Guerra comercial y elecciones en EE.UU., las claves del nuevo año

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a 2020, que sea un buen año para todos.

La libra esterlina finalizó diciembre con un alza importante, en un desafío al duro camino que le tocará transitar en los próximos meses. Luego de tres años y medio, el Brexit parece encaminarse y queda listo para comenzar la salida de Reino Unido de la Unión Europea para el próximo 31 de enero. Pero las derivaciones de la salida son infinitas, y se especula con que pasarán años para que el divorcio sea total.

En otro orden, la inminente firma de un acuerdo “fase uno” entre Estados Unidos y China que termine parcialmente con la guerra comercial, ha levantado el ánimo de los mercados en diciembre. El viaje que emprenderán el sábado altos funcionarios chinos con rumbo a Washington estaría orientado justamente a la firma de dicho acuerdo. La ceremonia de la firma ya había sido anunciada por el gobierno de Estados Unidos la semana pasada.

Este buen clima de negocios dominante se refleja en el comportamiento de varios activos principales: el índice S&P 500 ganó en todo 2019 un 29%, en tanto el Nasdaq 100 ganó el 38%, su mejor medición desde 2009. Las acciones europeas finalizaron el año, con algunos altibajos en el medio, con un 23%, también su mejor performance desde 2009. En tanto, el petróleo WTI ganó un 38.08% en todo el año, y la onza de oro rozó el 20% de crecimiento.

El año que se inicia tendrá dos ejes muy claros: la continuación de la guerra comercial y las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El conflicto entre las dos potencias más importantes del mundo no finaliza con el próximo acuerdo, ni mucho menos. Las treguas impuestas en diciembre de 2018 y en junio de 2019 se esfumaron con nuevas sanciones y amenazas mutuas, y no hay muchos motivos para pensar en un arreglo definitivo en esta oportunidad.

Pero así como el presidente Trump se mostró agresivo durante los dos años anteriores, ahora es el premier chino, Xi Jinping, quien tiene más para ganar. Y es que las elecciones de Estados Unidos, previstas para el primer martes de noviembre, determinarán la continuidad o no de Trump. El presidente sabe que debe llegar a esa instancia con una economía estable, cosa que hasta ahora consiguió, y que en buena parte ello depende de que la situación con China se normalice, o al menos que no se agrave.

Yendo a la estricta actualidad, y ya con el mes de enero en marcha, no solo la libra se muestra alcista. El euro cerró el martes por encima de 1.1200, y pese a que pueden producirse correcciones de importancia, podría continuar en su camino alcista unos días más. También el yen se muestra ganador, con un rally de cierre de mes que lo llevó bien por debajo de 109.00, cuando los pronósticos apuntaban a una fuerte debilidad de la moneda nipona en los últimos días del año.

Claro que hay que considerar que el cierre anual es también época de vencimientos de opciones, contratos de futuros, y que también aplica el carry trade en varios instrumentos. Con el paso de los días se verá si las monedas europeas y el yen son capaces de mantener esta fortaleza.

El calendario de noticias para los dos primeros días hábiles del año luce modesto, aunque tiene dos datos importantes. El viernes, el ISM manufacturero de diciembre volverá a quedar debajo de los 50 puntos, una marca que es, tal vez, la alarma más importante que presenta la economía estadounidense en estos tiempos. También el viernes se conocerán las Minutas de la última reunión de la Fed, que determinó un freno en el recorte de tipos de interés.

Se asoma todo un año, repleto de oportunidades, para aprender y operar (en ese orden, y no el inverso, como muchos ofrecen). ¡A aprovechar cada día!

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

Wall Street retrocede en las últimas horas del año

Hola Amigos, buen día. Termina un intenso año para los mercados financieros, signado sin duda por dos eventos clave: la guerra comercial y el Brexit. Si bien se trata de conflictos que se vienen desarrollando desde hace mucho tiempo -el Brexit lleva ya tres años y medio-, sobre el cierre del año no se ven definiciones claras.

La guerra comercial ofreció en las últimas semanas algunos signos de distensión, y como prueba, el próximo sábado viajará a Washington una delegación de alto nivel de China, con el propósito de firmar el acuerdo comercial con Estados Unidos. Si se trata de una reunión preparatoria para una cumbre entre el presidente Donald Trump y el premier Xi Jinping aún está por verse, aunque la calidad de los funcionarios intervinientes podría indicar lo contrario.

