Un nuevo escenario, con el oro imparable y el dólar inestable

U

Pero a los anuncios mencionados se agregan otros elementos que están moviendo los precios en forma concluyente. Por un lado, hay un hilo de esperanza en el conflicto que enfrenta a Estados Unidos con China en materia comercial, al confirmarse una reunión de equipos técnicos de ambos países para el próximo martes en Osaka, Japón, en una gestión previa al encuentro que sostendrán los líderes Donald Trump y Xi Xinping los días 28 o 29 de este mes en la Cumbre del G20.  Esta confirmación, junto con el casi seguro recorte de tipos de la Fed impulsa a los índices bursátiles que otra vez podrían tocar en conjunto máximos históricos muy pronto. El Dow Jones opera apenas unos puntos por debajo de su mejor nivel, que consiguió en octubre de 2018.

Sin embargo, la proximidad de un Brexit duro, impulsado por el extravagante Boris Johnson, excanciller que está a punto de ser confirmado como Primer Ministro británico, preocupa en todos los ámbitos. Como si ello no fuera suficiente, el derribo de un drone gigantesco estadounidense por parte de Irán en la víspera despertó los fantasmas de un enfrentamiento bélico entre ambos países, que confirmó Trump, pero que suspendió pocas horas después, seguramente asesorado por su equipo que le habrá hecho notar en el problema que estaría haciendo entrar a su país.

El petróleo reaccionó al alza, confirmando técnicamente una figura de doble suelo en el gráfico diario, con un objetivo en 58.80 dólares, del cual se ubica ahora mismo a poco menos de un dólar por barril WTI.

Pero en estos casos la reacción que se esperaba era del oro, y no tardó en llegar. Después de tocar un máximo de septiembre de 2013 en 1393 dólares, la onza llegó a primera hora de este viernes a 1411 dólares, un nivel que no alcanzaba desde agosto de ese año, y desde donde inició una corrección que por ahora es muy modesta.

El euro, en tanto, se recupera y trata de superar 1.1300, alentado por cifras de PMI de manufacturas de la Eurozona y de Francia con valores por encima de lo esperado, y con cifras también mejores pero aún lejos de superar los 50 puntos que le darían aire en Alemania.

La libra Esterlina, que también parecía encaminarse al alza, cae rápidamente con cada votación en favor de Johnson. La zona de 1.2600 aparece otra vez cercana; por su parte, el yen llegó a su máximo anual en 107.05 para ceder ligeramente posiciones antes del inicio de la sesión americana.

Una sesión americana que aparece como muy intensa, con movimientos que claramente no favorecen al dólar, y que, por el contrario, podrían extender su caída en todos los frentes hasta bien pasado el mediodía de Nueva York.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, y un muy buen y reparador fin de semana, nos reencontramos el próximo lunes.  Hasta entonces.

Oro en máximos de casi 6 años ante el desplome de los bonos; yen en máximos anuales

Hola Amigos, buen día. El anuncio de política monetaria de la Fed dejó mucho para el análisis, y movimientos posteriores muy marcados. En primer lugar, se supo que solo el presidente de la Fed de St. Louis, Bullard, votó por un recorte inmediato de la tasa de interés, en tanto prácticamente ninguno de los restantes miembros del FOMC votaron por no modificar los tipos hasta por lo menos fines de julio.

El discurso de la Fed se mostró moderadamente pesimista, si cabe el término, pero no tanto como se esperaba. En la conferencia posterior a los anuncios, el presidente Powell siguió con la línea del comunicado, que inmediatamente generó una caída del dólar, y un nuevo rally de los índices bursátiles en Nueva York. Prácticamente todos los mercados descuentan un recorte de tasa en julio.

Pero el verdadero tembladeral llegó en horario asiático. Al tiempo que el dólar se mantenía bajista pero estable ante las monedas europeas, el yen se disparó a un nuevo máximo anual, si se exceptúa el «flash crash» del 3 de enero. A la vez, se desplomaron los rendimientos de los Bonos del Tesoro, provocando un espectacular rally de la onza de oro, estrella del mes, que se ubica en la zona de 1400 dólares, estableciendo un nuevo máximo desde septiembre de 2013.

