Datos alentadores de China, pero un calendario difícil en EE.UU.

Hola Amigos, buen día. Sorpresivamente, el PMI de manufacturas de China, la principal medición del sector más importante del gigante asiático, volvió a posicionarse sobre los 50 puntos, la línea sobre la cual marca expansión del mismo. Se esperaba una recuperación, pero desde los fatídicos 35 puntos que tuvo en febrero, la peor medición de su historia. Los pronósticos hablaban de unos 45 puntos, que fueron claramente superados por los 52 puntos publicados, una cifra realmente alentadora, y que de alguna forma muestra que la economía china comienza a recuperarse de la crisis que ahora impacta de lleno en todo el mundo.

La novedad despertó al petróleo, que el lunes llegó a su mínimo desde 2002 al tocar 20.14 dólares. Desde dicho mínimo recuperó más de 3.50 dólares por barril WTI, y si bien mantiene una tendencia bajista muy clara y difícil de revertir en el corto plazo, la superación del ahora cercano nivel de 25 dólares podría darle algo más de aire a la materia prima en las próximas horas.

El dato es importante no solo en sí mismo, sino también para el resto de las materias primas, que generalmente se mueven en línea con el petróleo. Y si las mismas comienzan a tomar fuerza, la presión que está sufriendo el tipo de cambio en prácticamente toda Latinoamérica, donde el dólar se ubica en máximos históricos ante la mayoría de las divisas, con algunas correcciones puntuales como las de fines de la semana pasada.

Respecto a las monedas “duras”, el euro comenzó a perder fuerza el lunes, luego de llegar sobre el cierre de la semana anterior a 1.1146. El par EUR/USD cotiza al momento a 1.0975, con una tendencia alcista que luce muy frágil, justo por encima de la línea cuyo quiebre podría provocar una caída mayor de la moneda única. La caída del dólar de los últimos días, producto de los planes de estímulo impulsados por el gobierno de Estados Unidos y la Fed parece quedar absorbido por el mercado, y la divisa estadounidense se fortalece nuevamente. El día es clave para el cruce: cierra el mes, cierra el trimestre, y un cierre debajo de 1.1040, precio de apertura de marzo, dejará al euro bajista por tercer mes consecutivo. Ello, considerando además que la amplitud de este mes tan turbulento fue de más de 800 puntos.

La libra esterlina, por su parte, cotiza a 1.2344, con una tendencia alcista algo más firme que la del euro, aunque los indicadores del gráfico de 4 horas presentan algunos signos de debilidad. La divisa británica finalizará el mes con pérdidas importantes, luego de una apertura en 1.2790, aunque regresando de un insólito nivel de 1.1408, su mínimo desde 1985. Poco previsible es el destino inmediato de la libra, por lo que conviene revisar su nivel día a día. La crisis actual ha impactado en la tradicional moneda, que en verdad viene ya vapuleada por el tortuoso proceso del Brexit, que parece de otra época. Sin embargo, este martes hace dos meses que se ejecutó la salida de la Unión Europea, tema del cual nadie ya se acuerda.

El yen también terminará marzo con una baja, aunque no significativa. La divisa nipona, siempre estable y elegida por los inversores a la hora de buscar refugio, esta vez no cumplió dicha función en forma permanente, y cayó ante el dólar durante varios días consecutivos, aunque volvió a ganar terreno en la medida que la crisis se agravó. Todo indica que en abril podrá recuperar mayor terreno y apuntar a la zona de 105.00.

Caso aparte es el del oro, que tuvo una notable oscilación entre los 1703 dólares que tocó a inicio de mes producto de la búsqueda de refugio, y los 1450 dólares que alcanzó días después producto de una salida de capitales del metal precioso, que terminaron colocados en Bonos del Tesoro. El final del mes encuentra a la onza con un sesgo alcista, a mitad de camino entre ambos niveles, en la zona de 1606 dólares.

