Fed: recorte de tasa después de 10 años

Hola Amigos, buen día. Un momento poco menos que histórico se vivirá en los mercados en la tarde de este miércoles en Estados Unidos, cuando la Reserva Federal recorte sus tipos de interés, que hasta el momento se ubican en el 2.5%. La medida, ampliamente esperada por los inversores, tiende a frenar los efectos de una desaceleración económica local, pero también en parte global, que tiene múltiples causas.

De esta forma, la Fed pone fin a un ciclo en el cual elevó 9 veces la tasa de interés desde fines de 2015, cuando la entonces titular de la entidad, Janet Yellen, lo hizo por primera vez desde que en diciembre de 2008 la misma quedara en un rango de 0 a 0.25%, en plena crisis financiera mundial, que explotó en septiembre de ese año.

La teoría dura indica que en estos casos, el dólar debería ceder posiciones en forma brusca. Sin embargo, crecen las especulaciones de que este recorte es solo preventivo, y que no habría nuevos recortes durante 2019. A la vez, muchos analistas esperaban un recorte de 0.5%, lo que llevaría a la tasa al 2%. Pero la publicación del PBI avanzado del segundo trimestre, conocida al viernes, dio por tierra esta posibilidad.

La Fed percibe una potencial crisis a futuro no en el PBI, que crece a un ritmo aceptable aunque algo más ajustado a la realidad en el segundo trimestre que luego del 3.1% del primer período de 2019, y tampoco en los índices de inflación que se ubican apenas debajo del 2% buscado por el organismo. Tampoco en la tasa de desempleo, la más baja en 50 años, o en la creación de empleo, cuya media de 12 meses se acerca a las 200 mil nuevas nóminas anuales. Donde encuentra debilidad la Fed es en los indicadores de manufactura y servicios.

El ISM de manufacturas, en especial, parece desbarrancarse mes a mes, luego de tocar máximos de varios años a mediados de 2018. Si bien la medición aún se encuentra por encima de los 50 puntos, que marca expansión del sector, en junio quedó apenas por encima de 51, muy cerca de dicha cota. A la vez, el sector de servicios, que es el fuerte de la economía estadounidense, se ubica algo más lejos de la zona de peligro, por encima de los 55 puntos, pero cayendo fuerte desde los máximos de 2018 en octubre de ese año.

Desde ese lugar, y más aún cuando el sector de manufacturas en China sí ha ingresado en zona de contracción, y los datos de Alemania del mismo sector hace meses cayeron en tal situación, se entiende la postura de la Fed. Si es el inicio de un ciclo aún está por verse, pero por el momento, no puede esperarse que haya una tasa por encima del actual 2.5% por un largo tiempo.

¿Qué podemos esperar de este miércoles en cuanto a movimientos del mercado? Sin dudas, y no es novedad, una fuerte amplitud de precios, que se hará muy visible luego de la presentación de la Fed, prevista para las 2:00 pm del Este, y al comenzar la posterior conferencia de prensa, a partir de las 2:30, a cargo del presidente Jerome Powell.

¿Caerá el dólar como la teoría lo indica? No tanto. El mercado descontó el recorte con máximos históricos de la bolsa de Nueva York, y el alza de la moneda líder ante el euro, la libra Esterlina y el dólar australiano no será fácil de revertir. El euro puede tener alguna posibilidad de recuperación a corto plazo, aún cuando su camino está plagado de obstáculos a partir de septiembre si, como se espera, el BCE recorta la tasa de interés para dejarla en negativo.

La libra Esterlina parece pedir ayuda ante cada aparición pública de Boris Johnson, nuevo primer ministro británico, que por ahora, solo por ahora, se mantiene firme en su voluntad de sacar a su país de la Unión Europea sin más acuerdo que un portazo si fuera necesario. La libra no estará muy ocupada con la Fed, y su reacción solo sería efímera ante un anuncio que le convenga.

El yen, siempre más firme, podría tomar algo de vuelo, aunque no mucho más allá de 107.50. El clima de negocios finalmente no es tan malo, y hasta podría caer si el discurso de Powell no fuera tan pesimista.

Como se ve, un día importante, trascendente y de fuertes anuncios. La Fed tiene la última palabra, como casi siempre.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

Una semana signada por la decisión de la Fed

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a esta nueva semana de julio, compartida con agosto. Sin dudas, el evento de esta semana será la decisión de política monetaria de la Reserva Federal, que se conocerá el miércoles pasado el mediodía del este. Al respecto, se espera que el banco central recorte por primera vez desde fines de 2008 la tasa de interés, que actualmente se ubica en el 2.5%, luego de sucesivos aumentos que tuvieron lugar desde fines de 2015 en adelante.

Ya en diciembre de 2018 el presidente Powell anticipó que no habría aumentos durante 2019, y profundizó su cambio de discurso durante el primer trimestre, afirmando que podría incluso haber recortes en el segundo semestre. Llegó el segundo semestre, y todo indica que finalmente la tasa será recortada, en principio en un 0.25%, que la llevaría al 2.25%, valor que mantuvo durante algunos meses del año pasado.

