Índices bursátiles imparables; dólar mixto

Hola Amigos, buen día. Los índices bursátiles de Nueva York siguen tocando día a día máximos históricos, en un rally que tiene pocos antecedentes en los últimos años. Los futuros de los índices Dow Jones, Nasdaq 100 y S&P 500 volvieron a tocar, a primera hora de este viernes, nuevos máximos, extendiendo sus ganancias, pero abriendo un interrogante que en verdad ya viene desde hace unos cuantos días ¿hasta cuando puede extenderse este estado de cosas?

Esta semana, claramente, se justifican las ganancias. Estados Unidos y China firmaron un acuerdo que parece histórico, que comienza a cerrar la guerra comercial que enfrenta a ambos países desde hace años. El evento, que tuvo una mediana difusión y nulo efecto en los mercados, ya parece haber estado descontado en los precios desde antes, y sus implicancias se verán con el tiempo. El único nubarrón que apareció es que gran parte de los aranceles impuestos se mantendrán durante más tiempo, en algunos casos hasta después de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020, y en otros hasta la “fase dos” de este acuerdo, sobre la cual ciertos funcionarios de primer nivel dijeron estar ya trabajando. Este viernes, además se conoció el PBI trimestral de China, con un crecimiento por encima de  lo esperado.

En este contexto, el dólar presenta un panorama mixto, y con un mercado de divisas sin muchas alternativas. El euro se mueve en un canal alcista, cuyo máximo es a su vez el máximo del jueves, en 1.1170, aunque su precio actual de 1.1134 no sugiere mayores ganancias durante la sesión de la fecha. El quiebre de 1.1130 podría cambiar su impronta alcista, para apuntar a 1.1100 en primer término, soporte seguido de 1.1065.

La libra esterlina, en tanto, cotiza a 1.3078 contra el dólar, con una tendencia alcista algo más marcada, y con objetivos en 1.3100 y 1.3130 para el resto del día. Se acerca el Brexit, y con ello la presión sobre la libra, que ahora además tiene más motivos para caer: datos macro de Reino Unido con cifras decepcionantes, que estimulan al BoE a recortar los tipos de interés en los próximos encuentros de política monetaria. Lejos quedaron los tiempos del 3% de inflación, en los que el banco central no pudo elevar la tasa por la incertidumbre del Brexit.

Por su parte, el yen acaba de tocar un nuevo mínimo desde mediados de mayo de 2019, al tocar 110.21, y la tendencia del par USD/JPY se mantiene alcista en el gráfico de 4 horas. La superación de 110.30 podría extender con fuerza el rally del dólar, con un objetivo de máxima en 110.10, el gap que dejó el 3 de mayo pasado el cruce.

La sesión del viernes no será especialmente importante. Salvo alguna información fuera de programa, la publicación del índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan no será suficiente para cambiar el panorama actual, y todo se dirige a una sesión de suaves movimientos, cuando en el horizonte comienzan a perfilarse las reuniones de política monetaria de la Fed, el BCE y el BoE, que sí tendrán un fuerte peso en los precios.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.

Reaparece Angela Merkel y despierta a Europa; euro al alza

Hola Amigos, buen día. La firma del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, contra todos los pronósticos, pasó sin que el mercado haya mostrado una mínima reacción. La habitual catarata de tweets del presidente Donald Trump esta vez no fue tal, y todo se pareció a una cuestión meramente protocolar. Eso sí, ya quedó abierta la puerta a la fase dos del acuerdo, cuando aún no se termina de digerir la primera fase. Los aranceles, o buena parte de ellos al menos, sigue allí, y no serán removidos hasta las elecciones de noviembre, en las que el propio Trump se juega su reelección.

En medio de este contexto, que dejó atrás uno de los eventos más importantes del año sin pena ni gloria, reapareció desde Alemania la canciller Angela Merkel, recobrando protagonismo. Merkel es, si no la mejor, una de las mejores líderes políticas del siglo. Logró estabilizar a la Unión Europea en los peores momentos de la crisis, y buena parte del bloque, comenzando por Grecia, le debe su estabilidad actual a su gestión. Se la extrañará cuando no esté, y no falta mucho para que ello ocurra, según la propia Merkel lo expresó.

Esta vez, la líder alemana habló acerca del Brexit. Y lejos de culpar a los británicos por la salida, advirtió que la salida de Reino Unido de la UE es un llamado de atención para Europa. Sus palabras podrían ser vistas como un puente que intenta tender con las islas británicas, en los días previos a la ejecución del Brexit, prevista para el 31 de enero.

En parte, el alza que presentó el euro durante el miércoles se debió a estas declaraciones, que aparecerán este jueves en un medio británico, al margen de que el optimismo reinante en los mercados le dieron un impulso alcista adicional.