El calendario de noticias de este martes incluye el primero de una serie de datos clave: el índice de confianza del consumidor del Conference Board. La medición se conocerá a las 10:00 del este, y puede tener un alto impacto en los precios del dólar, y también en la bolsa de Nueva York, donde los futuros de sus índices principales están creciendo progresivamente, aunque lejos de superar, los del Dow Jones como ejemplo pero que se puede extender al resto, los 22620 puntos de máximo del viernes. Este es el 38.2% de retroceso de la caída de las últimas semanas, y su superación podría suponer un camino alcista más sustentable en los próximos días.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

Una semana de agenda completa (y alarmante) para los mercados

Hola Amigos, buen día. Se inicia una semana combina los habituales informes de fin de mes, y también los de inicio del mes siguiente. Y todo parece indicar que los datos a conocerse no caerán bien en los mercados. A la encuesta de confianza del consumidor del Conference Board, que al cabo será una copia de la de la Universidad de Michigan, que ofreció su menor guarismo desde octubre de 2016, se le suman datos clave, como de empleo, manufacturas y servicios.

El dato de la Universidad de Michigan del viernes es significativo. La confianza del consumidor tan baja indica que cualquier compra de bienes durables, o planes de mudanza, inversiones importantes o cualquier otra actividad fuera de lo habitual quedará para mejor oportunidad. Y esto es complicado para una economía que comienza a crujir a nivel global, en el contexto de una crisis que tendrá especial virulencia en Estados Unidos, pese a la montaña de dinero que el gobierno y la Fed inyectarán.

Los datos de empleo (la encuesta ADP el miércoles y el del Departamento de Trabajo el viernes) volverán a niveles de 2009. En aquella oportunidad se llegaron a perder casi 700 mil empleos por mes en los peores momentos, y recién en 2010 comenzó a estabilizarse el mercado laboral.

En cuanto a las encuestas ISM, la de manufacturas probablemente arroje sus más bajos niveles en 11 años, al igual que la del sector de servicios, que venía remontando en los últimos meses.

Con este panorama por delante, hay varias preguntas que cabe hacerse. La primera es si esta crisis durará mucho tiempo o, como muchos especulan en la bolsa de Nueva York, en pocos meses será superada. La crisis del virus ha llegado a Estados Unidos, y la cantidad de casos detectados, como la de víctimas que lamentablemente se ha cobrado parecen encaminarse a ser las más graves del mundo. La política del gobierno de Donald Trump para combatir la expansión del virus es confusa y errática, con idas y vueltas que combinan el temor a un contagio masivo con la convicción de que ante una cuarentena prolongada el país ingresará en recesión, y la reelección de Trump quedará trunca.

La otra pregunta importante es como reaccionará el dólar ante semejante batería de datos negativos. El de peticiones semanales de subsidio por desempleo del jueves pasado, por lejos el peor de la historia, no surtió efecto alguno en los mercados. Muchos opinan que el dólar volverá a crecer pese a los informes malos, dado que ante una circunstancia extrema los operadores se volcarán al billete; otros, más ortodoxos, creen que el reinado actual del dólar quedará por un tiempo de lado.

El problema adicional para que el dólar baje es que del lado del euro, la libra esterlina y el yen, sus principales rivales, tampoco aparecen incentivos importantes. El euro comenzará a transitar una nueva etapa, con un récord de dinero colocado por el Banco Central Europeo, y con una emisión de 750 mil millones por parte de Alemania, que sale de este modo de su tradicional disciplina fiscal.

La libra esterlina creció fuerte la semana anterior, pero no parece tener fuerza para seguir mucho más. Todo se encamina a que la zona de 1.2000 sea el soporte de los próximos días, en momentos en que la crisis también pega fuerte en Reino Unido. El Banco de Inglaterra prometió ayuda, y recortó fuera de calendario su tasa de interés, y el crecimiento de la libra pareció más vinculado a la debilidad del dólar de los últimos días que a su propia fortaleza.

El yen puede ser la excepción, si es que los mercados vuelven a buscarlo como refugio. Su fuerte crecimiento de los últimos días es significativo, y podría mantenerse firme durante la semana que se inicia.

Este lunes, en realidad ya en la mañana asiática del martes, podría llegar un pequeño alivio para esta situación si, como se espera, el dato de manufacturas de China crece por encima de los 42 puntos, después de su dura caída a 35 puntos en febrero.

La reacción inicial de los futuros de los índices de Nueva York no fue tan dura como en las últimas semanas. La apertura volvió a ser negativa, pero al menos no perdieron tanto terreno, y esto, en el actual contexto, merece destacarse.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.