El euro en su hora clave

Hola Amigos, buen día. Llegó la hora esperada para el Banco Central Europeo, que a las 7:45 del este dará a conocer su comunicado de política monetaria. Esta vez sí se esperan novedades, como puede ser un recorte en la tasa de depósito, que quedará más en negativo que hasta ahora, al tiempo que podría implementar un plan de estímulo a la economía, ya anunciado, y sobre el cual lo que se desconoce es el monto y los plazos que manejará.

Se habla, en la previa, de unos 30 mil millones de euros mensuales durante 6 meses en una primera etapa. Este cálculo es un análisis realizado por varios analistas, pero no tiene mucho fundamento técnico. Por ello, esta vez el movimiento del euro estará desdoblado: a la hora del comunicado, la caída puede ser importante; pero más aún puede serlo desde las 8:30, cuando el presidente Mario Draghi ofrezca su habitual conferencia de prensa.

El dilema ahora es el siguiente: ¿Qué pasará si el recorte efectivamente se produce, pero el plan de estímulo es menor al esperado? ¿Será una oportunidad para el euro? Puede pasar. La caída algo prematura de la moneda única en las últimas horas puede prevenir acerca de un alza posterior a los anuncios, como tantas veces sucede.

Como sea, el euro tiene destino bajista para más adelante. Lo que busca el BCE es dinamizar una economía que se está salvando por poco de una nueva recesión, justo en el mes en el que el propio Draghi anunció, a fines de 2018, que habría un alza de tipos de interés. Las cosas no salieron como se esperaba, y basta ver los indicadores de manufacturas de Alemania para comprobarlo. También, la encuesta IFO. Desde el primer trimestre de 2018, cuando el euro alcanzó 1.2555 y estos indicadores sus máximos de varios años, todo fue en caída. Euro, e indicadores.

De lo que no hay dudas es de que el euro estará volátil en estas horas. Por ello, será mejor esperar a que se calmen las aguas antes de tomar decisiones. Nadie salva su cuenta en una operación, pero sí puede perderla en su totalidad.

Por otro lado, los mercados se mostraron el miércoles, y aún lo hacen, eufóricos. En un gesto de generosidad que nadie esperaba, y a pedido del gobierno de China, Donald Trump suspendió por dos semanas la implementación de una nueva tanda de aranceles que debían entrar en vigencia de inmediato. El motivo principal es que la República Popular festeja sus 70 años, y Donald el dócil decidió que su manera de adherir a los festejos fue postergar sanciones. Del lado de China le respondieron con gestos similares. ¡Es que 70 años no se cumplen todos los días!

El yen llegó a 108 y superó dicho nivel. Lógico en este contexto que hasta parece raro de relatar. Hasta hace días la guerra comercial era noticia por su virulencia, y hoy por la “docilidad” de ambos gobiernos, que deberían buscar desde el mes próximo alguna solución a la contienda. Falta tanto para octubre como falta sentido común, y allí reside la duda de los mercados.

En medio de todo esto, se conocerá el índice de inflación minorista de agosto. La cifra de inflación subyacente no ayuda al dólar en su pronóstico, pero esta vez pesará poco, dado que la Fed ya tiene decidido recortar la tasa la semana próxima. Allí también aparece una buena oportunidad para sus monedas rivales.

Los futuros de los índices de Nueva York parecen paladear las noticias: negociaciones a la vista, recorte de tasa, Brexit cada vez más enredado, nuevo y algo más previsible gobierno en Italia. Muchas buenas noticias después de meses de problemas acumulados.

Como se ve, tenemos por delante una de las sesiones más importantes del año, con muchas oportunidades. Solo hay que esperarlas.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

Dólar: tan débil y tan fuerte

Hola Amigos, buen día. El dólar presenta un comportamiento mixto ante los activos principales desde varias sesiones atrás, y es probable que así se mantenga durante las próximas horas.

Una combinación de factores ha debilitado a la moneda líder ante el euro, que sigue por encima de 1.1000 con comodidad, a la espera de la crucial reunión de política monetaria del Banco Central Europeo, prevista para el jueves. Si todo sale como está previsto, la divisa única sufrirá una severa caída al cabo de la reunión, de la que se espera se conozcan varias medidas, entre ellas un paquete de estímulo a la economía de la Eurozona, y un probable recorte de tipos de interés.

