Estados Unidos y China le dan forma al acuerdo; BCE, inmóvil

Hola Amigos, buen día. Estados Unidos y China dieron un nuevo paso en la búsqueda de un acuerdo que vaya poniendo fin a la guerra comercial. En las últimas horas, una declaración emitida por el gobierno chino instó a recortar los aranceles que mutuamente se han impuesto ambos países en forma simultánea y en la misma proporción. Al presidente Trump se le termina el tiempo de especular, y deberá tomar decisiones si no desea perder electores a causa de la desaceleración de la economía, que ya es evidente. De manera que, creemos, esta vez es mucho más viable que el acuerdo tenga lugar, aunque quedará lejos la solución final de este conflicto.

El inicio de la sesión europea muestra a los futuros de los índices de Nueva York al alza, con fuertes ganancias inmediatas, ante los anuncios. A la vez, la onza de oro y el yen, activos de refugio que durante la sesión del miércoles se habían apreciado por ciertas dudas respecto a esta contienda, vuelven a ceder posiciones. El yen, por caso, cae de 109.00 y tiene ahora objetivo en 109.35, nivel cuyo quiebre podría determinar un alza del par USD/JPY mucho más importante. Por el lado del oro, vuelve sobre sus pasos y cotiza a 1485 dólares, con una tendencia que, si bien no había dejado de ser bajista en el corto plazo, había mostrado ciertos signos de agotamiento. La zona de 1480 dólares aparece ahora en el horizonte inmediato.

El euro, en tanto, se mueve sin cambios, en torno a 1.1070, con una tendencia bajista de corto plazo, y con una formación de cambio de tendencia -doble techo-, apreciable en el gráfico diario, y que no ha sufrido variaciones en la víspera. De este modo, la moneda única podría apuntar a 1.0965 en las próximas jornadas.

La libra Esterlina, por su parte, estará en foco este jueves. El Banco de Inglaterra (BoE) dará a conocer su declaración de política monetaria a las 7:00 del este, sin cambios previstos en la tasa de interés, y con su plan de compra de activos sin modificaciones.

El BoE se encuentra impedido de tomar decisiones de fondo hasta que la cuestión del Brexit se encuentre al menos encaminada. Si bien la inflación cayó del más del 3% a poco más del 1.6% en términos interanuales, hubo durante los últimos años indicios de que la entidad comandada por Mark Carney debió elevar la tasa de interés, que actualmente se ubica en el 0.75%. Sin embargo, los avatares del Brexit impidieron cualquier cambio.

Respecto a esta escandalosa salida de Reino Unido de la Unión Europea, no se produjeron noticias relevantes. Siguen las declaraciones cruzadas entre los conservadores y los laboristas, pero el tiempo pasa y las encuestas siguen favoreciendo a Boris Johnson, que si gana tendrá vía libre para negociar con la UE en forma más legítima que ahora.

La libra no presenta variaciones en estos días, y se mueve en un camino lateral, sin amplitud de precios. Las Bandas de Bollinger medidas en el gráfico de 4 horas se encuentran muy cerca de la SMA de 20 períodos, reflejo fiel de lo poco que la moneda británica tiene para ofrecer en estas horas.

La sesión americana de este jueves entonces tiene el atractivo de ver si los avances en las negociaciones entre las dos primeras potencias globales tienen el poder de sostener a las acciones en altos niveles. Al cabo, los índices apuntan otra vez a máximos históricos, estirando un rally que parecía entrar en su fase final meses atrás.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

El acuerdo EEUU – China, en zona de definición

Hola Amigos, buen día. El acuerdo “fase uno” como se lo denominó, entre Estados Unidos y China, entra en días clave. Son varios los indicios que hablan de la firma del mismo en las próximas semanas, aunque en las últimas horas del martes desde China cuestionan la forma en que Estados Unidos irá recortando los actuales aranceles.

China pretende que las sanciones impuestas desde el año pasado sean retiradas de inmediato, al igual que los aranceles actuales, o que estos queden reducidos a una mínima expresión. Estados Unidos anunció días atrás que no implementará nuevos aranceles, y que quitará una parte sustancial de los actuales.

Los mercados se encuentran en un estado de fuerte expectativa, con ganancias importantes para el dólar, y con los índices bursátiles en máximos históricos, más allá de alguna corrección puntual. En estos casos es donde uno puede preguntarse si -otra vez- se impone el dicho “comprar con la versión, vender con la noticia”.  Los climas de euforia antes de los anuncios suelen anticipar una decepción grande, y es por ello que conviene tomar precauciones en las compras de acciones, índices, y el propio dólar.

La moneda líder creció con fuerza el martes en todos los frentes, aunque es cierto que no solo lo hizo por la inminencia del acuerdo comercial. El ISM de servicios de octubre, conocido a mediados de la sesión americana, le dieron aliento a la primera economía global, con una medición por encima de lo esperado, y que aleja al índice de los peligrosos 50 puntos, que marcan contracción del sector que abarca más del 80% del PBI local.

No es sencillo, de todas formas, que el dólar siga en la misma dirección durante las próximas horas. El euro luce algo agotado en su instancia actual, en 1.1085, luego de visitar la zona de 1.1065; la libra esterlina cotiza a 1.2890, luego de llegar a 1.2865; ambas divisas parecen tener un terreno alcista por delante este miércoles, aunque con un alcance limitado. Por caso, el gráfico diario del EUR/USD presenta una clara figura de cambio de tendencia -doble techo-, que podría llevar a la moneda única a la zona de 1.0965 en los próximos días.