También la libra logró recuperarse en buena forma, aún cuando suenan cada vez más fuertes las voces que hablan de un recorte de tipos de interés del Bank of England en sus próximos encuentros. Queda prácticamente descartado que ello vaya a suceder en los próximos días, más aún cuando horas después tendrá lugar el Brexit; pero sí podría haber un recorte en mayo, atacando cualquier posición alcista de la libra de ese entonces.

La bolsa de Nueva York sigue en estado de gracia, alcanzando nuevos máximos históricos día tras día. Esta vez, la firma del acuerdo Estados Unidos – China fue un buen motivo para reafirmar el buen ánimo y clima de negocios; pero también queda claro que esto no puede extenderse mucho tiempo más. Los índices principales presentan niveles de sobre compra extrema, y en estas circunstancias es fácil esperar una corrección importante y próxima.

En otro orden, tanto el oro como el petróleo quedaron en posiciones expectantes el miércoles, pero sin demasiadas pistas hacia el futuro próximo. Sí, en cambio, se destaca el platino: supero los 1020 dólares en la víspera, llegando a sus máximos de fines de enero de 2018. Un metal vinculado a la producción y no al refugio como el platino tiene mucho para festejar en estas circunstancias, y así lo está haciendo.

La publicación de la cifra de ventas minoristas de diciembre completa el calendario de este jueves para la sesión americana. No se espera, de todos modos, que su impacto sea decisivo para el dólar.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

Llegó el día del acuerdo comercial: máxima expectativa en los mercados

Hola Amigos, buen día. Después de varios meses interminables, llega el día de la firma del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Los mercados, naturalmente, se encuentran con la vista puesta en la ceremonia, que tendrá lugar a las 11 del este. En Nueva York, los futuros de los índices principales volvieron a tocar máximos históricos en la tarde del martes, extendiendo un rally de largo plazo que no conoce muchos precedentes. A la vez, el oro y el yen, si bien se mantuvieron estables, mantuvieron -y mantienen- sendas tendencias bajistas de corto plazo.

No pareciera haber lugar para deslices ni contratiempos. Lo que China busca, que es un acuerdo medianamente favorable que le permita expandir su economía sin tantas trabas como hasta ahora, y lo que Estados Unidos (llámese presidente Trump) desea, que es tener un año de crecimiento, con alto consumo y sin contratiempos, esta vez parece tener un buen final.

Sin embargo, llaman la atención algunas cosas que quienes analizan gráficos hace mucho no dejan pasar por alto. Una de ellas es que las acciones del NYSE siguen creciendo como si nada ocurriera en el mundo, y la vieja frase de “comprar con el rumor, vender con la noticia” ya se escucha muy seguido en el mundo financiero.

Por otro lado, y dada la importancia del evento, es muy escasa la difusión que ha tenido fuera del ámbito de los mercados. Incluso el presidente Trump, que envía tweets prácticamente por todo, esta vez aparece extrañamente callado. ¿Será que se ha visto obligado a ceder en lo que no quería? ¿O será acaso que Estados Unidos dejará los aranceles en vigencia hasta las elecciones de noviembre, algo inesperado y cuya respuesta china aún no llegó? El oro luce además muy bajista, como si la crisis de Medio Oriente no hubiera ocurrido; algo similar sucede con el yen, aunque en su caso podría emparentarse su baja con el alza general del dólar.

Concretamente, y para no dejar un halo de misterio, la inquietud es: si el acuerdo es tan bueno ¿por qué no se dan detalles del mismo en profundidad? La hora elegida para su firma, una hora y meda después de la apertura de Wall Street ¿será casual?

Como siempre hay bancos que leen los periódicos de pasado mañana -coloquialmente, cuentan con información privilegiada-, en nuestra opinión no habrá mejor termómetro de lo que viene que lo que ocurra entre las 9:30 del este, hora de apertura del mercado americano, y la firma. Si todo sube mucho, en exceso y sin mucho control, el acuerdo no será lo bueno que se espera. Y la reacción del mercado posterior a la firma, tampoco.

De todos modos, no hay lugar para las alarmas. Si la cercanía de una guerra declarada entre Estados Unidos e Irán apenas sacudió a los mercados unas pocas horas, un acuerdo no tan beneficioso podría tener el mismo efecto. Los mercados suelen exagerar sus reacciones, y por eso funcionan como funcionan.

Ante un día así, el euro, la libra esterlina, el yen, se ponen a las órdenes del dólar. El euro, sin reacción, transitando la ancha franja que va desde 1.1100 a 1.1200, y sin pistas claras; la libra, a la espera del dato de inflación del Reino Unido, pero con una buena reacción alcista, y con un doble suelo en el gráfico de 4 horas, que puede estirar sus ganancias a la zona de 1.3070. Y el yen, a la espera del acuerdo, cerca de 110.00, y con potencial para ir a buscar 110.30 en primer término, si es que todo sale como se espera.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.