También la libra Esterlina se ve fortalecida, y en su caso esta señal podría ser algo más sustentable. La probabilidad de que el Brexit finalmente sea negociado con la Unión Europea, más allá de la resistencia del primer ministro Boris Johnson, que desea retirar a Reino Unido al costo que sea, pintó de optimismo a los operadores, que premiaron a la divisa británica en los últimos días. De todas formas, lejos queda aún la zona de 1.2500, cuyo quiebre podría darle un impulso alcista de mayor plazo.

Por su parte, se mantienen fuertes el dólar australiano y, en menor medida, el dólar canadiense. En el caso del Aussie, un mejor clima de negocios entre Estados Unidos y China le dio fuerza desde mediados de la semana pasada, y pese a algunas correcciones puntuales, podría seguir un camino alcista de corto plazo. China es el principal mercado de exportación de Australia y Nueva Zelanda, y sus monedas se ven favorecidas ante una mínima muestra de que las dos principales potencias pueden llegar a un acuerdo para intentar al menos mitigar la guerra comercial que sostienen.

La contrapartida aparece de la mano de los activos de refugio. El yen cae moderadamente, y en verdad a baja velocidad, pero apuntando a la zona de 108.50, cuyo quiebre deberá tener lugar para una caída más sustentable. El par USD/JPY mira aún desde muy abajo el gap que dejó a inicio de mayo en 110.08, en ocasión de un anuncio de sanciones de parte del gobierno de Donald Trump contra China, que en su hora provocó una caída del euro, la libra Esterlina y el franco suizo, y un alza, que varios meses más tarde aún se mantiene en parte, del yen.

También el oro se muestra débil. Un alza que lució exagerada en las últimas semanas antecedió a una baja de igual tenor, y que aún este miércoles se mantiene. Es verdad que la caída del metal precioso se ha desacelerado durante la tarde del martes y en las primeras horas del miércoles, aunque deberá luchar en gran forma para superar los 1510 dólares que debe quebrar para retomar una tendencia alcista de corto plazo.

La agenda de noticias incluye este miércoles el primero de los datos fuertes que tendrá esta semana: el índice de inflación mayorista. Esta medición, que por un lado mide el índice de precios de la producción, se realiza tanto en términos generales como también excluyendo los alimentos y la energía. Habitualmente, los pronósticos publicados no coinciden con las cifras publicadas, por lo que siempre es recomendable esperar el dato para luego tomar acción en el mercado.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.

La búsqueda de riesgo acelera la caída del oro y el yen

Hola Amigos, buen día. Las declaraciones del Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, le dieron un mayor impulso a la búsqueda de riesgo de los inversores en las últimas horas. El funcionario expresó que es posible un acuerdo entre su país y China en materia comercial si las condiciones son favorables, reforzando los anuncios de negociaciones para el mes de octubre, que ya habían confirmado distintos funcionarios la semana pasada.

Por otra parte, una nueva -y esta vez pareciera que definitiva- derrota de Boris Johnson en el Parlamento británico, que impedirá una salida de Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo, también fue motivo de satisfacción para los mercados, que ven alejarse el fantasma de un Brexit duro y laberíntico.

Este contexto, que tiene pocos antecedentes en los últimos tiempos, ha sido el que hizo retroceder a los activos de refugio, entre los que se destacan la onza de oro y el yen.

El metal precioso, que supo alcanzar la semana anterior la cota máxima en más de 6 años, al tocar 1557 dólares, perdió el nivel de 1500 dólares el lunes, confirmando una caída que se venía perfilando desde el jueves. Técnicamente, el oro quebró una línea de velocidad alcista medida en el gráfico diario y tiene ahora potencial para tocar la línea de tendencia principal en dicho período, que pasa por 1476 dólares.

En tanto, el yen se aleja de la zona de 107.00, en torno de la cual se movió durante el lunes, para buscar nuevos objetivos cercanos a 108.00. Lejos aún de retomar una tendencia alcista más sustentable, el dólar puede exhibir ante la moneda nipona una franca recuperación, que será puesta a prueba durante las próximas horas.

Los futuros de los índices bursátiles, aún sin brillar, mantienen sendas tendencias alcistas tanto en Europa como en Estados Unidos, La sesión del martes, en la que no se conocerán datos relevantes, podría ser testigo de un nuevo rally de los papeles principales.