La caída del dólar, de todas formas, podría verse limitada en algunos frentes. El euro, por caso, no puede descuidarse. Pese a su crecimiento de las últimas sesiones, la moneda única tiene por delante un duro desafío, como lo supone un probable recorte de tasa de interés por parte del BCE, esperable para septiembre. Precisamente el mes en el que se especulaba que ocurriría todo lo contrario.

En cuanto a la libra Esterlina, la proximidad de un Brexit duro, sin acuerdo y llevado a cabo por el antieuropeo Boris Johnson, tampoco tiene mucho que festejar. Toda recuperación que ofrezca la moneda británica serán correcciones en medio de una caída que por ahora no tiene un piso claro, y que recién comenzará a aparecer cuando Johnson ya esté en funciones, para lo cual falta poco más de un mes.

¿Qué se puede esperar con el dólar desde ahora? No creemos que vaya a desplomarse, en parte por lo expuesto respecto al euro y a la libra Esterlina, y también porque los mercados ya estaban sobre aviso de este futuro recorte de tipos de la Fed. Eso sí, las monedas «commodities» tienen una buena oportunidad de recuperación, como el dólar australiano, que llegó esta misma semana a mínimos de 3 años y medio, y el dólar canadiense, que disfruta de un buen crecimiento del petróleo.

Por otra parte, se acerca la cumbre del G20 en Osaka, donde se encontrarán Donald Trump y Xi Xinping, reunión de la cual se espera al menos que se reanuden las negociaciones que se han cortado hace poco más de un mes.

Este escenario debe satisfacer a Trump; dólar bajo, tasas a la baja, bolsa cerca de máximos históricos, Nada mal para un presidente que ya está en campaña aunque para las elecciones falte más de un año.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

La Fed y una decisión con resultado incierto

Hola Amigos, buen día. La Reserva Federal dará a conocer este miércoles, a las 2:00 pm del este, su anuncio de política monetaria por cuarta vez en el año. Y a diferencia de lo que ocurrió en oportunidades anteriores, el panorama está abierto, lo cual promete una fuerte volatilidad en los precios del dólar al momento de la publicación. 

Si bien está prácticamente descartado que haya recortes de tipos de interés esta vez, es muy probable que tanto el comunicado, como la posterior conferencia de prensa, a cargo del presidente Jerome Powell, dejen alguna pista acerca de futuros recortes para la reunión de julio, que tendrá lugar a fines del mes próximo.  De allí es que esta reunión mantiene en vilo a los mercados, y puede ser el motivo que están esperando quienes apuestan por una baja del dólar.

La moneda estadounidense llega a esta instancia con un panorama mixto. Creció ante el euro y la libra Esterlina en los últimos días, aunque por circunstancias distintas. El euro cayó el martes luego de la presentación de Mario Draghi, titular del BCE, en el Foro de Sintra, donde dejó en claro que puede haber recortes de tasa de interés en los próximos meses si es necesario para evitar otra crisis en la Eurozona. La moneda única cayó moderadamente, pero lo suficiente para anular su tendencia alcista anterior, la misma que podría retomar esta tarde. 

En tanto, la libra cedió posiciones a un nuevo mínimo anual (exceptuando el mínimo momentáneo del 3 de enero) ante la posibilidad cada día más cierta de que el Brexit tenga efectivamente lugar de la mano de Boris Johnson, quien se postula a ser Primer Ministro de Reino Unido desde agosto, y que ha obtenido la aprobación de su partido, el Conservador, en distintas votaciones que se vienen llevando a cabo esta semana.

Sin embargo, el dólar no puede contra el yen, que se mantiene alerta y con altas probabilidades de crecimiento si hay una baja masiva del billete. Su precio actual, de 108.40, luce como una plataforma de lanzamiento para una baja del par USD/JPY en las próximas horas.

Así las cosas, nos preparamos para una sesión americana que promete ser muy movida a partir de las 2:00 pm. Antes, habrá muy poco para el análisis. Tal vez algún repunte adicional de los indices bursátiles, que el martes festejaron la próxima cumbre Trump – Xi Xinping en Tokio, prevista para el 28 o 29 en el ámbito del G20.

Será un día angular para este 2019 que estamos transitando. Y para aprovechar oportunidades, que esta vez, al menos en la previa, no favorecerán al dólar.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el jueves.