancos centrales y los gobiernos, han logrado recuperarse en los últimos días desde mínimos muy importantes. En la bolsa de Nueva York, los índices principales presentan signos de recuperación, aunque el clima positivo de negocios del lunes se ha apagado en la víspera. Las horas previas a la sesión americana de este miércoles muestran una cierta calma, aunque los índices europeos operan a la baja en la fecha.

Este complejísimo contexto muestra al dólar con un comportamiento también errático. El euro, por caso, no logró consolidarse por encima de 1.0900, aunque los indicadores del par EUR/USD aún no dan por perdido su impulso alcista. La superación de 1.0890 (cotiza al momento a 1.0863), podría darle un nuevo envión al euro, que tendrá en su caso resistencias en 1.0910 y 1.0930.

La libra esterlina, en tanto, se mueve en un rango estrecho de precios, con la expectativa de saber como evoluciona el estado de salud del premier británico Boris Johnson, ingresado desde el fin de semana en una sala de cuidados intensivos. Si bien sufrió una caída de mediana intensidad ante esas novedades, la libra logró recuperarse y busca ahora superar 1.2350, nivel de resistencia cuya superación la llevará a 1.2385, nivel máximo del martes.

El yen, por su parte, se mueve en una angosta franja de poco más de 50 puntos, y cotiza a 108.80 contra el dólar. Los gráficos de 4 y 1 hora no dan pistas importantes para el resto del día, aunque el quiebre de 108.50, primer soporte, confirmaría un cierto sesgo bajista del par USD/JPY.

Esta calma de las divisas, inusual, no durará mucho. Las bandas de Bollinger, ideales para medir la volatilidad de los activos, comienzan a acercarse a su media móvil central, y quien revise la historia de cualquier par puede ver como después de un período como este llega un tiempo de fuertes movimientos. Habrá que esperar.

La agenda de noticias incluye las minutas de la última reunión de la Fed, en la que, fuera de calendario, recortó por segunda vez en el mes de marzo la tasa de interés, para dejarla en un rango de 0 a 0.25%. A las 2:00 pm del este convendrá seguir de cerca su publicación.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

Buen humor de los mercados; preocupación por Boris Johnson

Hola Amigos, buen día. Las noticias provenientes de Italia y España en primer término, y de Nueva York por otro lado, cambiaron, al menos momentáneamente, el ánimo de los mercados. La sesión del lunes vio a los índices bursátiles de Wall Street creciendo fuerte, y siguiendo la línea que ya habían marcado los índices asiáticos y europeos.

Los reportes de víctimas fatales de estos sitios muestran cifras aún dramáticas, pero menores a las de los últimos días, lo cual le dio algo de esperanza a los operadores acerca de una recuperación de la economía global más rápida de lo que los oscuros pronósticos auguran.

Las primeras horas del martes presentan un panorama algo más cauteloso. Luego de una apertura muy fuerte al alza, el Nikkei 225 cayó ligeramente hacia mediados de la sesión asiática, en tanto los futuros del índice Dow Jones no logra despegarse del todo del 38.2% de retroceso de su fuerte baja desde mediados de febrero hasta fines de marzo.

¿Hasta donde puede extenderse el rally de la bolsa de Nueva York? Son momentos delicados, y cualquier noticia que vaya en contra de la esperanza estará a favor de la tendencia dominante, que es bajista. Por ello, conviene tomar precauciones a la hora de tomar posiciones alcistas: la baja fue muy fuerte, y los rebotes suelen tener el mismo tenor. Al fin y al cabo, del 30% que cedió la bolsa en poco más de 40 días, y 50% de su rally de 11 años, ya recuperó el 40%, demasiado para un mercado que por ahora ve venir una catástrofe en el mundo. Y no es un juego de números.

La segunda semana del mes no suele ser la más productiva en materia de informes. Además, este mes, se junta con la celebración de la Semana Santa, que reducirá el volumen de negocios desde el miércoles. Claro que en gran parte del mundo hace varias semanas que todos los días parecen ser iguales…

Ello puede explicar una cierta quietud que esperamos en los activos principales para estos días. La novedad más importante del lunes llegó desde Londres, donde el premier británico Boris Johnson fue ingresado a cuidados intensivos, luego de que varios días atrás anunciara tener síntomas de coronavirus. El primer ministro ha sido reemplazado temporalmente por el Secretario de Relaciones Exteriores Dominique Raab, quien apoyó a Johnson, al igual que lo hiciera horas antes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La libra esterlina cayó fuerte ante las novedades. No en forma decisiva, pero los 170 puntos que cedió la moneda británica demuestran claramente que los mercados se sienten a gusto con Johnson, quien apenas dos meses atrás consiguió, a pesar suyo incluso, ejecutar el Brexit, una cuestión que ahora suena prehistórica. Uno se pregunta, en que habrá quedado el acuerdo al cual debería llegar la Unión Europea con Londres para divorciarse en forma definitiva antes del 31 de diciembre. Seguramente el plazo se extenderá, sin más explicaciones.

