El dólar apura su tendencia alcista

Hola Amigos, buen día. El dólar ataca de nuevo, y gana posiciones en varios frentes, en especial ante el euro, la libra esterlina, y las monedas vinculadas a las materias primas, entre las cuales se destacan las latinoamericanas.

La divisa estadounidense vuelve a estar en el centro de la escena, ante un clima enrarecido que esta vez no solo abarca a los mercados financieros, sino a la economía global. La crisis del coronavirus no cede, y los organismos internacionales pronostican una caída del PBI global que no se ve desde la crisis de 1929.

Por caso, las ventas minoristas en Estados Unidos, que se esperaban negativas, fueron aún peores: no caían más del 8% desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y superaron por mucho los guarismos más negativos de 2009, momento de la crisis financiera de entonces.

En este contexto, se conocerán este jueves a las 8:30 del este las peticiones semanales de subsidio por desempleo, que en las últimas 3 semanas sumaron 16 millones, una cifra récord histórica.

La bolsa de Nueva York, con todo, ha logrado mantenerse en pie. Los futuros de los índices bursátiles de Wall Street no cayeron, al menos hasta ahora, como perfilaban hacerlo 24 horas atrás, aunque tampoco ofrecen señales alcistas de importancia.

Llega la época de los balances de las grandes empresas, y esto puede tener un peso específico propio sobre los papeles líderes, aún cuando sus cifras no reflejarán la crisis actual, que se desató hace poco menos de dos meses. Los futuros del índice Dow Jones, por caso, cotizan a 23600 puntos, a unos 400 de los máximos de la semana. De a poco se va diluyendo una formación de doble techo, alarmante, que se había generado desde inicio de semana.

En las divisas principales, el euro cae firmemente, buscando ahora la zona de 1.0850, mínimo de la víspera. El quiebre de dicho nivel estirará su baja a la zona de 1.0830 y 1,0790, próximos soportes medidos en los gráficos de corto plazo.

También la libra esterlina, que había superado 1.2600 el martes, cayó más de 200 puntos en menos de un día, para cotizar, previa recuperación, a 1.2470 al momento. El gráfico de 4 horas presenta una tendencia bajista moderada, cerca de un 38.2% del último rally de la divisa británica. La peor situación de la crisis en Reino Unido, donde se espera que el bloqueo de la economía se extienda mucho más tiempo del esperado, está impactando de lleno en la libra.

El yen cae moderadamente frente al dólar, cotizando a 107.80, con una tendencia ligeramente alcista del gráfico de 4 horas, buscando la siempre difícil zona de resistencia de 108.00. El quiebre de la misma podría darle un nuevo impulso alcista al dólar para el resto de la jornada, con objetivos en 108.25 y 108.60.

Respecto a las monedas latinoamericanas antes mencionadas, vinculadas en algunos casos al petróleo, que sigue muy bajo, y en otros al resto de las materias primas, han perdido terreno entre martes y miércoles. El peso mexicano ya se ubica en 24.1800 contra el dólar, cediendo más de un peso en la semana, aunque aún lejos de los máximos históricos del par USD/MXN de 25.7700, que tocó el 6 de abril. En Colombia, el peso volvió a perder la cota de 3900 unidades, cerrando el miércoles a 3919, luego de varios días de recuperación, en una baja motivada netamente por la caída del petróleo. La tendencia del par USD/COP se presenta alcista en el gráfico de 4 horas, que augura mayores ganancias para el dólar.

El real brasileño se encamina a nuevos mínimos históricos, luego del cierre en 5.23 del miércoles. La primera resistencia del par USD/BRL aparece cerca, en 5.28, gap que dejó el 6 de abril; superado dicho nivel, el máximo del cruce en 5.35 quedará al alcance de la mano.

El par USD/CLP, por su parte, cerró en la víspera a 856 unidades, aunque la baja del peso chileno fue más moderada que la del resto de las divisas de la región. El máximo histórico del par, en 877, aún luce algo lejano, pero la superación de 865 podría ser el impulso que el dólar necesita para alcanzar dicha cota nuevamente.