Pese a la buena noticia, las acciones principales cedieron el lunes, con los índices Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq 100 cayendo moderadamente. En todos los casos, los índices mantienen nítidas tendencias de largo y mediano plazo, aunque perdieron velocidad y dirección en sus caminos alcistas de las últimas sesiones.

La sesión americana del martes será muy tranquila, con movimientos muy medidos. Lo mismo aplica a las monedas principales. Aunque, claro está, esto no es seguro. Algún memorioso recordará cuando el euro, que aún se hallaba en plena etapa de desarrollo, tocó 1.3669, máximo histórico, cuando quedaban minutos para finalizar la última rueda del año, y con la mayoría de los brokers ya cerrados, para caer más de 200 puntos en 15 minutos. Corría el año 2004.

Pero las divisas principales no se encuentran ahora en esos niveles. El dólar termina el año con un sesgo de debilidad muy moderada, ante la búsqueda de riesgo de los inversores. No parece, de todos modos, que esta caída de la divisa norteamericana se extienda durante muchos días.

El oro sigue ofreciendo sorpresas. En una sesión de escasas variantes, la onza cotiza a 1524.30 dólares, con una tendencia alcista muy marcada, pero también con una sobre compra que hace inminente su corrección bajista. No será fácil que cubra el gap que dejó entre el 24 y 26 de diciembre, aunque si se firma el acuerdo entre Estados Unidos y China su baja será inevitable.

Y ya no queda tiempo para más. Se van las últimas horas del año, y es momento de agradecer. Como cada año, vaya en estas líneas nuestra gratitud a nuestros lectores, en esta columna que ya ha superado los 15 años, y que con tanto cariño escribimos cada día.

Nuestros mejores deseos de un excelente año 2020 para todos.

A la espera de la noticia del año

Hola Amigos, buen día. A falta de solo dos días para terminar el año, los mercados esperan un gesto de los gobiernos de Estados Unidos y China que defina la fecha y el lugar de la firma de un acuerdo “fase uno” en el contexto de la guerra comercial que ambos países sostienen.

Si bien ya se han alcanzado acuerdos en el pasado, tanto el de Buenos Aires en diciembre de 2018 como el de Osaka en junio de este año, no habían generado la expectativa que provoca este. Previendo un acuerdo, los índices bursátiles de Nueva York han alcanzado máximos históricos prácticamente a diario durante el mes que termina, y los inversores en general se han volcado a activos de riesgo, haciendo retroceder al dólar, y premiando a las monedas europeas. La excepción es el yen, que siempre actúa como seguro ante situaciones de crisis, y esta vez le tocó caer moderadamente.

Por ello mismo es que llama la atención el alza del oro. El metal precioso se perfiló como ganador del mes, y salvo alguna circunstancia, así va a terminar. Si se trata de un movimiento tipo burbuja, generado por algunos bancos formadores que esperan la noticia del acuerdo para hacerlo caer violentamente es algo que sabremos muy pronto. Ya ocurrió algo así el pasado jueves 12, cuando el presidente Donald Trump envió un mensaje eufórico, pero no muy espontáneo: una hora antes, el oro ganó 12 dólares. Significa que, antes de transmitir su mensaje por Twitter, se la transmitió a algunos operadores.

Pero los mercados en general no miran esas “minucias”. Ahora parece tiempo de festejar, y solo algunos se atreven a mirar como, por ejemplo, el índice Dow Jones gana terreno pero con alzas cada vez más moderadas. Esto es: máximos ascendentes, sí, pero muy cerca de los mínimos ascendentes.

Los informes de fin de mes, ya adelantados días atrás, dejan la agenda del lunes casi vacía. Tan solo el PMI de Chcago, dato importante aunque de bajo impacto en los precios, se conocerá a las 10:00 del este.

Mientras tanto, el oro sigue ganando, el petróleo, también aunque un poco menos, el euro gana la batalla mensual después de haber puesto en riesgo la cota de 1.1000, y la libra, que pronto será nuevamente vapuleada por el indescifrable Brexit, también termina con una victoria este mes.

Ya casi no queda tiempo para cambios de tendencia. Lo bueno es que los mercados terminan el año de buen humor, o al menos eso parece. Aún quedan unas cuantas horas, y tanto Trump como Xi tienen la palabra.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.