Mientras tanto, el euro gana terreno en forma moderada, cuando ya faltan horas para la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo que puede ser el detonante de una fuerte baja. Su alza actual es típica de los movimientos previos a los días importantes, con una dirección opuesta a la que debería tomar si, como se espera, el BCE recorta los tipos de interés e inyecta fondos en el circuito económico.

La libra Esterlina, motivada por las dificultades de Johnson para aprobar un Brexit duro, también crece, con algunas dificultades, pero ya lejos de sus mínimos de más de dos años que tocó días atrás debajo de 1.2000. La cota de 1.2500 es la que debe superar para aspirar a ganancias más importantes, aunque ello parece más que improbable en estas horas. Un Brexit acordado es en definitiva una salida, pero todavía está por verse sin efectivamente tendrá lugar.

Así las cosas, nos espera una sesión americana atractiva, sin informes macro de importancia, pero con cosas importantes por definirse. ¿Será este el día en que el Dow Jones supere nuevamente los 27.000 puntos? Es probable. Tanto como que el dólar siga en plena baja en los principales cruces de divisas, y el oro siga trastabillando.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el miércoles.

El euro enfrenta su semana más importante

Hola Amigos, buen día, bienvenidos a esta semana de septiembre.

Uno de los eventos del año tendrá lugar el próximo jueves, cuando el Banco Central Europeo celebre su reunión de política monetaria, la sexta del año, en la que habrá novedades de suma importancia para el euro. Por primera vez, la tasa de referencia de la entidad podría quedar debajo de cero, al tiempo que habrá un plan de estímulo a la economía, del cual se encargó de hablar en junio el presidente Mario Draghi.

La moneda única estará entonces en el centro de atención de los inversores, que probablemente apuesten a una caída de la divisa, si es que el plan de estímulo es lo suficientemente contundente. En dicho caso, el euro podría perder rápidamente la cota de 1.0900, de la cual estuvo cerca la semana pasada en su mínimo de dos años y cuatro meses, y acercarse a un nivel, 1.0720, donde en abril de 2017 dejó un amplio gap de 100 puntos, en ocasión de las elecciones de Francia, en las que ganó Emmanuel Macron.

Pero falta aún para dicho evento. Por el momento, los mercados están abocados a un inicio de semana que mantiene el optimismo de las últimas sesiones. Si bien el ISM de manufacturas en Estados Unidos cayó por primera vez en tres años debajo de la zona de expansión, el de servicios ofreció cifras por encima de lo esperado, algo que no sucedía hace mucho, pintando de verde a las acciones en todo el mundo.

Por otro lado, las promesas de nuevas negociaciones entre Estados Unidos y China para octubre también generan fuertes expectativas, pese a que los aranceles se mantienen intactos, y nada indica que los que están anunciados serán suspendidos.

En otro orden, el dato de empleos de agosto ofreció cifras mixtas; si bien cayó la cantidad de puestos de trabajo generados el mes pasado, la tasa de desempleo se mantuvo muy baja, al tiempo que las ganancias promedio quedaron en línea con lo esperado.

En cuanto al episodio del Brexit, la tensión parece dar lugar a un poco de sentido común, con el Parlamento eliminando la posibilidad de una salida sin acuerdo. El tiempo pasa rápido, la fecha límite del 31 de octubre está a menos de dos meses, y no acuerdo alguno con la Unión Europea. Todo indica que habrá nuevas elecciones, nuevo referéndum, o ambas cosas, pero que no habrá Brexit, y si lo hay se limitará a cambiar algunas cuestiones de forma respecto a la relación actual entre Reino Unido y Bruselas. La libra Esterlina se vio fortalecida la semana pasada, y su corrección bajista del viernes asoma como lógica, antes de iniciar un nuevo camino alcista.

Esta ola de noticias hizo trastabillar al oro, y en general a todos los metales, luego de varios días consecutivos de alza. Si el clima de negocios no cambia, la onza de oro podría perder rápidamente posiciones, aún cuando hay soportes clave, con 1475 dólares, que podrían ponerle un límite a su caída.

La sesión americana del lunes luce como atractiva teniendo en cuenta que las bolsas globales tuvieron una muy buena semana, e intentarán mantener este ritmo en la fecha. El dólar, además, seguirá probablemente con su comportamiento mixto, ganando ante los activos de refugio, y cayendo frente a los de riesgo.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el martes.