Finalmente, en Argentina, el dólar sigue tocando máximos históricos. Existen diversos tipos de cambio, aunque el único “libre”, que depende la oferta y demanda, y que se consigue a través de un complicado mecanismo de compra y venta de acciones que cotizan en la plaza local y en Nueva York entre otros procedimientos, superó los 105 pesos, en las horas previas a la presentación de una oferta muy desfavorable a los acreedores de la deuda soberana de dicha nación. Los analistas auguran un rechazo de la oferta, lo cual podría poner al país sudamericano en default, con una nueva escalada del dólar posterior.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

Datos complejos pueden complicar la recuperación de Wall Street

Hola Amigos, buen día. Una agenda de noticias de suma importancia puede generar este miércoles fuertes oscilaciones en los precios de los activos principales.

Pasado el largo fin de semana de Pascua, los datos sobre la evolución de la crisis sanitaria global han vuelto a ofrecer cifras desalentadoras, con un aumento de los contagiados y de las víctimas, algo difícil de asimilar para el mundo, y que de alguna forma opaca los datos conocidos hasta los últimos días.

Al margen, las cifras de ventas minoristas en Estados Unidos, que se conocerán a las 8:30 del este, podrían haber caído un 8% en marzo, una cifra que conviene comparar con los peores meses de la crisis de 2009, cuando llegaron a bajar un 2.8%. Este dato, que se acercará al 5% de caída en la medición que excluye vehículos, y que también supera por mucho la medición de enero de 2009 cuando cayeron un 3.1%, pone de manifiesto el dramatismo que implica la situación de la economía estadounidense.

Por otro lado, el barril WTI acaba de perder la cota de 20 dólares por barril, en una rápida caída que está empujando a la baja inmediata al dólar canadiense, al peso mexicano, y que seguramente hará lo propio con la mayoría de las monedas latinoamericanas más tarde.

El Loonie, como se conoce popularmente al dólar canadiense, acaba de caer de 1.4000 nuevamente, y se enfrenta a la reunión de política monetaria del Banco de Canadá, que dejará sin cambios la tasa de interés, luego de 3 recortes consecutivos en marzo, dos de ellos fuera de calendario, y que dejaron los tipos en el 0.25%.

El comunicado oficial, sumado a la conferencia de prensa que brindará horas más tarde el gobernador Poloz, podría ser un fuerte catalizador de una nueva baja del Loonie, que tiene en la zona de 1.4105 un 61.8% de retroceso de su último rally. En estos momentos, el par USD/CAD cotiza a 1.4002.

El resto de las divisas principales comienzan a perder vuelo. El euro, que estuvo a punto de alcanzar 1.1000 el martes, cae en estas horas, y cotiza a 1.0930, apenas por encima de una línea de tendencia alcista, cuyo quiebre podría determinar una baja significativa de la moneda única en las próximas horas. La zona de 1.0850, un 61.8% de retroceso del movimiento 1.0767/1.0986 aparece como un soporte alcanzable en las próximas horas.

Una caída similar, pero más acelerada, presenta la libra esterlina, que cotiza a 1.2517, perdiendo terreno rápidamente y quebrando una línea de tendencia alcista que pasaba por 1.2590. El soporte a seguir para el resto del día se ubica en 1.2460, seguido de 1.2405 y 1.2350.

El yen frenó su alza en 106.88, y cae ante el dólar este miércoles, aunque mantiene una tendencia que lo favorece de cara a la sesión americana. El precio actual de 107.39 observa resistencias en 107.75 y 108.00. Superada la misma, el sesgo favorable al yen podría cambiar significativamente.

Los datos de ventas minoristas a conocerse podrían, desde un punto de vista “lógico” significarían una baja del dólar. Sin embargo, en un escenario como el actual, no aplica este tipo de razonamiento. Es más: los inversores podrían volcarse masivamente a la moneda estadounidense, buscando refugio. Ello resulta paradójico: la Fed acaba de ampliar en 2 billones de dólares su balance, que ahora asciende a más de 5 billones, un récord que supera al de 2015, producto de la montaña de dinero inyectado durante el período 2009/2014. Esta vez la crisis no se soluciona solo con dinero.

La preocupación por lo que viene se refleja en los futuros de los índices de Nueva York. En todos los casos, las velas de 4 horas de estos momentos observan fuertes caídas, y los indicadores técnicos se posicionan con señales bajistas muy profundas, como anticipando un desplome para la sesión de la fecha.

El nuevo récord de más de 7 años del oro, que en la víspera tocó 1747 dólares por onza (ahora parcialmente neutralizado con una baja de más de 35 dólares), está mostrando que los operadores se anticipan a una caída de la bolsa de Nueva York, cubriendo sus posiciones alcistas en la misma con el metal precioso. A medida que las acciones caigan, también lo hará la onza.