El resto de las monedas líderes ha vuelto a presentar, después de un buen tiempo, una amplitud de precios más estrecha. El euro no sale de una cierta lateralización, con una perspectiva bajista en el corto plazo, aunque si el humor de los mercados se mantiene al menos estable, la moneda única podría beneficiarse.

El yen, por su parte, ensaya una recuperación de su baja de la última semana, pero su alza no luce sustentable ni sólida. Solo el quiebre de 108.40 podría estirar sus ganancias, para apuntar a 107.00, base del actual rally del dólar.

Pero en medio de esta quietud de las divisas se despertó, y con fuerza, el oro. El metal precioso llegó a su máximo desde el 10 de marzo pasado, siendo esta vez buscado como activo de inversión más que de refugio. Su máximo de inicio de marzo, de 1703 dólares, ya no luce tan lejano, aunque su sobre compra del gráfico de 4 horas es muy evidente, e impone una corrección bajista de corto plazo.

También la plata llegó a un máximo del 13 de marzo, en un rápido rally que la llevó a 15.48 dólares. Buen movimiento del metal, que ganó casi 4 dólares en muy pocos días.

Finalmente, el petróleo espera su oportunidad. La postergada reunión entre Arabia Saudita y Rusia, que buscarán superar la llamada “guerra de precios”, que llevaron al barril WTI a rozar los 20 dólares la semana pasada, puede ser la clave de una recuperación más sustentable de la materia prima. Históricamente el petróleo no dura mucho en niveles tan bajos. Y es sabido que cuando un activo, aunque sea uno líder como el petróleo, llega a ser comentario de público que nada tiene que ver con los mercados, y más cuando es por una caída en su precio, es hora de comprar. Quien lo haya hecho cerca de los mínimos habrá obtenido buen rédito.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

El desempleo comienza a mostrar su peor cara

Hola Amigos, buen día. El dato de empleos de Estados Unidos de marzo comenzó a hacer sentir la crisis, tal vez aún no en toda su dimensión, pero sí en forma alarmante. Los 701 mil puestos de trabajo perdidos el mes pasado, y la tasa de desempleo que creció a niveles que no tocaba desde agosto de 2017 ponen de manifiesto que la actual situación no será fácil de revertir, al menos en un corto plazo.

Con todo, los futuros de los índices bursátiles de Nueva York, como también los índices asiáticos, operan al alza este lunes. La razón principal es que si bien el virus que genera esta enorme crisis se sigue expandiendo, sobre todo en Estados Unidos, en algunos países que están sufriendo su efecto de muy mala manera los datos de víctimas comienzan a descender lentamente.

La bolsa de Nueva York ha entrado en una rara paradoja: por un lado, los datos presionan a la baja; por otro, la montaña de dinero que ingresa al circuito a modo de rescate por parte del gobierno y de la Fed sostienen su tendencia alcista de 11 años aún vigente. Solo el quiebre de los 18.000 puntos sumiría al índice Dow Jones en un camino bajista, lo cual sería dramático para los mercados globales.

Pero más allá de los estímulos económicos, la Fed se encuentra ahora con un problema: el balance que viene acumulando desde 2009 es gigantesco, y el organismo no da mucha información al respecto. Ese dinero, o buena parte de él, ayudó a generar una enorme burbuja, que terminó por explotar a fines de febrero, con los resultados conocidos.

Precisamente, el dato más importante de la semana lo tendremos el miércoles: las minutas de la reunión en la que la Fed recortó, fuera de calendario, por segunda vez la tasa de interés, para dejarla en cero, tendrá la atención de los inversores, que querrán saber que se habló en dicha reunión, al tiempo que buscarán pistas de acciones futuras. La próxima reunión de la Fed tendrá lugar el miércoles 29 de abril.

Otro evento de interés será la reunión que mantendrá la OPEP en Viena el martes. A inicio de marzo se rompió el delicado acuerdo entre la organización y Rusia, aliado externo hasta ese momento, al no llegar a un acuerdo para reducir la producción de crudo para permitir la estabilidad de su precio. El jueves pasado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió un mensaje por Twitter en el que habló de un probable acuerdo para dicha reducción. Posteriormente, tanto Arabia Saudita como Rusia desmintieron, no en forma tajante, dicho acuerdo, pero sirvió para que el petróleo retomara, momentáneamente, la cota de 30 dólares por barril WTI. La reunión a la que hizo alusión Trump entre árabes y rusos iba a tener lugar en la fecha, aunque se especula con que podría llevarse a cabo el jueves. El petróleo retrocede en las primeras horas de lunes ante la novedad.

Si se mantiene el tono alcista de inicio de sesión, la sesión americana podría acelerar el alza de los índices bursátiles, en una sesión que no tendrá atractivos desde la agenda de noticias. Sí, en cambio, la sesión asiática será interesante: el Banco de la Reserva de Australia dará a conocer su tasa de interés, que se mantendría sin cambios en el 0.25%, luego de que la entidad recortara, fuera de agenda, la tasa desde el 0.75 en febrero al 0.5%, con el recorte posterior antes mencionado. El anuncio será publicado a las 12:30 am del este del martes.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.