Inflación de EE.UU.: Más baja, pero asusta a los mercados

Hola Amigos, buen día. Los datos de inflación de Estados Unidos de agosto ofrecieron cifras debajo de lo esperado en algún caso, aunque la euforia inicial de los mercados se fue diluyendo durante el transcurso del martes.

La inflación general quedó en el 5.3%, apenas debajo del 5.4% anterior, en tanto la medición subyacente, que excluye alimentos y energía, cayó al 4%, frente al 4.3% anterior. Una mirada algo más profunda sobre este dato refleja que los costos de transporte y de vehículos usados siguen teniendo un peso específico importante en esta medición.

La primera reacción de los mercados fue eufórica. Una menor inflación le dará la razón al presidente de la Fed, Jerome Powell, quien desea mantener las compras de bonos a razón de 120 mil millones de dólares mensuales durante mucho tiempo más. Sus declaraciones de las últimas reuniones del banco central lo muestran incómodo, como pidiendo disculpas por tener que recortar esa montaña de dinero que coloca en la economía, y que le da vida a la bolsa de Nueva York. Según Powell, la inflación es transitoria, y en el mediano plazo volverá a la meta del 2%. Olvida el funcionario que si bien a los mercados les agrada el estado actual de cosas, los consumidores pagan mucho más por lo mismo, que eso es en definitiva la inflación. Por otra parte, es bueno considerar que los datos publicados son absolutamente generales, pero que la inflación real está muy encima de esas cifras.

Sin embargo, apenas se inició la sesión americana de la víspera, los operadores volvieron a la realidad. Y la realidad marca que la inflación será transitoria, pero sigue altísima, y si no se toman medidas pronto será incontrolable. La bolsa de Nueva York cayó fuerte al cierre de la sesión, y este clima se mantiene en las primeras horas del miércoles.

Por si alguna duda queda acerca de que las cifras no cayeron bien, solo hay que observar el comportamiento de los llamados “activos de refugio” como el yen, el franco suizo y la onza de oro. En todos los casos se fortalecen, en menor medida el oro sí, pero lejos de sus mínimos, y con el yen muy punzante en estas horas. Se está dando la situación típica de estos casos: si las cosas comienzan a complicarse, el dólar fortalecerá, pero no en todos los casos: el yen siempre estará a salvo, y también lo estará el oro.

Esto, naturalmente, genera movimientos sumamente interesados en los “pares cruzados” en los que interviene el yen, que va a contramano de las monedas principales. En todos los casos, siendo el yen moneda cotizada, se mueven a la baja con fuerza.

El euro, la libra esterlina y el dólar australiano no han caído con tanto énfasis, y no presentan este miércoles una tendencia del todo clara. La libra había caído a mayor velocidad en la víspera, anunciando que podía crecer con igual ritmo a primera hora de la fecha, y no decepcionó: la inflación de Reino Unido quedó muy por encima de lo esperado en términos anuales, y la divisa británica logró recuperarse por minutos, para volver sobre sus pasos en estos momentos.

Lo que viene es el índice de manufacturas de Nueva York, de poco impacto en los precios, y la inflación de Canadá, imprevisible, como todos los datos provenientes de ese país.

Será la apertura de la bolsa de Nueva York la que defina la tendencia final del dólar para este miércoles, donde los operadores buscan comprar acciones después de una dura baja que sufrieron -algunas de ellas- en la víspera.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

Los mercados expectantes ante los datos de inflación de EE.UU.

Hola Amigos, buen día. Poco tuvo para ofrecer el mercado de divisas el lunes pasado el mediodía de Nueva York. Es que lo que viene es realmente fuerte, y los mercados suelen tomar con suma cautela los datos clave, como el que tenemos este martes a las 8:30, las cifras de inflación minorista de agosto.

En circunstancias como estas es cuando se ve claramente como el eje de las noticias sobre las cuales se mueven los mercados va cambiando. Lejos de ser los datos de empleo las cifras más esperadas, las de inflación son las que acaparan la atención de los inversores, toda vez que si la inflación crece por encima de lo esperado, a la Fed no le quedará más alternativa que comenzar a reducir sus compras de bonos, que actualmente ascienden a 120 mil millones de dólares mensuales.

Los pronósticos, en principio, le traen algún alivio a la Fed y a Wall Street, que eventualmente es donde más va a impactar el anuncio. Se espera que la inflación subyacente (que excluye alimentos y energía) haya crecido un 0.3% en agosto, en tanto el índice general habrá crecido un 0.4%. En términos interanuales las mediciones podrían caer a 4.2 y 5.3% respectivamente, cifras insólitamente altas, pero en línea con los tiempos que corren.

Una medición por encima de estos pronósticos no hará más que hacer caer a las acciones principales en Nueva York -el lunes tuvieron un comportamiento mixto, con Tesla creciendo en buena forma por ejemplo- y le dará impulso al dólar.

En el mercado de divisas, el euro, que había iniciado la semana a la baja, llegando al mínimo de 1.1770, se recuperó ligeramente para moverse en estas horas en torno a 1.1810. La tendencia del gráfico de 4 horas se mantiene bajista, aunque con algunos indicios de recuperación para la moneda única. Para posicionarse al alza, el cruce EUR/USD deberá correr por encima de 1.1840 y, así y todo, la zona de 1.1855 (61.8% de retroceso de su actual baja) no le será fácil de superar.

La libra esterlina luce mejor que el euro, con un precio de 1.3874 ante el dólar, pese a que los datos de empleo de Reino Unido, conocidos a primera hora, no fueros satisfactorios. La zona de 1.3890, máximo de la semana pasada, es el objetivo a vencer este martes para la divisa británica, y si lo logra, 1.3915 será el objetivo a seguir.

El yen, por su parte, se mueve sin cambios a 110.02 ante el dólar, con una tendencia lateral en el gráfico de 4 horas, y actuando nuevamente como árbitro del mercado. Claramente, un dato de inflación alto favorecerá al dólar en varios frentes, pero no ante el yen, que en dicho caso tendrá mucho por ganar. El quiebre de 109.70 (eterno nivel de soporte o resistencia, verificable desde muchos años a la fecha) le dará un nuevo impulso al yen.

El dólar canadiense detuvo su volatilidad de la semana pasada, y no ofrece una clara pista de hacia donde puede dirigirse este martes, en tanto el dólar australiano se encuentra “estacionado” en el 38.2% de retroceso del alza anterior. Como se ve, el mundo financiero está pendiente de los datos de inflación de este martes, que son mucho más importantes que en otros tiempos. La Fed tomará nota, y procederá la semana próxima.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.