Como se ve, tenemos por delante una sesión americana de carácter sumamente importante, y con un panorama que puede definir la tendencia de las bolsas y el dólar para el resto de la semana.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

El oro, imparable: ¿qué está anunciando?

Hola Amigos, buen día. La onza de oro llegó a un nuevo máximo de varios años en las últimas horas del lunes, y sigue ampliando sus ganancias en la sesión europea del martes. El metal precioso acaba de tocar 1726 dólares por onza, un nivel que no alcanzaba desde noviembre de 2012, un movimiento esperable desde un aspecto técnico, pero que además puede estar anticipando algunos datos importantes.

Si se observan los gráficos de inicios y mediados de febrero, la onza también observó un rally relevante. En aquella oportunidad, su alza se frenó en 1689 dólares, cuando estalló la actual crisis, y luego de haber tocado otros máximos notables, como los de inicio de enero, en oportunidad de los incidentes entre Estados Unidos e Irán en Oriente Medio.

Ese rally se correspondió con un movimiento similar de las acciones principales en Nueva York. Los índices Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq 100 tocaban máximos históricos día a día, y nuestra reflexión de entonces era que, precisamente, es muy difícil que una situación semejante se pueda mantener durante mucho tiempo. El desenlace está a la vista: la bolsa se desplomó un 30% en poco más de un mes -es cierto que ya recuperó un 50% de dichas pérdidas-, y el oro acompañó, con una caída de 250 dólares por onza, dicha baja.

Los escenarios de febrero y el actual tienen algunas coincidencias, pero también ciertas diferencias. Se parecen en los movimientos similares de estos activos, si bien ahora la bolsa no ofrece un rally furioso como en aquel entonces. La aceleración del oro también es similar: el metal crece de a 10 dólares en minutos como si recién se despertara, y se encuentra en máximos de varios años.

Las diferencias son tal vez más sustanciales. La bolsa tocaba máximos históricos a diario, y ahora intenta recuperarse de su peor caída en varios años. Las noticias que se van conociendo siguen siendo negativas, aunque no tanto como al inicio de la crisis. La diferencia principal es que en aquel momento ¿nadie? podía imaginar la crisis que se avecinaba, y ahora la crisis está aquí.

Este rally del oro ¿estará anunciando otro desplome de los mercados bursátiles, lo que en otras palabras significa que la crisis sanitaria se ha agravado? Los inversores suelen buscar al oro como refugio, y esta vez no hay un pánico manifiesto en los mercados. Más pareciera que lo que se está haciendo es cubrir ganancias; esto es, comprar oro para asegurar las ganancias en caso de una caída de la bolsa, como efectivamente sucedió en febrero y marzo.

En otro orden, las divisas presentan un panorama calmo, algo también extraño en este contexto. Europa sigue debatiendo paquetes de estímulo, aunque al menos ya tomó cartas en el asunto, y aprobó alguno de ellos. El euro mantiene un tono alcista, lento pero firme, y en las próximas horas el quiebre de 1.0965, máximo de la víspera, podría darle mayores ganancias, buscando la zona de 1.1000. No está sobrecomprado, su velocidad de alza es normal, y no hay motivos para pensar en una baja, salvo el quiebre de 1.0915, línea de tendencia alcista medida en el gráfico de 4 horas.

La libra esterlina, en tanto, mantiene un alza importante, aunque su sobrecompra es evidente en el gráfico de 4 horas, y si bien ha tocado un máximo desde el 13 de marzo, su rally parece algo limitado. La especie de euforia que generó la salida del hospital del primer ministro Boris Johnson ya va perdiendo efecto. Solo una baja adicional del dólar, que también es viable, podría estirar las ganancias de la libra.

Respecto al yen, se fortalece con firmeza, llegando a su máximo del 2 de abril, y con un gráfico diario y de 4 horas que apunta claramente a la baja. El objetivo del yen aparece lejos del actual 107.39, en la zona de 106.45, un 50% del actual rally del par USD/JPY.

Salvo algún acontecimiento excepcional, la sesión americana del martes luce sin movimientos decisivos. Los índices principales de Nueva York intentarán superar sus niveles máximos de los últimos días, aunque no parece fácil que ello suceda en la fecha.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.