En cuanto al yen, si bien también recupera posiciones, todo indica que puede caer más allá de 109.35 en las próximas horas, en cuyo caso la zona de 109.65 y luego 110.00 aparecen en el horizonte.

La onza de oro también cayó con fuerza en la víspera, quebrando la zona de 1480 dólares por momentos, con una ligera recuperación posterior, que la lleva a los actuales 1486 dólares. La tendencia del gráfico de 4 horas se mantiene bajista para el metal precioso, por lo que el quiebre de 1479 dólares, mínimo de la víspera, podría acelerar su baja.

Respecto al petróleo, tocó 57.43 dólares el barril WTI el martes, con una ligera baja posterior, y con una tendencia alcista algo agotada. Los indicadores del gráfico de 4 horas marcan que puede continuar la corrección bajista, aunque el quiebre de 56 dólares podría cambiar el panorama actual de la materia prima.

El calendario de noticias de este miércoles no ofrece noticias relevantes, aunque claramente la evolución de las negociaciones entre Estados Unidos y China tendrá un lugar importante en los movimientos del día. Respecto al Brexit, no se han producido avances claros, y todo se encamina a que en las elecciones del próximo 12 de diciembre se defina la cuestión como debe ser, en manos de los votantes.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el  jueves.

Un dato clave para la economía de EEUU pone en riesgo al dólar

Hola Amigos, buen día. Como la mayoría de los lunes, el de ayer fue un día de consolidación de precios. Los mercados aún continúan digiriendo las decisiones de política monetaria de la Fed, y los datos de empleo y manufacturas, que no han sido del todo buenos, pese a que fueron mejores de lo esperado. El dólar se mantiene mayoritariamente débil en varios frentes, aunque el clima de negocios ha mejorado sensiblemente, como lo prueban los nuevos máximos históricos de los índices bursátiles principales en Nueva York. En la víspera, tanto el Dow Jones, como el S&P 500 y el Nasdaq 100 alcanzaron tales guarismos.

También el petróleo se ve fuerte. La probable firma de un acuerdo entre Estados Unidos y China, que buscan al menos bajar los decibeles al conflicto comercial que enfrenta a ambos países desde hace más de un año, le da ciertas esperanzas a los mercados, que terminaron premiando a la materia prima. Como contrapartida, las monedas vinculadas al petróleo, como el dólar canadiense, se han visto fuertemente beneficiadas.

Respecto al acuerdo, y una vez suspendida la reunión que iba a tener lugar en Santiago de Chile entre Donald Trump y Xi Jinping, el presidente de EEUU. dijo el lunes que fijar un nuevo lugar es muy sencillo, e invitó a su colega a hacerlo en su país en las próximas semanas. Este mensaje disparó a los índices en el momento.

Este martes, sin embargo, llega con un dato de riesgo: el ISM de servicios, la encuesta que mensualmente se publica en forma de índices el tercer día hábil del mes, y que necesita mostrar valores mayores a los 50 puntos para mostrar expansión del sector.

La medición ha caído fuerte en los últimos meses, pasando de superar por mucho los 60 puntos, hasta los 52 puntos del mes pasado, que dejó al índice al borde de la contracción. Y el dato es importante, si se tiene en cuenta que el ISM de manufacturas, conocido el viernes, mostró que aún queda por debajo de los 50 puntos, pese a la mejora de 1 punto sobre los valores del mes anterior.

La baja del ISM de servicios está en línea con otras variables clave que, si bien se muestran sólidas, están muy lejos de pasar por su mejor momento. Tal es el caso del dato de empleos, conocido el viernes, o del PBI de tercer trimestre. Los pronósticos parecen ayudar, con números peores de los que finalmente se publican, pero no logran ocultar la desaceleración de la primera economía del mundo.

En otro orden, asumió formalmente Christine Lagarde como nueva titular del Banco Central Europeo, reemplazando a Mario Draghi. La nueva funcionaria prometió que, durante su mandato de 8 años, velará por los intereses de los más de 300 millones de europeos que utilizan al euro como moneda nacional.

A Lagarde le tocará administrar el plan de estímulo a la economía impulsado por Draghi, que consta de la colocación de 30 mil millones de euros por mes en el circuito. Con las tasas anuladas, para evitar que los propios bancos coloquen esos fondos en el mismo BCE como ya lo han hecho (con la consiguiente muy tardía reacción de la entidad que se acordó en ese momento de llevar la tasa a negativo), se espera que en varios meses la economía de la Eurozona comience a reaccionar.  Sin embargo, al euro le saldrá cara la jugada: con la tasa de la Fed en baja pero aún en el 1.5/1.75%, el diferencial respecto a la del BCE es muy alto, y la reacción de la moneda única podría ser bajista más temprano que tarde.

Sin novedades con el Brexit, que parece ya encaminarse a dejar todo en manos de las elecciones generales del 12 de diciembre, la libra esterlina no presenta oscilaciones importantes. Tampoco lo hace el yen, que de todos modos cede algunas posiciones ante el dólar desde mediados de la sesión de la víspera.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.