El recorte de tipos de la Fed, además, viene siendo anticipado por otros funcionarios, como James Bullard, titular de la Fed de St. Louis, que hace poco directamente habló de un recorte, en términos que no suelen usar las autoridades del organismo. De allí es que los mercados ya van descontando dicha medida, aunque por ahora no ha hecho mucha mella en el dólar.

La moneda estadounidense cerró la semana pasada con alzas de importancia ante el euro, la libra Esterlina y el dólar australiano, en tanto creció en forma moderada ante el dólar canadiense y el yen. Las cifras de PBI avanzadas del segundo trimestre arrojaron guarismos superiores a los esperados, lo que ayudó al dólar a consolidar su tendencia alcista.

Por otro lado, la inminencia del recorte ha llevado a los índices bursátiles de Nueva York a máximos históricos en más de una oportunidad durante este mes. Si bien durante la semana pasada se frenaron las alzas, todos ellos mantienen tendencias alcistas muy marcadas en el mediano y largo plazo.

A la vez, la semana que se inicia tiene otro evento de importancia, como lo es el dato de empleos de julio, que se conocerá el viernes. La variable laboral se encuentra en su mejor momento en los últimos 50 años, y si bien pueden producirse variaciones modestas en cuanto a la creación de empleo o la tasa de desempleo, en verdad todo lo referente al trabajo no parece ser una preocupación para los mercados hoy en día.

A su vez, la reunión de política monetaria del Banco de Inglaterra, prevista para el jueves, tendrá la atención de los inversores en todo el mundo. Las señales que envía el nuevo Primer Ministro británico, Johnson, son confusas y erráticas, y son muchos quienes opinan que no durará mucho en su cargo. El BoE viene lidiando con los avatares políticos locales sin podes tomar acción en cuanto a elevar o recortar la tasa de interés, pese a que en más de una oportunidad tuvo motivos válidos para hacerlo.

La sesión del lunes no ofrecerá datos de importancia en horario americano. Pero sí la sesión asiática del martes, durante la cual se conocerá la decisión de política monetaria del Banco de Japón. El BoJ ha intentado de diversas formas flexibilizar su política monetaria buscando dinamizar la economía local y generar inflación, por ahora con poco éxito. El yen, por primera vez en varias semanas, finalizó la semana anterior a la baja, aunque mantiene una tendencia alcista de mediano plazo vigente.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.

PBI de EEUU puede frenar al dólar

Hola Amigos, buen día. El dólar aceleró en las últimas sesiones su crecimiento frente a las monedas principales, en especial ante el euro y el yen. La moneda única llegó el jueves a su mínimo de más de dos años en 1.1100, luego de la presentación del presidente del BCE, Mario Draghi, al cabo de la reunión de política monetaria de la entidad. El funcionario, como estaba previsto, dejó todo listo para que en el encuentro de septiembre se tomen medidas de fondo, como un recorte de tipos de interés o la implementación de un plan de estímulo a la economía.

Por otro lado, el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro frenó un alza del yen, que se perfilaba muy fuerte en las primeras horas del miércoles. La moneda nipona llegó su mínimo del 10 de julio en la zona de 108.75, cuya superación para este viernes aparece como inminente.

La libra Esterlina, en tanto, se debate cerca de sus mínimos anuales de 1.2380, con un precio actual de 1.2425, ante las novedades provenientes de Reino Unido, donde el nuevo Primer Ministro, Boris Johnson, envía señales algo confusas respecto al Brexit. Por un lado, Johnson desvinculó a 21 ministros de la gestión de Theresa May, colocando en su lugar a gente que acompaña sus ideas de salir de la UE con o sin acuerdo; pero, por otro lado, no quiere cerrar la puerta a algún tipo de acuerdo, sabiendo que su cargo también depende de ello.

La moneda británica se encuentra en zona de sobre venta muy marcada en los cortos plazos, y de allí es que podría esperarse una recuperación, que por ahora igualmente luce muy tenue.

La publicación del PBI de Estados Unidos del segundo trimestre (primera medición de tres, llamada avanzada), es el informe más importante del día, y el que puede poner un freno al dólar. Del 3.1% que ofreció la misma medición del primer trimestre, el pronóstico habla de un 1.8% para el segundo período del año, por lo que una publicación en línea con dicha previsión podría hacer trastabillar a la moneda estadounidense.

Por lo demás, los mercados comienzan a palpitar la decisión de política monetaria de la Fed, que tendrá lugar el miércoles próximo, y que en principio tampoco favorece al dólar. Nos espera entonces una sesión americana con este importante informe, pero a la vez con una cierta dosis de tranquilidad que tendrán los mercados pasado el mediodía de Nueva York.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes. Hasta entonces.